Edición Impresa

El Carcarañá sobrepasó el puente de la ruta 9, que seguirá cortada el fin de semana

Recién el lunes el equipo técnico del 7º Distrito Santa Fe de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) evaluará la situación. Ayer se esperaba el pico máximo de crecida.

Sábado 07 de Marzo de 2015

Lo que se temía. El río Carcarañá, cuyas aguas habían empezado a filtrarse este jueves por el puente de la vieja ruta 9 que lo atraviesa, ayer directamente lo sobrepasó. De esta manera, la estructura seguirá cortada todo el fin de semana y recién el lunes el equipo técnico del 7º Distrito Santa Fe de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) evaluará la situación. Ayer se esperaba el pico máximo de crecida. Según fuentes municipales el río subió entre 3 y 4 metros por encima de su nivel normal en los sectores más bajos de la localidad y en el puente de la ruta 9, aproximadamente un metro y medio.

Así continuó una nueva jornada donde se vieron las consecuencias de las intensas lluvias que cayeron sobre la región días pasados. Porque aunque el clima mejoró y no volvieron a registrarse precipitaciones, ahora empieza a llegar la inmensa masa de agua proveniente del oeste. En el sur provincial, municipios como Chabás, Arequito, Los Molinos y Sanford continuaban con una importante cantidad de agua, no sólo en los cascos urbanos, sino en amplias zonas rurales.

En localidades cordobesas cercanas a Santa Fe el panorama seguía siendo preocupante. En Colonia Italiana, el 80 por ciento de la localidad seguía bajo el agua, en Cruz Alta, bien en el límite con la provincia, el Carcarañá estaba totalmente desbordado, lo que obligó a cortar el puente de la ruta 15 que lo atraviesa a la altura de Arteaga.

En tanto, la autopista Rosario Santa Fe siguió cortada a la altura del kilómetro 103 por el desborde del arroyo Colastiné, al igual que la ruta 11, lo que dificulta la comunicación entre el centro y el sur santafesinos.

Ayer se registraban en toda la provincia algo más de 700 evacuados, la mayoría de ellos en las ciudades de Santa Fe y Recreo, aunque el número resultaba muy dinámico.

El puente de la 9. El cauce del Carcarañá comenzó a sobrepasar ayer la calzada del puente de la ruta 9 y a media tarde el agua estaba cinco centímetros por arriba de la ruta. Hoy será el cuarto día que permanecerá cortado. Los desvíos al este de la ruta 9 se hacen a la altura de la ruta 26-S en Carcarañá y hacia el oeste en la localidad de Correa en el acceso a autopista Rosario-Córdoba.

Los trabajos de prevención están siendo llevados a cabo por Bomberos Voluntarios de Carcarañá y Correa junto a personal policial y de Tránsito de ambas localidades. Por su parte, la DNV evalúa permanentemente la situación y tendencia del caudal de agua proveniente de los ríos cordobeses 3º y 4º que conforman el río Carcarañá.

Los Bomberos Voluntarios de esta ciudad están en contacto permanente con sus pares de Córdoba quienes han dicho que en Villa María y Bell Ville el río está encauzado. Según estimaron no subiría más y presumen que estaría bajando durante el fin de semana.

"Como nos vienen diciendo de aguas arriba, la situación no se va a solucionar este fin de semana", apuntó a este diario el secretario de Obras y Servicios públicos, Esteban Ateca, y resaltó como un detonante de la crecida "la apertura de las compuertas del dique Las Moras que tiraba 390 metros cúbicos por segundo al río 3º y ese caudal vino aguas abajo de la cuenca".

El secretario municipal observó que sobre el puente no está afectada la estructura "pero para ver cómo está la base, los técnicos deberán meterse con una canoa por debajo como lo hicieron en diciembre del 2012. En estos momentos no hay obstáculos de ramas u otros objetos frenando el cauce, porque lo limpiamos en dos oportunidades en estos días".

El funcionario agregó que "hasta que el agua llegaba al borde de la calzada, los lugareños y trabajadores de Molino Semino pasaban sobre el puente. Pero desde que el agua lo sobrepasó, se impidió la circulación de todos". Los demás puentes que atraviesan en ejido urbano, tanto el Carretero como el del ferrocarril, no fueron afectados por la crecida.

Barrio alerta. En el barrio Formoseño aun no hubo que evacuar a ningún vecino, sólo se han retirado por voluntad propia algunos niños aunque sigue vigente el alerta ante una eventual crecida de grandes magnitudes.

"Se han tomado todos los recaudos necesarios por parte de la Dirección Municipal de Defensa Civil contando con el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Social y Salud Integral. Si tenemos que evacuar, está todo organizado; se hará en muy poco tiempo y con total eficiencia. Por suerte ninguna casa tiene agua adentro. Unas 10 familias que están más cerca del río han subido sus muebles por precaución y tienen todo listo por si las tenemos que sacar", relató Ateca.

En el Parque Sarmiento se inundó el sector de vestuarios ubicado debajo del escenario del anfiteatro que había sido reinaugurado este verano. "Tendremos que limpiarlo y repararlo cuando baje el agua", se lamentó Ateca.

La DNV comunicó que la interrupción de la ruta 9 sobre el río Carcarañá es para el paso de todo tipo de vehículos debido al nivel de agua que todavía alcanza la estructura del puente. El resto del corredor está habilitado sin restricciones de circulación y agregó que la autopista Rosario-Buenos Aires está habilitada y la autopista Rosario-Córdoba sólo tenía ayer un carril reducido a la altura de Bell Ville en la mano hacia Rosario.

Pedido de ayuda. Mientras tanto, la comuna de Chabás pidió ayuda económica a la provincia para hacer frente a las consecuencias generadas por la inundación que afectó gran parte de la localidad.

Tras los más de 130 milímetros que cayeron el martes a la madrugada en solo tres horas casi la mitad de la población quedó anegada por las aguas que aunque ya bajaron provocaron diversos daños en espacios públicos y calles cuya reconstrucción demandará una importante erogación para las arcas comunales.

Por esa razón la administración local requirió al gobernador Antonio Bonfatti "un aporte económico no reintegrable o un crédito" para aliviar el cimbronazo además de solicitar la intervención de Vialidad Provincial para reparar tramos de las rutas 17-S y 23-S que comunican a este localidad con otras poblaciones de la zona y se encuentran cortados tras el temporal.

A ello se suma la necesidad, como ya fue planteado por la comuna días antes de evento meteorológico, acentuar las tareas de limpieza de los canales de la región y conformar un comité de cuenca para definir acciones preventivas.

   El efecto erosivo del agua en el radio urbano chabasense deterioró 35 arterias que se encuentran “prácticamente intransitables”, por lo que la comuna espera un respaldo provincial para las reparaciones.

   También se vieron afectadas viviendas y caminos de accesos a la localidad además del impacto que generó en el área rural cuyas pérdidas aún no fueron relevadas.

   “El agua se acumuló en los campos, arrasó con la soja que estaba lista para cosechar e invadió las calles de la ciudad”, recordó el jefe comunal Osvaldo Salomón, e indicó que “lo más importante fue atender la emergencia y conseguir soluciones para que el desastre no sea mayor. Tuvimos pocos evacuados, pero hay que reconstruir las zonas dañadas, rehabilitar las vías de acceso y ayudar a los productores”.

   La última lluvia de gran magnitud que afectó Chabás se había registrado en 2007 y, en ese entonces, “los meteorólogos nos informaron —apuntó Salomón— que un fenómeno de ese tipo podía volver a suceder recién en 50 años”.

Emergencia. En tanto la diputada provincial y vecina de Chabás, Miriam Cinalli, solicitó al Poder Ejecutivo que declare la emergencia hídrica y social en las localidades del departamento Caseros afectadas por las recientes inundaciones.

   La legisladora pidió además que se impulse y apoye a las comunas y municipios de la región para la creación de los comités de cuencas regidos por la ley N 9.830, que “permitirían generar un ámbito de trabajo en cada región para identificar los problemas hídricos y promover la búsqueda de soluciones”. Y reiteró su pedido para que “se efectué la limpieza y adecuación de los canales de desagües y se destinen fondos excepcionales para la recuperación de los radios urbanos y caminos rurales afectados”.

   El proyecto incluye, entre otras localidades, a Chabás, Arequito, Los Molinos y Sanford que “tienen una importante cantidad de hectáreas bajo el agua” explicó Cinalli para luego puntualizar, entre otras consideraciones, que “hay anegamiento de caminos que permiten la comunicación entre poblaciones y los canales de desagües están desbordados”. La iniciativa fue acompañada por la diputada provincial oriunda de Chañar Ladeado, Susana García.

Informe: Marcelo Castaños, Delcia Karamoschon, Gustavo Orellano

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario