Edición Impresa

El artista que pintó a Putin travestido huyó a Francia

Konstantin Altulin, el autor de polémicas y provocadoras obras entre las que se cuenta un cuadro, llamado Travestis, en el que el presidente ruso, Vladimir Putin, y el premier Dmitri Medvedev...

Viernes 30 de Agosto de 2013

Konstantin Altulin, el autor de polémicas y provocadoras obras entre las que se cuenta un cuadro, llamado Travestis, en el que el presidente ruso, Vladimir Putin, y el premier Dmitri Medvedev aparecen en ropa interior femenina, decidió huir a Francia y pedir asilo político allí ya que teme por su vida. Esta, al menos, es la razón que dio Alexandr Donskoi, el curador del Museo del Poder, que permanece cerrado después de la confiscación temporal de varias pinturas del artista que están siendo investigadas a raíz de la protesta presentada por un concejal de San Petersburgo.

Todo comenzó a principios de semana, cuando Vitali Milonov, miembro de la Asamblea Legislativa de la antigua capital imperial y conocido homófobo, protestó públicamente contra la exposición que se mostraba en el Museo del Poder. Entre los cuadros que Milonov calificó de "abyectos" figuraba, además del de Putin y Medvedev, uno en el que aparece él mismo retratado con la bandera del arcoiris gay como fondo. Ambas pinturas fueron requisadas por la policía junto con otras dos: Los sueños eróticos de la diputada Mizulina (Yelena Mizulina es la autora de la ley que prohíbe cualquier difusión de información sobre las formas sexuales no tradicionales entre los menores, más conocida como la ley contra la propaganda homosexual) y De la confesión, en el que el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa fue retratado con tatuajes. Sin embargo, otras pinturas con políticos famosos se salvaron.

Los expertos deberán determinar si las pinturas mencionadas atentan contra la mencionada ley de propaganda homosexual o contra otras que castigan insultar a las autoridades —en esta última se basó Milonov para presentar su protesta— o el incitar al odio interracial o religioso. Estas leyes, así como la que pena el extremismo, pueden ser utilizadas contra obras de arte por organizaciones o personas que se consideren afectadas. Así, hace unos años, un grupo de ortodoxos logró llevar a juicio al Museo Sajarov de Moscú por considerar que los cuadros eran un insulto a su religión.

En junio, en Perm las autoridades policiales clausuraron una exposición del Museo de Arte Moderno de esa ciudad, que dirige el conocido galerista Marat Guelman, y se llevaron varios cuadros satíricos del pintor Vasili Slonov que entregaron a expertos para que investigaran si podían ser calificados en el marco de la ley contra el extremismo. La iniciativa contra el museo partió en Perm también de un legislador local. Tatiana Titova, directora del Museo del Poder en San Petersburgo, fue llevada a la policía junto con los cuatro cuadros incautados y pasó varias horas detenida antes de que la dejaran en libertad.

Ayuda. Yelena Altunina, esposa del pintor, pidió ayuda económica a través de una red social rusa. "Necesitamos ayuda urgentemente, porque Kostia [diminutivo de Konstantín] se ganaba la vida solo con su trabajo y todas pinturas estaban en el Museo del Poder. El dinero que teníamos lo gastamos para que Kostia pudiera salir rápidamente debido al peligro de que fuera arrestado bajo acusaciones de extremismo inventadas. Y yo necesito volar a Francia, porque quedarse aquí es peligroso", dice Altunina en Vkontakte, una especie de Facebook ruso.

Falta de humor

Altulin dijo que decidió pintar "Travestis" en septiembre de 2011, cuando Putin y Medvedev anunciaron que intercambiarían funciones. "Es una ironía inocente. Les pinté cuando cambiaron sus puestos. Era gracioso y reaccioné utilizando un tema clásico (dos mujeres que se peinan), dijo. "Pensaba que el gobierno tenía buen sentido del humor", añadió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS