Edición Impresa

"El 2013 será un año mejor a lo esperado"

El economista Arnaldo Bocco vaticinó un crecimiento del producto del 4%. Además, se mostró escéptico sobre la efectividad de los acuerdos de precios.

Domingo 16 de Junio de 2013

“Los últimos diez años de Argentina estuvieron atravesados por grandes logros sólo comparables con los de la etapa comprendida entre 1959 y 1962, con un gran avane en términos internos gracias a la expansión de la economía”, dijo el economista Arnaldo Bocco, ex director del Banco Central de la República Argentina (BCRA) durante la presidencia de Néstor Kirchner.

   Durante una conferencia organizada en el marco de la III ronda de negocios de Apyme, el también ex presidente del Banco Bice recordó que durante la última década el Producto Bruto Interno (PBI) creció un 89%, mientras que el producto industrial se incrementó un 114%, “algo inédito que demuestra cambios de gran importancia”.

   “La foto de hoy nos muestra que persisten problemas estructurales sin resolver entre los cuales destaco la ausencia de financiamiento para el sector privado”, dijo, para matizar el diagnóstico afirmando que, al par, se realizaron avances muy importantes en otras áreas, como el empleo y el comercio exterior.

   Bocco vaticinó para este año un crecimiento del producto del 4%, por lo que “será finalmente un año mejor a lo esperado”, donde el tercer trimestre será especialmente fuerte ya que vendrá acompañado por inversiones en obra pública y la reactivación de la construcción y del mercado inmobiliario, en parte como consecuencia de la puesta en marcha del blanqueo de capitales.

   También pronosticó una mejora del consumo gracias a los aumentos en la Asignación Universal por Hijo (AUH), en las jubilaciones y en los salarios: “La economía se recuperará este año y el que viene”.

   Respecto al tipo de cambio, explicó que “seguirá igual y no habrá megadevaluación”, por lo que el peso se seguirá moviendo frente al dólar de igual manera que hasta ahora, con una depreciación moderada que roza el 20% anual. Por el lado del debe, el experto subrayó a la inflación como el principal problema a resolver. “Cuando este índice supera los dos dígitos, siempre se vuelve un problema que genera muchos desequilibrios, y en ese sentido algunas políticas ya están agotadas”, indicó.

   Tampoco mostró optmismo respecto a los resultados finales de los diferentes acuerdos de precios, a los que calificó más como “una señal política” que como herramientas eficaces de lucha antiinflacionaria.

Adiós a la crisis. La recuperación mostrada por la economía argentina durante los años kirchneristas significan, para Bocco, una etapa casi inédita de la historia contemporánea nacional.

   En ese sentido, enumeró que los intercambios comerciales llegan a los 155 mil millones de dólares, “una cifra de una magnitud nunca vista” que representa la tercera parte del PBI nacional, lo que demuestra una tasa de apertura de la economía “sólo comparable en la región con la de Chile”.

   También destacó el crecimiento de las exportaciones de manufacturas de origen industrial, que representan el 33% de las ventas externas, “así que no es cierto que el país sólo exporta granos”, señaló.

   Bocco resaltó en ese punto los mecanismos puestos en marcha en materia de política industrial, a los que calificó de “muy buenos”, aunque falte todavía “mucho camino por recorrer”.

   “Para dimensionar lo que pasó, hay que llevar adelante un análisis de los fracasos del pasado, lo que permite valorar un modelo que funciona con un tipo de cambio alto, consumo interno, superávit comercial, y equilibrio en las cuentas públicas”, dijo.

   A la hora de repasar la construcción del modelo, destacó el año 2005 como clave: “Fue un año de gran crecimiento y de proceso de desendeudamiento donde se pagaron 9.500 millones de dólares en dos dias”. También resaltó el período 2003/07 como muy importante desde lo económico, aunque fue interrumpido por la explosión de la crisis del mercado inmobiliario en Estados Unidos extendido luego a todo el sistema financiero mundial. “Hasta 2007 hubo un gran crecimiento con una recuperación del Mercosur, por ejemplo se creó el polo automotriz entre Brasil y Argentina que hoy ya es el quinto polo mundial”.

   Señaló que la industria automotriz explica el 40% del producto industrial, por lo que se trata de un sector “que juega muy fuerte en la generación de expectativas”.

Materias independientes. A partir de la crisis de 2008, la vida nacional estuvo muy teñida por la crisis mundial y se sintieron un poco más fuerte los efectos de la renegociación de la deuda, cuyos costos “aún estamos pagando”.

   Fue una etapa de decisiones de política económica muy profundas que alteraron la estructura, entre las cuales destacó la estatización de las AFJP y la nacionalización de YPF y de Aerolíneas, “reformas impensadas” hasta entonces.

   Sin embargo, destacó que quedan muchas cuestiones por resolver: “aún falta mucho, todavía no se pudo implementar una reforma al sistema financiero, lo que provoca que las empresas estén desbancarizadas en buena parte”.

   Para Bocco, la falta de crédito al sector privado “es una de las grandes deudas que el Estado mantiene”, y recordó que en Argentina no existe una estructura financiera importante ya que el porcentaje de crédito es ínfimo en relación con la demanda. “Acá vamos para atrás ya que las pymes se autofinancian, lo cual va completamente a contrapelo de la tendencia mundial”, dijo, para agregar que todavía falta construir un sistema financiero acorde a las necesidades de las pymes.

   “Hay que volver a masificar el sistema como ocurría en los años 60, cuando había 1000 entidades financieras versus las 90 que existen en la actualidad, de las cuales 15 tienen casi todo el negocio”.

   Hoy los créditos no están masificados y falta profundizar la captura del ahorro, algo que consideró como “una gran asignatura pendiente pero no de un gobierno, sino del Estado”. También recordó que no existe en el país ningún banco de desarrollo para financiar a los emprendimeintos privados, una herramienta que se perdió y que juega un papel fundamental en Brasil, que financia a sus firmas “para que salgan a competir al mundo”.

Escenario 2013. Respecto a la coyuntura, el economista vaticinó que después del bajón de 2012 este será “un buen año de recuperación”, con un crecimiento del producto en torno al 4% y una política económica que no sufrirá grandes cambios al menos hasta las elecciones legislativas.

   “Aún en una situación interna mas complicada el gobierno no va a cambiar su rumbo al menos hasta las elecciones, y después probablemente tampoco demasiado”.

   Respecto al tipo de cambio, consideró que el principal enemigo de la devaluación es la muy buena performance del sector agropecuario, “que sigue abasteciendo de dólares al país”. Tampoco cree que se introduzcan cambios en cuanto a fuentes de financiamiento: “Se seguirá buscando y usando recursos propios, y no se va a acudir al mercado externo ya que desde el gobierno no quieren volver al circuito de las calificadoras y de los organismos internacionales”.

   Por eso, Argentina se financiará con recursos propios: “Lo hizo y lo seguirá haciendo, pudo hacerlo el año pasado con vencimientos de Boden de 6.500 millones de dólares”.•

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS