Edición Impresa

El caos reina en el lugar donde cayó el avión, dominado por los rebeldes

Anoche los milicianos prorrusos permitieron el tardío ingreso por tres horas de militares europeos, que describieron un gran desorden. Holanda, indignada por la situación.

Domingo 20 de Julio de 2014

Holanda se declaró indignada por el retiro por parte de los rebeldes que dominan la región de cuerpos del lugar donde cayó el avión malasio derribado el pasado jueves sobre Ucrania Los rebeldes prorrusos no son una autoridad estatal reconocida. Su autodenominada "República Popular de Donetsk" no goza de reconocimiento por ninguna nación y sus tropas irregulares no han dejado ingresar a técnicos ucranianos. Ayer, cuando ya era de noche, dejaron pasar a un grupo de especialistas europeos. La manipulación de la escena del accidente por personal no estatal y la falta de un perímetro podría arruinar la investigación de la tragedia en forma irreversible, mientras se acentúa la impresión de que Rusia y sus aliados en Ucrania son los responsables del terrible crimen. Otros países europeos se sumaron a las críticas de Holanda y exigieron al presidente ruso Vladimir Putin plena cooperación para esclarecer el siniestro.

En momentos en que los milicianos mantenían a los observadores internacionales lejos del lugar por tercer día consecutivo, el presidente ruso, Vladimir Putin, llamó a los rebeldes a cooperar e insistió que una investigación ordenada por la ONU no debe llegar a "conclusiones apresuradas". El gobierno holandés, cuyos ciudadanos componen más de la mitad de las víctimas, dijo estar "furioso" por el trato que se está dando a los cadáveres y pidió ayuda a Ucrania para traer de vuelta a "nuestra gente" a casa. El drama se agrava porque Ucrania también tiene vedado el ingreso a la zona, totalmente en manos de las milicias enemigas armadas por Rusia. Estas anoche dieron acceso por tres horas a observadores militares de la OSCE, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, en la zona por el conflicto militar. Los especialistas, que no son peritos en accidentes, criticaron la falta de un perímetro de protección de la escena, entre otras cosas. Los expertos de la OSCE fueron seguidos a cada paso por hombres armados y a veces enmascarados, reportó anoche el portavoz de la misión Michael Bociurkiw desde Donetsk a la CNN. "El problema es que el lugar no está acordonado como es habitual. Cualquiera puede entrar y quizás manipular pruebas", criticó el canadiense. Para poder preparar la labor de los verdaderos especialistas en el lugar del siniestro, los hombres de la OSCE requieren libertad de movimiento y una atmósfera de calma. Ninguna de estas dos condiciones se cumple, apuntó el jefe de la misión. "A alguna distancia se oyen intensos combates. Es realmente intimidatorio viajar allí (el lugar de caída del avión) y oírlo", manifestó. Además, faltan interlocutores del lado rebelde. "No hay allí un claro jefe", lamentó Bociurkiw. Esto también complica la búsqueda de las dos cajas negras. No está claro dónde se encuentran. "Nadie puede responderlo. Eso es un enigma muy, muy grande".

Alemania aseguró que Moscú tiene la última oportunidad de cooperar. Las potencias europeas apoyan la creencia de Washington de que los separatistas rusos son los culpables. Esto podría acelerar nuevas sanciones comerciales a Moscú, ante informes de los servicios de inteligencia de las naciones europeas que estarían confirmando las presunciones sobre la complicidad rusa en la tragedia. " El tiene una última oportunidad para mostrar que tiene intención de ayudar", declaró el primer ministro holandés, Mark Rutte, después de hablar telefónicamente con Putin.

Gran Bretaña, que perdió a 10 ciudadanos, dijo que el primer ministro David Cameron acordó con Rutte que la Unión Europea, hasta ahora más cauta que Washington sobre imponer sanciones a Rusia por el conflicto con Ucrania, debería reconsiderar su postura.

Ultima oportunidad.La canciller alemana Angela Merkel la figura más poderosa de la Unión Europea, habló con Putin y lo instó a cooperar. El ministro de Exteriores de Merkel, Frank-Walter Steinmeier, dijo que "Moscú puede tener ahora una última oportunidad para demostrar que está seriamente interesado en lograr una solución", agregó.

Alemania, que depende parcialmente de Rusia en materia de energía, se ha mostrado reacia a escalar con Moscú por Ucrania. Pero el derribo del vuelo malasio ha cambiado sustancialmente la situación. Y la presión económica resulta un instrumento vital. No por casualidad anoche los rebeldes dieron su OK al paso de los técnicos de la OSCE.

Rusia, en tanto, declaró que está tomando represalias contra las sanciones impuestas por Estados Unidos la semana pasada, antes del desastre aéreo, al prohibir la entrada de algunos funcionarios estadounidenses.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS