Edición Impresa

EEUU: un gobernador en apuros por juego sucio

Uno de los políticos republicanos con mayores posibilidades de convertirse en candidato presidencial de Estados Unidos en 2016, el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, despidió a...

Viernes 10 de Enero de 2014

Uno de los políticos republicanos con mayores posibilidades de convertirse en candidato presidencial de Estados Unidos en 2016, el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, despidió a algunos de sus principales funcionarios en el marco de un escándalo que podría dificultar su ascenso político nacional.

Christie, un republicano moderado que entra en la competencia presidencial del partido para 2016, anunció en una rueda de prensa retransmitida en directo por las cadenas nacionales el despido "inmediato" de su vicejefa de gabinete, Bridget Anne Kelly. La hasta ahora estrecha colaboradora de Christie es considerada la principal responsable de haber ordenado el cierre de varios carriles de uno de los principales puentes del país, el que une Nueva Jersey con Manhattan. El enorme embotellamiento que esto causó en la ciudad de Fort Lee fue una "vendetta" política contra el alcalde demócrata de esta ciudad, Mark J. Sokolich, quien no apoyó la reelección de Christie el año pasado. Los cierres provocaron grandes embotellamientos durante cuatro días y se inició una investigación sobre el asunto.

Christie informó que despidió Bridget Anne Kelly "porque me mintió". Kelly es la baja más reciente en un escándalo creciente que amenaza con afectar el segundo período de gobierno de Christie y su probable postulación a la presidencia en 2016. Los documentos publicados por la prensa muestran que Kelly organizó los embotellamientos contra Sokolich. Los mensajes publicados no implican directamente al gobernador, pero sí contradicen sus afirmaciones de que los cierres de carriles no eran una medida punitiva y que su personal no estaba involucrado. Christie reconoció ayer que eso era falso. Aseguró que él "no estaba al tanto ni involucrado en el asunto, ni en su planeamiento ni ejecución" y se sintió sorprendido por la "estupidez abyecta que se demostró" al armar semejante maniobra.

"Que haya problemas".Associated Press y otras organizaciones noticiosas obtuvieron el miércoles correos electrónicos y mensajes de texto, de la investigación sobre los cierres de carriles. "Es hora de que haya problemas con el tránsito en Fort Lee", escribió Kelly en un mensaje a David Wildstein, un alto funcionario designado por Christie en la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey. "Entendido", respondió Wildstein. Unas semanas después ordenó el cierre de dos de los tres carriles que conectan Fort Lee con el puente por donde fluye la enorme circulación vehicular entre el estado de Nueva Jersey y la ciudad de Nueva York. Como era previsible, los embotellamientos fueron mayúsculos.

"En última instancia, soy responsable de lo que pasa, de lo bueno y de lo malo, y cuando se cometen errores debo asumirlo y hacer lo que sea necesario para remediarlo", declaró Christie en una rueda de prensa de más de una hora retransmitida en directo y sin interrupciones por las principales cadenas televisivas del país.

Sin dudas el escándalo dañará la imagen de Christie como un republicano dispuesto a trabajar con la oposición demócrata, tal como hizo con el presidente Barack Obama en 2012 ante la devastación que provocó el huracán Sandy. En ese momento y pese a que la competencia presidencial en la que el presidente buscaba la reelección estaba en su punto álgido, Christie no dudó en pasearse con Obama por las zonas más golpeadas. Ahora este escándalo retrata a Christie como un político vengativo que ordena acciones de castigo contra los que se le oponen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS