Interna

El bloque del PJ en Diputados reclama a Perotti más diálogo

Tras su primera reunión del año su presidente, Leandro Busatto, planteó que "el Ejecutivo tiene que decidir hacia dónde quiere ir y cómo"

Viernes 29 de Enero de 2021

El 2021 arrancó agitado no sólo en el campo opositor —donde radicales, socialistas y macristas tironean por el armado de un gran frente opositor— sino también en el PJ: desde el bloque de Diputados le reclaman al Ejecutivo más diálogo con propios y ajenos, y que se clarifique el rumbo del gobierno.

El miércoles, el bloque tuvo su primera reunión del año. Se realizó en Rosario y tuvo asistencia perfecta. Estuvieron presentes el presidente de la bancada, Leandro Busatto, y el resto de los integrantes del bloque: Lucila De Ponti, Luis Rubeo, Matilde Bruera, Paola Bravo y Ricardo Olivera.

En el encuentro, dijo Busatto a La Capital, analizaron la coyuntura política de la provincia y la agenda legislativa del año. “El diálogo es clave si el gobierno quiere tener un conjunto de leyes que consideramos vitales —indicó—. Vamos a aguardar que nos convoque el Ejecutivo, y aspiro a que nos llamen antes a nosotros de que se larguen a hablar con los otros bloques. El Ejecutivo tiene que decidir hacia dónde quiere ir y cómo”.

A lo largo de 2020, el vínculo entre la Casa Gris y la Legislatura fue tirante. Además de los nuevos roles que tuvieron que asumir el PJ, la UCR y el PS tras doce años de gestiones del Frente Progresista, se agregó un factor extra: el justicialismo quedó en minoría. Primero, por la voluntad popular, en Diputados; luego, como corolario del escándalo sobre juego clandestino, en el Senado.

Por eso, la designación de Roberto Sukerman para cubrir el cargo estratégico de ministro de Gobierno —que estuvo vacante dos meses, tras la renuncia de Esteban Borgonovo en noviembre— apunta, entre otros objetivos, a restablecer el diálogo con ambas Cámaras.

Planteo ofensivo

Un integrante del bloque oficialista reconoció por lo bajo que declaraciones del ministro, como que “la Legislatura no respeta la voluntad popular”, no ayudan precisamente a reconstruir los puentes.

Además, Busatto usó otra metáfora futbolística para definir el rol de Sukerman, integrante de su mismo espacio político, y del nuevo ministro de Gestión Pública, Marcos Corach. “Corrijo a Roberto: aspiro a que en lugar de los zagueros del gobernador, que da una idea de que están defendiendo el arco, sean el 9 y el 7, y que Perotti tenga un planteo más ofensivo respecto de la agenda política, hay que tomar la iniciativa —comparó—. Las expectativas son grandes, pero va a tener que haber algo más que expectativa”.

Por su lado, la convocatoria del miércoles del gobernador a intendentes y presidentes comunales para impulsar la autonomía municipal tampoco cayó bien en el bloque: ¿El gobierno está pensando en trabajar el proyecto que presentó Rubén Giustiniani tras el fallo de la Corte Suprema de la Nación, que señaló que el ordenamiento legal santafesino choca con la Constitución nacional en este tema? ¿O elaborarán uno propio? ¿Con quiénes lo trabajarán? Esas son algunas de las preguntas que se hacen los diputados peronistas.

A los cortocircuitos políticos en el bloque peronista observan de la Casa Gris otros gestos, también políticos, que alimentan un malestar transversal. Por ejemplo, el retaceo de fondos a las bancadas —que usan, por ejemplo, para pagar alquileres— y el fin de las adscripciones, que implica que personas designadas por el Poder Ejecutivo y que se desempeñaban en otros poderes o sociedades del Estado debieron regresar a sus puestos originales. Unos y otros leen la decisión como una suerte de vendetta del gobernador ante lo que sería una posición hostil de la Legislatura.

Lo cierto es que si bien el bloque justicialista en Diputados es pequeño en términos numéricos —seis bancas sobre cincuenta—, también contiene a las principales corrientes del cada vez más heterogéneo universo peronista: La Corriente, el Movimiento Evita, La Cámpora y el bielsismo. Por eso, chocar con el G6 de la Cámara baja implica, a su modo, confrontar con los principales espacios de la coalición.

Un ejemplo: en el Evita hicieron saber su incomodidad por el hecho de que desde la Casa Gris convocaron al concejal Eduardo Toniolli a participar de la asunción de Sukerman y Corach, pero su designación como secretario de Gobierno está guardada por ahora en el freezer.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS