Edición Impresa

El Charrúa se obnubiló en las áreas

Tan torcido es el presente de Central Córdoba que ni siquiera fue capaz de mover el marcador los 24’ que jugó el Mate con dos menos por expulsiones

Domingo 06 de Octubre de 2013

En los extremos, Central Córdoba perdió en el Gabino, reducto en el que prolongó la racha sin triunfos (3 empates y 2 caídas). Dilapidó media docena de ocasiones bajo el arco rival, y como encima falló frente al propio, se fue con un lapidario 0-3, que dejó a Argentino de Merlo como puntero, al menos hasta que jueguen mañana Midland y Cambaceres sus respectivos compromisos.

   Tan torcido es el presente de Central Córdoba que ni siquiera fue capaz de mover el marcador los 24’ que jugó el Mate con dos menos por expulsiones. Durante ese período, y antes también, el Charrúa se lamentó por la seguidilla de situaciones que no convirtió. A los 10’ tuvo la primera, en un tiro libre que culminó con un remate alto de Ezequiel Taborda. Y luego contó con otra a partir de un desborde de Joel De Armas que Leandro Armani no conectó bien. Esa impericia para definir condenó al conjunto de Osvaldo Diez, al igual que las falencias en el fondo.

   Con las oportunidades repartidas en el primer tiempo para uno y otro lado, Argentino de Merlo se benefició con una duda del fondo local. Llegó un centro llovido desde la izquierda, Leonel Poropat no salió, Santiago Pendín quedó estático y Diego Febre perdió en lo alto con Fernando Bianchi, cuyo golpe de cabeza dio en el palo. Diego Jaime recogió el rebote y la empujó al gol.

   No fue la única falla local. Pendín procuró despejar, la pelota dio en Bianchi, que se encontraba a corta distancia, y el volante de la visita quedó cara a cara con Poropat. Con tranquilidad tocó a la izquierda para que Jaime la metiera en el arco vacío.

   A Central Córdoba no le quedó otra que arriesgar en el segundo tiempo. Salió Febre, quedando tres en el fondo, y entró Gastón Silvani, para atacar con tres puntas. La pelota empezó a viajar por el aire rumbo al área visitante y los jugadores charrúas se impusieron por arriba, pero los cabezazos no tuvieron la dirección justa.

   Al minuto, Marcelo Zaen sacó un centro desde la izquierda, Pendín cabeceó y Rodrigo Lechner, por la misma vía, la tiró por arriba. Al rato, Zaen sacó un envío desde la derecha para la cabeza de Gastón Silvani, pero el recién ingresado no la terminó bien.

   Encima, por abajo, el Charrúa tampoco facturó. Joel De Armas, desde una posición inmejorable, la dejó en las manos de Rodrigo Ponce.

   Y eso que Argentino de Merlo le dio una mano a Central Córdoba con la roja a Alan Bessone (exceso verbal) y a Cristian Barrientos (por una falta cerca del área rival). Pero ni así el local logró achicar. Algo de responsabilidad tuvo Ponce, volando para desviar un tiro colocado de Armani.

   El golpe final fue una pisada de Diego Toledo para que Piacenza la ubique junto al palo derecho de Poropat.

   Esa justeza en la pegada de Piacenza fue la que no tuvo Central Córdoba. Y si para colmo defendió mal, el resultado adverso es entendible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS