Edición Impresa

El auto y las carreras del futuro

La revolucionaria categoría eléctrica comenzó a escribir su historia en China con varios ex F1.

Sábado 13 de Septiembre de 2014

La innovación tecnológica llegó al automovilismo. Esta madruga se levantó el telón de la revolucionaria categoría de autos eléctricos en China. La Fórmula E ya es una realidad y puso primera de manera oficial por las calles de Beijing. La especialidad propone carreras con monopostos impulsados por motores que no arrojan ningún tipo de contaminación. Desde ese punto de vista, la FIA le hizo un guiño al medio ambiente. Claro que tampoco suenan como un Fórmula Uno. Apenas “grita” un poco más que un auto de calle. El plantel que componen esta nueva competencia está nutrido por varios ex pilotos de la F1, mientras que las estructuras cuentan con mucha experiencia.

  Con sólo darle un pantallazo a la infografía (ver aparte) los tuercas se darán cuenta de que la mayoría de los corredores pasaron por la máxima, fueron probadores o hicieron el test para entrar al circo.

   Otro punto que sobresale es que los equipos son de primerísimo nivel. Claro que se destacan el Andretti Autosport de Michael Andretti; el Dragón Racing de Jay Penske (hijo de Roger); el Amlin Aguri del ex F-1 japonés Auguri Suzuki; el Audi Sport ABT que depende de la firma de Ingolstadt; el E.dams, que cuenta con el respaldo de Renault y Virgin Racing, que es propiedad del magnate Richard Branson. Pero si de fama y lujo se trata nadie puede con Venturi, cuyo dueño el actor Leonardo Di Caprio.

   En cuanto a los monoplazas hay que destacar además que son todos idénticos y eléctricos. Los fabrica Dallara y son motorizados por Renault-McLaren. Cada uno contiene baterías de mucho peso (320 kg el pack completo) y ocupan un generoso espacio. La energía que generan es limitada, por lo tanto a ritmo de clasificación, la autonomía es de apenas 7 u 8 minutos. Por eso el piloto debe administrarla para lograr girar por espacio de 20 minutos. La carrera final dura 40’. Cada terminal dispone de dos autos por piloto y la parada en boxes será para el cambio de máquina, momento que deberá elegirse de acuerdo a la estrategia planificada para saltar al otro auto, que puede alcanzar una velocidad final de 220 km/h y en el nivel de ruido rondará los 80 decibeles, un 10% más que un auto de calle. Las competencias serán muy tácticas sobre trazados urbanos de distintas ciudades del continente (ver aparte). Sin dudas, la Fórmula E llegó para quedarse, además de cuidar el medio ambiente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario