Edición Impresa

El Central que sale a escena: el libreto de siempre con algunos retoques

El equipo de Russo transita el presente entre la falta de refuerzos y la base que supo mantener, con algunas bajas importantes por cierto, como son los casos de Jesús Méndez y Federico Carrizo.

Lunes 21 de Julio de 2014

Central transita el presente entre la falta de refuerzos y la base que supo mantener, con algunas bajas importantes por cierto, como son los casos de Jesús Méndez y Federico Carrizo. ¿Qué es lo que tiene? ¿Qué le falta? ¿De qué manera jugará en su debut por Copa Argentina? Algunos de los interrogantes planteados hoy y que se extenderán hasta que pase el choque ante Juventud Unida Universitaria de San Luis y, lo más importante, de cara a lo que vendrá después, con el inicio del torneo local, ya con las caras nuevas, se estima que Miguel Russo todavía sigue esperando.

Los ensayos no fueron muchos. Sí los suficientes como para que el cuerpo técnico evaluara cuestiones futbolísticas, aun sabiendo que aquellos que llegarán para reforzar al grupo podrían darle un salto de calidad importante al plantel, que dicho sea de paso lo necesita.

Russo tiene un libreto claro al cual apuesta desde que llegó. Y muchos de estos jugadores lo conocen al dedillo, precisamente porque cuentan con un recorrido importante en el club compartiendo a diario los conceptos del cuerpo técnico.

Tres amistosos fueron suficientes para entender algunas cuestiones. El equipo se mueve dentro de lo que venía haciendo. Todos conocen la partitura. No obstante, hay condicionantes. Es que más allá de ese entendimiento en cuanto al mensaje que baja a diario el director técnico hay nuevos actores en roles nuevos.

Por supuesto, los grandes enigmas están en la mitad de la cancha, zona en la que se produjeron dos bajas considerables y que hoy se está tratando de acomodar con lo que hay. Los casos más salientes son los de Encina y Jonás Aguirre.

El Sapo tiene como respaldo la experiencia y el gran conocimiento de lo que Russo pretende de él. Pero hoy se está desempeñando en un puesto que conoce, pero que no es el que mejor le calza. Así lo demostró desde que llegó cuando el equipo buscaba el retorno a primera división.

Salvo raras excepciones, Russo siempre lo utilizó como volante por derecha. Hoy hace otra cosa. Lo suyo pasa por moverse unos metros por delante de Nery Domínguez, con prácticamente la obligación de transformarse en uno de los principales generadores de juego.

¿Qué es lo que cambió para el volante ofensivo? Durante los últimos años tenía un campo visual más reducido por desempeñarse como volante por el carril derecho. Hoy esto se alteró porque cuenta con un panorama más amplio y hasta un campo de acción mucho más grande. En los amistosos disputados fue algo que cumplió a medias. No mal, sino a medias. Casi por una cuestión mecánica su juego casi siempre se recostó por la derecha haciendo que el entendimiento con Ferrari, Medina y el delantero que vaya por ese sector se potenciara. Del otro lado, Jonás Aguirre lo sufrió un poco.

Precisamente, la labor de Jonás no es un hecho que deba ser pasado por alto. Hoy el juvenil tiene la misión de suplantar el vacío que dejó Pachi Carrizo. Y para el equipo no es lo mismo. Hay cosas que cambian bastante. Porque no es lo mismo un diestro como Carrizo que marcaba la diferencia tirando la diagonal hacia el centro que un zurdo nato como lo es Jonás, quien necesita el callejón por la banda izquierda para desbordar y encarar o tirar el centro.

Estos movimientos los vive y protagoniza Jonás Aguirre, pero le incumben también al resto, principalmente a los delanteros. Para Niell y Abreu (hoy arrancarían como titulares) una cosa es moverse con un jugador que viene gambeteando desde la línea hacia el centro del campo y otra muy distinta con alguien que va con mayor decisión sobre la línea de cal. Hay movimientos que cambian. Que no son mejores ni peores, pero que merecen un reacondicionamiento desde lo táctico. Es lo que se trató de pulir en los amistosos disputados.

Así, la delantera es que está hoy buscando aclimatarse a algunas de las nuevas características. No así la defensa, donde las cosas no cambiaron demasiado, más teniendo en cuenta que está los mismos intérpretes.

Después, en un par de semanas algunas cosas pueden volver a cambiar. Y ocurrirá cuando arriben los refuerzos que el técnico está buscando. Allí será necesario un reacondicionamiento, en el que mucho dependerá la jerarquía que esos futbolistas puedan aportar.

Hoy es Copa Argentina con intérpretes conocidos, lo que no es poco. Para más adelante vendrán nuevas coordenadas. Igual Russo considera que lo que se está buscando forma parte de las características que él tiene en mente para una rápida adaptación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS