Edición Impresa

El Concejo regulará la actividad de los numerosos grupos de running

Se creará un registro para los responsables de los equipos, que deberán ser profesionales idóneos. Se exigirán seguro y cobertura médica.

Jueves 11 de Septiembre de 2014

El Concejo Municipal avanzará hoy con la regulación de los grupos de "running" que a diario se congregan en espacios públicos, ya que cuenta con el consenso necesario para que se apruebe el proyecto de ordenanza que pretende establecer una serie de requisitos mínimos de una actividad que creció exponencialmente en los dos últimos años.

La norma propone crear un registro de grupos de entrenamiento en espacios públicos, los cuales deberán contar con cobertura de sistema de emergencia, permiso para el uso del espacio público, seguro de responsabilidad civil y botiquín de primeros auxilios.

Las estimaciones oficiales y profesionales del sector son que en la actualidad unas 20 mil personas realizan actividad física diariamente en el corredor aeróbico de 12,5 kilómetros que va desde el parque Urquiza hasta la cabecera del puente Rosario-Victoria, de las cuales entre 4.000 y 5.000 se ejercitan en grupos conducidos en su mayoría por profesores. Una modalidad que se extendió a zonas como la avenida Real (Fisherton) y en torno a los barrios privados de Funes.

Con estas cifras, el desarrollo exponencial del running en poco tiempo pasó de ser un pequeño grupo de personas con personal trainer a representar en torno al 6 por ciento de las cerca de 300.000 personas que practican deportes en la ciudad. Es que pese a tratarse de una actividad individual, los grupos, al trazarse objetivos —o viajes— para participar de competencias, se convirtieron en lugares de socialización, que tal vez sea una de las clave de su éxito.

La iniciativa del concejal radical Sebastián Chale cuenta con el aval de profesores de educación física, entrenadores y gimnasios que desarrollan esta actividad de manera rentada en espacios públicos. Incluso algunos de ellos, como Sebastián Perini, al ser consultado sobre el proyecto planteó ir más allá y establecer una especie de arancel destinado al sostenimiento de los espacios públicos que utilizan, como ya hacen entrenadores en el Estadio Municipal, con aportes para mejorar las instalaciones.

Perini, quien coordina varios grupos de running en distintos puntos de la ciudad, explicó que con varios colegas venían demandando la regulación de la actividad, ya que no todos pagan un seguro (de unos 6.000 pesos) ni contratan un servicio de emergencia para los corredores que tienen a cargo. En promedio, los entrenadores cobran 200 pesos a cada atleta.

Al ser consultado el subsecretario de Recreación y Deportes municipal, Adrián Ghiglione, consideró que no se deben poner obstáculos al desarrollo de la actividad física o al uso del espacio público, ya que desde el Ejecutivo entienden que al estar más poblados estos lugares, por ejemplo, redunda en más seguridad para el resto de personas que también los transita.

El funcionario señaló que el área de Deportes ya viene trabajando desde hace tiempo con estos grupos en un registro y en aspectos relacionados con la salud de sus integrantes como capacitaciones en técnicas de reaminación cardiopulmonar (RCP).

Con la aprobación de la norma, la inscripción en un registro de grupos de entrenamiento será requisito necesario para ejercer. Para anotarse una persona deberá presentar nombre y apellido o razón social de los responsables, domicilio legal y también actividad que se desarrollará y lugar en el que se la realizará, especificando días y horarios.

Asimismo, las actividades deberán estar supervisadas por un profesor de educación física o por un técnico con título oficial habilitante. Tanto los asistentes como los profesores deberán contar con certificado médico, que el titular del grupo deberá enviar a la Subsecretaría de Recreación y Deportes, autoridad de aplicación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario