Edición Impresa

El aumento de tarifas y salarios más flacos frenarán el consumo en 2014

Un informe de Abeceb.com revela que las familias tendrán menor disponibilidad de ingresos para consumir al ritmo actual. La expansión del nivel de compras para el año próximo será de entre 1,2 por ciento y 1,8 por ciento contra el 3,2 por ciento de este año.

Lunes 02 de Diciembre de 2013

El consumo ya no será el motor de la economía argentina en 2014. Sin margen para avanzar en la creación de empleo, con salarios que no crecerían más que la inflación y con el esperado ajuste en las tarifas de servicios y transporte, esta variable tendrá una expansión el año próximo entre 1,2 por ciento y un 1,8 por ciento con relación a 2013.

Así lo revela un informe elaborado por la consultora Abeceb.com elaborado por la coordinadora de Análisis Macroeconómico, Soledad Pérez Duhalde.

El relevamiento indica que las familias tendrán menores márgenes de presupuesto para compras y las preferencias se concentrarán en los bienes durables que son vistos como refugio de valor.

"En 2014 las variables que configuraron lo que se denomina «el círculo virtuoso del consumo nacional» se debilitarán", indicó el informe y señaló que "en su lugar empujarán otras, que aunque sostendrán un poco el crecimiento de la demanda, son factores que se corresponden más con un comportamiento provocado por los desequilibrios macroeconómicos y también los reproducen".

Las variables virtuosas del consumo, que llegaban por el lado de la demanda, fueron hasta ahora: el crecimiento general del nivel empleo que ya se encuentra en máximos históricos; el crecimiento de los salarios por encima de la inflación real y; el fuerte empuje del crédito al consumo en especial con tarjetas.

Para el cierre de este año "se constatará que la generación de puestos de trabajo en niveles de importancia se detuvo y que, por primera vez en una década, la suba de los salarios estuvo por debajo de la de los precios. Por lo que estas dos variables dejarán de traccionar a la demanda agregada", precisó la especialista.

Por su parte, el crédito se mantendrá en alza pero a niveles más bajos y las tasas de interés empiezan a subir.

Además, reveló que los consumidores argentinos ya están endeudados y la cantidad de tarjetas en circulación ya supera al 100 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), por lo que se acerca el límite de crecimiento por el lado del otorgamiento de plásticos.

De este modo, los distintas variables que alimentaron al consumo hasta el año pasado comienzan a escasear este año. "Y para 2014 todo indica que la luz de alerta se encenderá", apuntó.

El factor cepo. El ritmo al que pueda aumentar el consumo dependerá mucho de las negociaciones salariales. Para el año que viene, al igual que en 2013, no se espera que los salarios puedan ganarle la pulseada a la inflación, vaticinan desde Abeceb.com. Esto se suma a las esperadas subas de tarifas en los servicios, el transporte y los combustibles, que competirán por la porción del presupuesto familiar que hoy se dedica a las compras. Aún así, en Abeceb.com estiman que la demanda en 2014 se expandiría en un que va de entre un 1,2 por ciento y un 1,8 por ciento en comparación con 2013. Lo que en rigor será una desaceleración con relación al 3,2 por ciento de crecimiento con el que se espera que termine este año, en comparación con 2012.

Las variables que empujarán este magro crecimiento de la demanda están asociadas al cepo cambiario. "Las restricciones a la compra de divisas van a continuar, por lo que el ahorro en dólares seguirá siendo posible sólo a través del mercado paralelo donde la oferta es muy limitada", indicaron.

Por lo tanto, "dada la falta de alternativas de inversión y la elevada inflación, el cepo jugaría a favor del consumo. Los argentinos se volcarán a las compras para tratar de ganarle a la pérdida de poder adquisitivo y, para tratar de encontrar un refugio de valor en los bienes durables", agregaron.

"En 2014 la dinámica del consumo no será la misma que en años anteriores. El crecimiento de la demanda agregada seguirá siendo de importancia para la economía, pero es hora de buscar un mayor impulso en otras variables que ya se tornan de atención urgente, como la inversión productiva y la competitividad de las exportaciones", concluyeron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS