Edición Impresa

EEUU y Rusia cierran sin avances el diálogo sobre el referendo en Crimea

Secesión en el mar Negro. Moscú insiste en respetar la voluntad de los habitantes de la península ucraniana. Washington anticipó que no reconocerá el resultado.

Sábado 15 de Marzo de 2014

Estados Unidos no logró frenar en el último momento por vía diplomática el referendo previsto para mañana en el que Crimea podría decidir su anexión a Rusia, mientras las diferencias entre ambos países quedaron patentes durante un encuentro diplomático al más alto nivel en Londres. Tras una reunión de varias horas entre el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y su homólogo ruso, el ministro de Exteriores Serguei Lavrov, ambos reconocieron que las posturas continúan muy alejadas. Ante la prensa, Lavrov llamó a respetar los resultados de la consulta que decidirá la anexión de la península ucraniana a Rusia y criticó la posición que tuvieron las potencias occidentales en otros casos similares. En ese sentido, mencionó a Kosovo, declarada independiente de Serbia en 2008 de forma unilateral por el Parlamento local, gracias al respaldo de EEUU, la mayoría de los países europeos y las fuerzas de la Otán. "Si Kosovo fue un caso especial, también lo es Crimea", indicó Lavrov, aunque no precisó si Rusia estaría dispuesta a reconocer a la república de origen étnico albanés.

Sin embargo, Kerry dijo que Washington no reconocerá la consulta. "Consideramos este referendo ilegítimo. Es ilegal según la Constitución ucraniana y el derecho internacional, por lo que no reconoceremos los resultados", señaló en rueda de prensa en Londres. Para Kerry, el reconocimiento del plebiscito representaría una "anexión por la puerta de atrás" de una región ucraniana que conllevaría consecuencias, si Rusia "no encuentra una forma de cambiar su curso.

"Más importante que Malvinas". Lavrov también apuntó contra el gobierno británico, que el año pasado organizó un referendo y llamó a respetar el derecho de autodeterminación de los habitantes de las islas Malvinas, territorio en disputa de soberanía con Argentina. "Crimea es más importante para Rusia que las Malvinas para el Reino Unido", sentenció. El propio presidente Vladimir Putin defendió la legalidad del referendo durante una conversación telefónica con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. La población de la península tiene el derecho de decidir sobre su propio futuro, dijo respondiendo así a los políticos occidentales que acusan a Moscú de impulsar la escisión.

Desde Washington, el presidente Barack Obama aseguró que sigue confiando en que se pueda lograr una solución por la vía diplomática a la crisis en Ucrania, pero también reiteró que habrá "consecuencias" si se viola la soberanía de ese país.

Lavrov aseguró a Kerry que el presidente ruso, Vladimir Putin, no tomará ninguna decisión que afecte a Ucrania antes de que finalice la consulta mañana. Sin embargo, antes el Ministerio de Exteriores de Moscú había advertido de la posibilidad de intervenir en el este del Ucrania para proteger a sus compatriotas, después de que un joven de 22 años muriera acuchillado y 17 personas resultaran heridas en enfrentamientos entre manifestantes prorrusos y proucranianos en la ciudad de Donetsk. "Rusia es consciente de su responsabilidad de proteger las vidas de sus compatriotas y conciudadanos y se reserva el derecho de hacerlo", dijo el Ministerio. En la ciudad del este de Ucrania "radicales de derecha atacaron a manifestantes pacíficos", señaló. La violencia con un muerto muestra que el gobierno ucraniano no controla la situación, dijo Rusia.

Tensa calma. Mientras tanto, el ambiente en la capital de la península de Crimea, Simferópol, sigue siendo tenso pero tranquilo. El gobierno prorruso advirtió sobre el peligro de que haya provocaciones durante el referendo, que muchos tártaros boicotearán. El viceprimer ministro de Crimea, Rustam Temirgaliyev, anunció el cierre parcial de los accesos a la península ante el peligro de ataques por parte de nacionalistas ucranianos, así como la cancelación de vuelos a Kiev, la capital de Ucrania. Además Rusia pidió a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (Osce) que envíe observadores al plebiscito. Hace poco unidades rusas negaron el acceso a Ucrania a una misión militar de la Osce.

Por otra parte la ONU desplegó un equipo de observadores en Ucrania para investigar eventuales violaciones de los derechos humanos en el país. "Estoy gravemente preocupado por la situación en Crimea, donde parece no imperar la ley en estos momentos y donde se da un drástico deterioro de la protección de derechos humanos", dijo Ivan Simonovic, secretario general adjunto de la ONU para los Derechos Humanos, en Kiev. Aunque Simonovic no pudo entrar a Crimea durante su viaje, afirmó que recibió relatos creíbles de detenciones arbitrarias, tortura, acoso a periodistas y desaparición de activistas.

Eventuales sanciones. Por otro lado, Lavrov advirtió sobre eventuales sanciones estadounidenses y europeas contra Rusia: Nuestros socios entienden que las sanciones son un instrumento contraproductivo y que realmente no facilitarán los intereses comunes". La Unión Europea (UE) debatirá el lunes sobre eventuales sanciones contra Rusia y podría aprobarse bloqueos de cuenta y prohibiciones de viaje. Sin embargo, los Estados miembro aún no recibieron las listas de los eventualmente afectados por las sanciones, según se supo ayer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS