Edición Impresa

El alternativo de Central cayó 2 a 1 con un similar de Rafaela en la final

Se presagiaba otro desenlace. La idea del mix que puso ayer en la cancha Central era que tuviera un matiz diferente al que finalmente se dio. La definición de la Copa Ciudad de Rosario marcó que fue notoria la falta de peso por parte del canalla para hacerse fuerte ante su anoche desilusionada masa.

Lunes 30 de Enero de 2012

Se presagiaba otro desenlace. La idea del mix que puso ayer en la cancha Central era que tuviera un matiz diferente al que finalmente se dio. La definición de la Copa Ciudad de Rosario marcó que fue notoria la falta de peso por parte del canalla para hacerse fuerte ante su anoche desilusionada masa. Porque el auriazul hizo muy poco ante el muletto Atlético de Rafaela. Y La Crema no le tuvo piedad y por eso plantó la bandera de la victoria en el Gigante, fruto del 2 a 1 que supo conseguir en buena ley. Y de yapa se llevó el trofeo para ponerlo en su vitrina ante la bronca interna de los anfitriones.

La movida canalla de la primera etapa fue decantando para mal. Porque se mostró timorata, pese a que por momentos amagó con encender el motor de la producción. Las líneas carecieron de sincronización y eso repercutió en el seno colectivo a la hora de copar campo ajeno.

Más allá de las lagunas, el dueño de casa terminó exponiendo un repertorio más ambicioso que La Crema. Tal es así que insinuó con quebrar la flojita defensa rafaelina como consecuencia de algunas acciones de peligro que tuvo a mano. Pero en todos los casos el acto final fue el mismo: fallido.

¿Las más claras? Dos jugadas que tuvieron a Toledo como protagonista. Una apenas iniciada la jornada mediante una media vuelta (6’) y otra cuando ya todo estaba torcido (a los 26’).

Mientras que lo de la vista fue más simple. Sin tanto rodeo sorprendió a todos pasado el primer cuarto cuando Carignano le sacó jugo a la única situación que generó. El goleador visitante recibió solito por la derecha y definió por arriba de emboquillada ante el cierre desesperado de Jorge Broun.

Central no gravitó en el medio y ese fue un pecado capital para sus aspiraciones. Encima, Alderete tuvo que dejarle su puesto a Méndez por fuerza mayor (ver aparte) y eso hizo que se rompiera el doble cinco que integraba junto a Mozzo, que dicho sea de paso, le costaba hacerse notar.

Complicaciones

La noche pintaba oscura. Y terminó siendo oscura desde todo punto de vista para el anfitrión. Pizzi apeló a la rotación de manera indiscriminada y maquilló todo el sistema táctico con nuevos intérpretes, quienes demostraron estar en la misma sintonía de sus compañeros porque los que entraron tampoco pudieron torcer el rumbo de la historia.

Es más, La Crema le metió otro duro mazazo en seco a los 10’ del complemento. Fue tras una atractiva serie combinada de toques que dejó expuesta la falta de coordinación que anoche evidenció en líneas generales el equipo canalla, que recién descontó antes del final de la velada vía Castillejos, tras un buen movimiento de Zarif ya con el tiempo cumplido.

La resultante de la jornada final de la Copa Ciudad de Rosario marca que el trofeo fue para el mix de Atlético de Rafaela. También que Pizzi y sus colaboradores se llevaron tarea para el hogar, ya que varios de sus alumnos anoche no rindieron como debían el examen interno que tuvieron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario