Edición Impresa

El celular que emitió la nueva amenaza a Bonfatti está radicado en Santa Fe

El número de teléfono desde el cual se emitió el martes un mensaje de texto a otro aparato del juzgado en turno con advertencias y amenazas dirigidas al gobernador Antonio Bonfatti está...

Viernes 18 de Octubre de 2013

El número de teléfono desde el cual se emitió el martes un mensaje de texto a otro aparato del juzgado en turno con advertencias y amenazas dirigidas al gobernador Antonio Bonfatti está radicado en la ciudad de Santa Fe. Aún no se determinó quién es el titular de la línea, que pertenece a la empresa Claro y hasta ayer estaba activa aunque dirigía los llamados al buzón de mensajes.

El ministro de Gobierno, Rubén Galassi, indicó ayer que en la lucha contra el narcotráfico "se deben articular políticas con la Nación. El gobierno está tomando medidas con resultados concretos que molestan a mucha gente que hace un tiempo delinquía libremente. Si hubiésemos tenido otra actitud, seguramente no hubiese habido esta respuesta contra el gobernador".

En el marco de las investigaciones judiciales por el grave atentado perpetrado el viernes pasado contra la casa del titular del Ejecutivo provincial en Rosario, el mensaje de texto recibido el martes a la tarde en el teléfono que habitualmente utilizan los jueces de Instrucción penal en turno, esta semana a cargo de Raquel Cosgaya, sumó preocupación. Y aunque el hecho se mantuvo bajo estricta reserva, anteayer salió a la luz.

Al ser consultada respecto a esa situación que tiene directa relación con los últimos acontecimientos, la fiscal Nº 5, Norma Marull, confirmó que la línea telefónica a través de la cual se emitió la amenaza tiene el prefijo con característica de la ciudad de Santa Fe (0342), pero que hasta ayer nada se sabía de su titular o usuario.

No obstante, dio a conocer el tenor del mensaje, donde también se hace referencia a la titular de la Secretaría de Delitos Complejos de la provincia, Ana Viglione: "Como Viglione no cumplió en hacer desaparecer el expediente de L.M., ojo que se la van a poner a Bonfatti en la autopista a Santa Fe", se confirmó que decía, palabras más o menos, el preocupante SMS. L.M serían las siglas que hacen referencia a una persona a la que hace un tiempo se la vincula con el narcotráfico de la zona norte de Rosario.

"Ya oficiamos a la empresa Claro para que informe la titularidad de la línea, y que se haga un rastreo para determinar la ubicación, pero hasta el momento no hay novedades. La doctora Viglione también hizo una declaración, pero hay que tomarlo con cautela. El mensaje no fue una amenaza directa sino más bien una advertencia de lo que podría llegar a ocurrir en un viaje del gobernador y de la secretaria de Delitos Complejos por la autopista Rosario-Santa Fe", aportó la titular del Ministerio Público.

Igualmente, el hermetismo con que se maneja la investigación policial (bajo la coordinación de la Tropa de Operaciones Especiales) y la judicial (en el caso del atentado contra Bonfatti a cargo de María Luisa Pérez Vara y en referencia a la amenaza telefónica en manos de Cosgaya) se especula que los investigadores podrían tener datos precisos que prefieren mantener bajo estricta reserva para no truncar medidas que podrían llevar a él o los autores del ataque a la vivienda familiar de Bonfatti, como determinar la procedencia de la amenaza telefónica.

En ese sentido y en referencia a las dos o tres hipótesis que se deslizan desde el mismo momento del atentado, vinculadas a los narconegocios en la zona norte o su complejo entretejido con algunos miembros de la fuerza policial, el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, dijo que "se están tomando medidas con resultados concretos que molestan a mucha gente que hace un tiempo atrás delinquía libremente. Si hubiésemos tenido otra actitud, seguramente no hubiese habido esta respuesta contra la figura del gobernador".

En el ataque a la casa del gobernador no hay avances concretos en la investigación. Hasta el martes el principal sospechoso fue Lucas S., de 22 años al que le secuestraron un arma que tras una pericia se confirmó que no tenía vinculación con los 14 disparos efectuados contra la vivienda de Bonfatti, donde se hallaron casquillos y 8 balas calibre 9 milímetros y 11.25, de armas semiautomáticas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS