Edición Impresa

El camino de la política cambiaria para proteger reservas

Hasta fin del año 2014 hay que pagar deuda por unos u$s 4.500 millones. Si pagamos, y no entra un dólar, las reservas a fines del año 2015 se ubicarían en u$s 11.500 millones. Esto no va a suceder.

Domingo 28 de Septiembre de 2014

El gobierno tiene problemas, de eso no hay dudas. Las reservas se ubican en u$s 28.000 millones. En el presupuesto 2015, el Estado pagará deudas pidiéndole reservas al Banco Central por unos u$s 12.000 millones. Hasta fin del año 2014 hay que pagar deuda por unos u$s 4.500 millones. Si pagamos, y no entra un dólar, las reservas a fines del año 2015 se ubicarían en u$s 11.500 millones. Esto no va a suceder.

   En primer lugar, durante lo que resta del año y en el 2015 la Argentina obtendrá un superávit de balanza comercial que le aportaría no menos de u$s 8.000 millones, lo que elevaría las reservas a U$s 19.500 millones.

   En segundo lugar, podría conseguir créditos por unos u$s 5.000 millones, lo que colocaría las reservas en u$s 24.500 millones.

   En tercer lugar, si el crédito finalmente no se consigue, el gobierno podría canjear el pago del Boden 2015 por otro bono, y culminar con reservas que se ubiquen en torno de los u$s 24.000 millones.

   Como se observa, nada es dramático, pero no se puede dejar de reconocer que reservas por u$s 24.000 millones son escasas frente a un país que tiene un PBI de u$s 550.000 millones, y una base monetaria que hoy se ubica en los $ 400.000 millones, que a fin el año 2014 podrían estar en $ 550.000 millones, y a fines del 2015 en $750.000 millones.

   En este escenario, un dólar oficial de $ 8,50 es un precio extremadamente bajo y poco competitivo. Un dólar blue en $ 16,20, podría estar en precio si el Banco Central sigue perdiendo reservas y sumando pesos a la base monetaria. Hacia fin de año el dólar blue podría trepar a niveles más elevados que el precio actual.

   Mientras el gobierno debate qué hacer en esta coyuntura, el sector privado, con números en mano comienza a descontar la devaluación. En la semana que termina muchos comercios mayoristas ya daban cuenta de un incremento de precios que ronda el 30%, con lo cual octubre se pone al rojo vivo.

   Las versiones de mercado hablan de una devaluación el dólar oficial, a niveles de dos dígitos, y un desdoblamiento cambiario, con un dólar importación más elevada que el dólar exportador.

   La devaluación está cantada en las semanas siguientes, no se sabe si el dólar oficial estará en $10; $11 o cualquier otro precio, pero el gobierno tiene que devaluar porque las empresas son cada vez menos competitivas y no pueden colocar sus productos en el exterior. La inflación interna se comió la devaluación de enero, y hace nueve meses que el país está anclado en un tipo de cambio no competitivo.

   El desdoblamiento luce menos auspicioso. Es una vieja idea del ministro Axel Kicillof. Un dólar importador más alto que el exportador sería una retención encubierta, y afectaría fuertemente a los sectores exportadores. En especial el campo, en donde buena parte de los insumos son importados. No parece una buena idea, de hecho nunca funcionó. De lo contrario, todos los países tendrían tipo de cambio desdoblado. La presidenta está convencida que sería un error, el presidente del Banco Central también. Sin embargo, la necesidad de que no se pierdan reservas tiene cara de hereje, todo es posible en el mundo K.

Como sigue la película. Los tenedores de bonos están asustados por los rumores. Sin embargo, fueron los grandes ganadores. En octubre los tenedores de Boden 2015 y Bonar 2017 cobrar renta en dólares, y en noviembre lo harán los tenedores de Bonar 2024.

   Argentina no ha resuelto, ni tiene miras de resolver los problemas de deuda en el juzgado de Thomas Griesa, eso hace que los inversores pongan la mirada en el año 2016 y no tengan expectativa alguna para el año 2015. Esto no es ni bueno, ni malo. No hay grandes ventas de bonos, y algunos especuladores con espalda financiera, comienzan a tomar posición en Argentina mirando a las próximas elecciones presidenciales, George Soros es un caso real.

   Las acciones suben acompañando al dólar blue. Sin embargo, sus precios no pueden convalidar las escasas ganancias que tienen las compañías. El índice Merval cotiza a 12.155,2. Si se lo lleva a dólares vale u$s 750. No es un valor récord, pero está muy elevado, empujado por las empresas exportadoras, YPF, Siderar, Aluar y Tenaris.

   El gran negocio pasa por comprar mercadería a dólar oficial, no dejes de cambiar el auto, la moto, comprar un electrodoméstico o un viaje al exterior, todo esto pasa a ser un gran negocio.

   El gobierno emitió un bono en pesos al año 2016, fue un bono patriótico, paga una tasa del 23% anual en pesos, su suscripción estuvo en el límite de la oferta, lo compraron los bancos, se cumplió con el gobierno, pero nadie desea este activo.

   Llega octubre con muchas incertidumbres, no deje de comprarse un dólar en el mercado de futuro que puede ser un gran negocio. La devaluación del peso está a la vuelta de la esquina. Los asalariados, jubilados y pensionados perderán poder adquisitivo, es cierto, pero mucho peor sería perder el trabajo o no cobrar. Son los costos que hay que pagar cuando un gobierno no administra bien la moneda. El hilo se corta por el lado más fino, siempre pierden los de abajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario