Edición Impresa

El balneario de Villa Cañás convoca a multitudes los fines de semana

Desde que el municipio tomó la administración del camping realizó obras y mejoras en los servicios para los visitantes que llegan de la región.

Domingo 26 de Enero de 2014

Una verdadera multitud se convoca en el balneario municipal de Villa Cañas todos los fines de semana. Días atrás se inauguró un embarcadero para la práctica de deportes acuáticos y se amplió la zona de asadores y quinchos. Miles de personas de distintos lugares de la región asisten durante los viernes sábados y domingos a este espejo de agua de 1.500 hectáreas ubicado a cinco kilómetros de la ciudad de Villa Cañas.

Actualmente la laguna Cañás es tiene una profundidad promedio de algo más de un metro aunque tiempo atrás se acercaba a los dos metros. Sus costas son barrancas bajas de tosca y desplayados, y su fondo se compone en un 90 por ciento por barro y sedimentos livianos. Desde hace un año es explotada por el municipio que realizó fuertes inversiones en el predio.

Inversiones. El balneario estaba a cargo de una escuela técnica de Cañas pero desde el año pasado fue el propio municipio el que decidió invertir en ese lugar para mejorar las instalaciones y hacer de ese predio "un lugar turístico regional", según consignó el intendente Norberto Gizzi. La tarea hasta el momento es fructífera ya que son miles los visitantes que recorren el predio durante la semana y fundamentalmente los días de descanso.

Gizzi destacó que "hay muchas horas de trabajo invertidas en este predio. Se construyeron nuevos parrilleros, un embarcadero y varias obras de infraestructura que, por tratarse de un municipio, es más fácil de costear ya que muchas tareas se hacen en el corralón municipal. Prácticamente se hace todo con mano de obra local".

En efecto, en el balneario se realizaron inversiones que inmediatamente se reflejaron en el flujo de turistas que desde el año pasado desborda las instalaciones. Si a eso se suman los precios accesibles para entrar o acampar, el éxito está garantizado. "Viene gente de todos lados, de pueblos vecinos y de Venado Tuerto fundamentalmente", dijo Gizzi.

A la laguna Cañás se arriba por la ruta Nº 94 hasta ingresar en un camino de tierra bien conservado que, tras cinco kilómetros desemboca en el lugar. Está ubicada a unos 50 kilómetros de Venado Tuerto y a 185 de Rosario. Desde esta última se accede por la ruta 33 hasta Venado y desde allí por la ruta 8 para luego tomar la 94.

Navegantes. "La ventaja es que es un espejo de agua limpia y además navegable por lo cual es muy importate la cantidad de veleros, kayak, motos de agua y embarcaciones que se ven en el lugar", destacó Gizzi para agregar que "llegan muchísimos visitantes de la región y también rosarinos que encuentran aquí un lugar de esparcimiento adecuado".

Para Andrea, una vecina de Villa Cañas que frecuenta el balneario, "es un lugar ideal para traer a los chicos, pasar una hermosa tarde y disfrutar del agua que está espectacular. Es muy lindo ver cómo los domingos se llena de gente de distintas partes de la región y observar la cantidad de veleros o motos de agua".

Ester, otra usuario de las instalaciones, destacó que "es un lugar muy lindo para hacer deportes acuáticos y es ideal para relajarse y pasarla muy bien en familia. Me gusta mucho el agua de la pileta que tiene este predio porque tiene muchas propiedades y la temperatura es la ideal. Por su parte Marisol destacó la fuerte presencia de turistas el domingo. "El primer día de la semana este lugar colapsa por la cantidad de gente pero durante la semana es más tranquilo y ahí aprovechamos para venir con la familia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS