Edición Impresa

El Anfiteatro desbordó de solidaridad con los damnificados por la explosión

Exitosa respuesta de los rosarinos al concierto organizado por Red Solidaria, la fundación Mundo Invisible y Fito Páez. Más de 5 mil personas colmaron las gradas y disfrutaron de una larga lista de músicos. Recaudaron cerca de 500 mil pesos.

Lunes 09 de Septiembre de 2013

El hijo pródigo volvió a su tierra y, con un abrazo simbólico y magnético a sus fans, le dijo presente a la movida solidaria a beneficio de los damnificados por la tragedia de Salta 2141. Fito Páez desplegó un repertorio de 26 temas que llegaron a miles de almas que anoche colmaron el Anfiteatro Municipal Humberto de Nito. Lo hizo rodeado de artistas-amigos que no dudaron en acompañar al autor de “Ciudad de pobres corazones” en una Rosario golpeada por las ausencias y el dolor. En el escenario estuvieron los integrantes de Red Solidaria, familiares de las víctimas, voluntarios, paramédicos y bomberos. Se trató del tercer eslabón de shows de una cadena de cinco, cuya recaudación será donada en su totalidad. Anoche se reunieron 492.700 pesos.

Coki Debernardi & the Killer Burritos fueron parte de la previa del plato fuerte de la noche, con un set ajustado para que más de 5 mil personas se acomodaran entre las gradas y barrancas del Anfiteatro.

Trascartón, llegó un video con testimonios y señales de fuerza y apoyo a la ciudad que le dio paso al titular de Red Solidaria, Juan Carr. “Es un orgullo, como argentino, venir a Rosario. Una sociedad que se levantó y está de pie. Vengo a aplaudir su solidaridad y a abrazar a todos los familiares de las víctimas, a acompañarlos en su pedido de justicia. Ustedes le dieron una lección al resto del país”, soltó, emocionado, desde el escenario. A su lado, los padres de Santiago Laguia, voluntarios, paramédicos y bomberos fueron ovacionados por el público.

A las 19.30 salió de bambalinas alguien a cuya vida la tragedia no le es ajena. “A veces, el dolor nos ayuda a comprender quiénes somos”, dijo Fito al abrir un set a capella y piano. Primero fue “Y dale alegría a mi corazón”. Y siguió con “Tema de Piluso” y “11 y 6”.

Cuando la medialuna se asomaba acompañada de Venus, pareciendo dibujar una bandera de Turquía en el cielo, Fabiana Cantilo le dio el toque femenino a la noche con un tema en inglés y una chacarera del Cuchi Leguizamón. El delirio de los más chicos llegó luego con Tan Biónica y el toque intimista lo puso Lisandro Aristimuño. Iván Noble irrumpió con su hitera “Avanti morocha”, hasta que Richard Coleman se llevó los laureles: interpretó “Héroes” (David Bowie) con la guitarra eléctrica en su falda y un slide. El público enmudeció para gozar.

Otro momento intenso se dio cuando Benito Cerati (hijo de Gustavo) se acercó al micrófono para “Terapia de amor intensiva” (Soda Stereo). Y no hubo que explicar mucho más.

Homenaje y estreno. Al promediar la noche, el rosarino Gonzalo Aloras se animó con un tema homenaje a los fallecidos en la explosión de Salta y Oroño. “Madrugada trágica/ ángeles han muerto/ todos tratan de ayudar/ 6 de agosto, nunca más”, se escuchó entre los párrafos de la letra.

La “rosarinada” llegó a su máxima expresión con Carlos Vandera, Fabián Gallardo y Aloras para “Normal 1” y “La vida es una moneda”. El ambiente rockero mutó al folklore con la voz inconfundible del Chaqueño Palavecino, quien regaló al público tres temas de su repertorio. El cierre, con Gabriel Carámbula y el resto de la banda que mutó varias veces de integrantes, fue derecho al pecho: “Dar es dar”, “Mariposa Tecknicolor” y “Yo vengo a ofrecer mi corazón”. Al terminar, Fito pudo abrazar a la ciudad que lo vio nacer, despejar dudas sobre su lugar en el mundo y reunir 492.700 pesos para los damnificados.

Instantáneas. A un costado, y con bajo perfil, la intendenta Mónica Fein siguió paso a paso el recital de Páez. Antes, había presenciado el partido de hockey solidario (ver Ovación).

“Es una muestra más de solidaridad con las personas que están sufriendo con lo ocurrido en calle Salta. Estamos muy agradecidos con los rosarinos que vinieron a ayudar”, expresó.

También asistió el padre de Estefanía Magaz (una de las víctimas). “Este mes es como el primer día. Es un golpe de nocaut y estamos haciendo el esfuerzo para ayudar al resto de mis hijos a superar la situación. En la soledad, el dolor es muy grande. Entiendo que los rosarinos van a seguir respondiendo”, indicó Jorge.

“Con todo el dolor y la angustia de ver pasar los días, estas respuestas dan fuerza para seguir y exigir que no quede en el olvido. Dentro de la desgracia, hay que ser agradecido”, señaló Carlos Laguia, papá de Santiago.

Bomberos de cuerpo y alma

“La tragedia de Salta nos cambió en todo. Trabajamos por la vida, la buscábamos en el lugar, por eso hay muchas sensaciones cruzadas. Sentimos un cachetazo al salir de ahí y una caricia por el apoyo de la gente. Pusimos el cuerpo, pero Rosario el alma”, indicó anoche, al pie del escenario, Aníbal Gómez (Bomberos Voluntarios). Y agregó: “Pasamos de molestar en los semáforos con rifas a este presente, en el que donde la gente se saca fotos con nosotros”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS