Edición Impresa

El Concejo de Rosario se suma al pedido de la autovía a Victoria

En coincidencia con el aniversario del puente, habrá un reclamo formal en la ciudad entrerriana que se replicará en el Palacio Vasallo.  

Miércoles 22 de Mayo de 2013

El puente Rosario-Victoria cumple hoy diez años, pero a ambas orillas del Paraná habrá más reclamos que festejos. El principal es el que hará el Concejo Deliberante de la ciudad entrerriana, un fuerte pedido público a la Nación para que la conexión vial se convierta en autovía, tal como publicó La Capital hace seis días. No será una demanda en solitario: un grupo de concejales rosarinos se trasladará hasta allí para apoyar el pedido y mañana, en la sesión ordinaria del cuerpo, expresará su apoyo formal para que esa obra entre en la agenda del gobierno nacional.

El décimo aniversario de la habilitación del puente, soñado durante décadas por santafesinos y entrerrianos, pero esencialmente por rosarinos y victorienses, se produce en medio de un conflicto entre los empleados de la empresa concesionaria en la discusión paritaria, y entre ésta y la Nación por un aumento de las tarifas del peaje. Esos precios no cambian desde el 22 de mayo de 2003, el día que el puente fue transitado por primera vez, y Puentes del Litoral sostiene que ya no recauda ni siquiera para las obras de mantenimiento de la traza.

Este reclamo alimenta frecuentes rumores sobre la posibilidad de que Puentes del Litoral abandone la concesión, algo que tanto en ambientes políticos como empresarios se interpreta más como un modo de presión para obtener el aumento de las tarifas que como una posibilidad concreta.

Fuentes oficiales de los gobiernos de Santa Fe y Entre Ríos negaron ayer que manejen la hipótesis de que la concesionaria deje el puente. Un vocero de la Intendencia de Rosario confió que ni siquiera eso. Los trabajadores del peaje suelen afirmar que el rumor es un mecanismo de apriete para que la tarifa suba.

Pero el reclamo de un aumento en el peaje no es exclusivo de Puentes del Litoral. Aunque no lo admitan en público, no son pocos los actores políticos en Rosario y Victoria que cuestionan a la Nación por ignorar sistemáticamente esa demanda. De hecho, el ex intendente de esa ciudad y actual senador César Garcilazo recordó ayer que el último pedido formal de Puentes del Litoral fue hace un año y medio. También lo hizo su sobrino y actual intendente, Rubén Garcilazo. El senador fue frontal: "Hasta ahora no hay respuesta".

Es difícil que lo blanqueen, pero a ambas orillas hay quienes creen que sin aumento de tarifas no es posible mejorar deficiencias evidentes en la traza. Tampoco esto es nuevo: el estado de rutas y puentes siempre fue motivo de reclamos, sobre todo de los usuarios. Y lo peor es que ocurrió a lo largo de los 10 años.

En ese marco se cumple una década desde la habilitación de la conexión vial, cuya ubicación geográfica la convierte en estratégica no sólo para Santa Fe y Entre Ríos sino también para los países integrantes del Mercosur. A las 11, habrá un acto formal en el que la intendenta Mónica Fein y su par Garcilazo se encontrarán en el peaje para evocar la fecha, y a las 19 habrá también una sesión especial del Concejo Deliberante de Victoria. Será allí donde los ediles de esa ciudad pedirán públicamente, dicen que apoyados por instituciones, empresas y ciudadanos, la construcción de "una doble vía".

Allí estarán Laura Weskamp y otros concejales rosarinos para sumarse al pedido en representación de todo el cuerpo legislativo local e incluso de su presidente, Miguel Zamarini. "La idea es que los concejales repliquemos el jueves en nuestro recinto el pedido de los entrerrianos", contó Weskamp a este diario.

Un vocero de la Municipalidad de Victoria recordó que el de la doble traza no es un reclamo inédito. "Comenzamos en 2008 y hubo pedidos al gobierno entrerriano para que hiciera gestiones ante la Nación. La idea ahora es sumar apoyos", dijo. En 2012 el intendente Garcilazo afirmó incluso que la autovía debe ser construida por Puentes del Litoral, según estipula el contrato de concesión. Todas esas demandas fueron reflejadas específicamente por este diario.

Ayer los usuarios de la conexión vial se sorprendieron por una medida de fuerza de los empleados de Puentes del Litoral que tuvieron todo el día las barreras levantadas. Recién anoche, tras una conciliación obligatoria del Ministerio de Trabajo, volvieron a cobrar peaje. La brecha entre el aumento de salarios que piden los trabajadores y el que ofrece la empresa es por ahora insalvable y como protesta los operarios levantaron las barreras, y ayer recorrer los 59,4 kilómetros entre ambas cabeceras fue gratis.

El dato

5.209 es el promedio de vehículos que cruzaron por día el puente Rosario-Victoria en 2012.

Una tarifa que no varió nunca

Viajar de Rosario a Victoria, o viceversa, cuesta lo mismo desde el 22 de mayo de 2003, el día que la conexión quedó habilitada oficialmente: 9 pesos para autos y 35,90 para vehículos de carga. Cuando la empresa concesionaria firmó el contrato de construcción y explotación la tarifa estaba pactada en dólares, pero en 2002 ese acuerdo se pesificó, como todos los contratos en moneda estadounidense, y el peaje no se actualizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS