Edición Impresa

EEUU y Cuba rompen el hielo y hacen gestos no vistos en 50 años

Obama: "Estoy preparado para tratar con el gobierno cubano un amplio abanico de temas" Raúl: "Estamos dispuestos a discutir derechos humanos, libertad de prensa, presos políticos".

Sábado 18 de Abril de 2009

Puerto España. — La esperada Cumbre de las Américas en esta capital de Trinidad y Tobago se inició con señales recíprocas de deshielo entre Estados Unidos y Cuba. La Habana no participa del encuentro. Los presidentes de los dos países se intercambiaron mensajes inusualmente francos sobre sus deseos de revivir una relación congelada por medio siglo de Guerra Fría. Washington, sin embargo, exige reciprocidad al régimen cubano, luego de habilitar el lunes pasado los viajes de cubano-americanos y el envío de remesas a la isla. Anoche Barack Obama propuso "un nuevo comienzo" con Cuba. Y La Habana prometió por boca de su presidente Raúl Castro una inédita apertura en materia de presos políticos y derechos humanos. Ahora falta comprobar si estas promesas se concretan, pero el hecho es que semejantes gestos mutuos no se veían desde 1961, cuando se rompieron relaciones entre ambos lados del Estrecho de Florida. En otro gesto impensado hasta hace poco, Barack Obama se saludó afablemente con el venezolano Hugo Chávez, el principal aliado de Cuba, quien le dijo: "Quiero ser tu amigo".

Obama dijo en su discurso inaugural que su país busca discutir con Cuba "un amplio abanico de temas. Estados Unidos busca un nuevo comienzo con Cuba. Sé que tenemos por delante un largo camino para superar décadas de desconfianza, pero hay medidas cruciales que podemos tomar de cara a un nuevo día", subrayó el estadounidense ante los 33 jefes de Estado y gobierno del continente americano y el Caribe. "Estoy preparado para que mi administración trate con el gobierno cubano un amplio abanico de temas, desde los derechos humanos, la libertad de expresión y la reforma democrática hasta drogas, migración y asuntos económicos", añadió Obama. En otro párrafo agregó: "Dejen que sea claro: no quiero hablar por hablar. Pero creo que podemos mover las relaciones entre Estados Unidos y Cuba en una nueva dirección". Y recordó que esta semana cambió una política hacia Cuba "que ha fracasado en su objetivo de lograr libertad u oportunidades para el pueblo cubano".

Mueven ustedes. El presidente estadounidense había advertido el jueves que a La Habana le corresponde el próximo paso, después del gesto de Washington de remover las restricciones que cierran Cuba a los estadounidenses de origen cubano y su dinero. Raúl Castro respondió horas después diciendo que había comunicado al gobierno estadounidense "en privado y en público que estamos dispuestos a discutir todo: derechos humanos, libertad de prensa, presos políticos". Desde la cumbre del Alba en Venezuela, Castro dijo que podría hablar con Estados Unidos de muchos asuntos y admitió que "podríamos estar equivocados; somos seres humanos". Fue el lenguaje más conciliatorio que Castro o su hermano Fidel —quien le entregó la presidencia hace un año después de caer enfermo— han usado con un gobierno estadounidense desde que se rompieron relaciones bajo la presidencia de Dwight Eisenhower, el 3 de enero de 1961.

Raúl Castro sostuvo que estaría dispuesto a discutir "de todo" con Obama. Pero los funcionarios cubanos tradicionalmente han rechazado toda noción de que pudiesen discutir de derechos humanos o prisioneros políticos con los estadounidenses. Castró exhortó en cambio a Estados Unidos a poner en libertad a cinco cubanos condenados por espionaje y ofreció poner en libertad prisioneros políticos. "Si quieren la libertad de esos presos políticos, en los cuales cuentan unos terroristas confesos, suelten a nuestros prisioneros y les mandamos para allá con familia y todo lo que quieran esos llamados disidentes y patriotas", acotó Castro.

Hillary lo dijo. Ayer, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo, en referencia a la apertura de Raúl: "Estamos evaluando muy seriamente ésto y consideraremos cómo responder", para agregar: "Pero esperamos que Cuba corresponda. Nos gustaría ver que Cuba abra su sociedad, libere presos políticos, se abra a opiniones y medios externos, que tenga el tipo de sociedad que todos sabemos mejoraría las oportunidades del pueblo cubano y su nación", comentó la jefa de la diplomacia estadounidense.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS