Edición Impresa

El banco español Bankia echará a 4.500 empleados y cerrará 1.100 sucursales

España en crisis. El drástico plan de ajuste se había acordado con los gremios, pero en etapas hasta 2017. Ahora se aplicará este año.  

Martes 12 de Febrero de 2013

Bankia, el gran banco español que fue nacionalizado de hecho el año pasado y recibió 22.500 millones de euros en auxilios estatales, anunció que cerrará 1.100 sucursales y despedirá a 4.500 empleados dentro de este año. Antes, la entidad había dicho que esos ajustes se harían paulatinamente, hasta 2017, y contaban con el acuerdo de los gremios. Por la crisis de los créditos hipotecarios, Bankia dejó "en la calle" a miles de clientes que no pudieron pagar sus hipotecas. El año pasado, cuando estalló el caso Bankia, España quedó a un paso de caer en la misma categoría de Grecia, pero recibió un rescate europeo por hasta 100.000 millones de euros, aunque limitado a sus bancos.

El drástico plan de ajuste anunciado ayer fue aprobado por las autoridades europeas y españolas el pasado mes de noviembre. Su red de sucursales quedará en 2.000, lo que supone que acabará su reestructuración con la mitad con las que se creó el grupo Bankia en 2010. "Aunque el plazo otorgado en dicho plan era de tres años, Bankia pretende acelerar los pasos y tener culminada la totalidad del proceso dentro de un año, con el fin de dotar de estabilidad" a la entidad y "preservar la mejor calidad en la atención a los clientes", afirma un comunicado del grupo.

Adelantar el proceso, según fuentes de la entidad citadas por el diario El País "es una buena señal" hacia Europa, y será positivo para el valor del banco. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, afirma en el comunicado que "esta reordenación es necesaria para mejorar la eficiencia y la rentabilidad de Bankia, garantiza la viabilidad del proyecto y la posibilidad de retornar el apoyo público recibido". Se refería a los 22.500 millones de dólares que el gobierno español de Mariano Rajoy inyectó en la entidad el año pasado. Ese dinero es en gran medida proveniente de fondos europeos. Según se añade en el texto, "una vez acabado el proceso, Bankia contará con alrededor de 2.000 oficinas", procedentes de la integración de la red de las entidades que dieron origen al grupo en 2010: Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana, y las cajas de Avila, Segovia y La Rioja. Como se observa, Bankia es una entidad surgida —ya en plena crisis bancaria-hipotecaria— de la fusión de varias cajas de ahorros regionales. Son estas entidades las más criticadas por los analistas europeos por su mala gestión y excesiva exposición al riesgo. Casi todas han debido fusionarse y han recibido fondos públicos de emergencia.

El 7 de febrero, se publicaba en los medios peninsulares que Bankia había acordado el día anterior el mismo plan de ajuste anunciado ayer con los sindicatos y el gobierno, pero con un calendario extendido hasta 2017. Los 4.500 despedidos resultaron 500 menos de los previstos, y serán garantizados por el ERE (expediente de regulación de empleo: es el mecanismo que regula los despidos cuando estos se consideren justificados, generalmente por razones económicas). Además, Bankia también elevó en esa oportunidad las indemnizaciones, así como los montos que reciben los que se retiren de manera voluntaria.El acuerdo del 6 de febrero aumentó las indemnizaciones, que pasaron de 22 a 30 días por año trabajado, con un máximo de 22 mensualidades. Hay además primas para quienes se anotan voluntariamente. Fuentes gremiales estimaron que la indemnización se hará así en base a 43 días de salario por año trabajado. Bankia y los sindicatos aspiran además a que cuatro de cada 10 despedidos sean "prejubilados", una opción a la que podrán optar los empleados de 54 o más años.

Otros casos.Bankia no es el único grupo financiero español que se ajustará este año, algo en lo que también están inmersas otras entidades nacionalizadas durante la crisis. Otras entidades cerrarán sucursales, como el banco Santander, que prevé clausurar unas 700 oficinas, lo que significará reducir 3.000 trabajadores de su orgánico. La reducción de sucursales es un proceso que está en marcha en España desde el inicio de la crisis financiera de 2008, dado el excesivo número que había de ellas. Pero ahora ha tomado otra dimensión. Desde 2008 a hoy, el recorte de sucursales afectó al 15 por ciento de la red que había antes del estallido de la crisis. En España había 840 oficinas bancarias por cada millón de habitantes, muy por encima de la media de Portugal, Francia, Italia o Alemania, que se sitúan en torno al medio millar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS