Edición Impresa

EEUU tiene el peor rojo fiscal desde la II Guerra Mundial

El déficit presupuestario de Estados Unidos podría dispararse a 1,186 billón (miles de millones) de dólares en 2009, anunció ayer la oficina de presupuesto del Congreso, en lo que sería un abierto desafío para la gestión del presidente electo Barack Obama, quien asume en dos semanas.

Jueves 08 de Enero de 2009

El déficit presupuestario de Estados Unidos podría dispararse a 1,186 billón (miles de millones) de dólares en 2009, anunció ayer la oficina de presupuesto del Congreso, en lo que sería un abierto desafío para la gestión del presidente electo Barack Obama, quien asume en dos semanas.

El déficit caería a 703.000 millones de dólares en el ejercicio fiscal 2010, que comienza el 1º de octubre de 2009, a medida que la recesión comienza a ceder en la segunda mitad del año, dijo la dependencia, conocida por sus siglas en inglés de CBO.

No obstante, la brecha presupuestaria para ambos años posiblemente sea significativamente mayor, dado que Washington se prepara para propinar un golpe a su economía con un vasto paquete de estímulo, que está centrado en una fuerte rebaja de impuestos.

"La CBO anticipa que la actual recesión, que comenzó en diciembre de 2007, durará hasta el segundo semestre del 2009, convirtiéndose en la recesión más larga desde la Segunda Guerra Mundial", dijo la dependencia.

La CBO pronosticó que la economía se contraería un 2,2 por ciento en el 2009 y un crecimiento de 1,5 por ciento para el 2010. Además, estimó que la tasa de desempleo seguirá subiendo, alcanzando un 8,3 por ciento en el 2009 y 9 por ciento en 2010.

Obama dijo el martes que espera déficit de alrededor de un billón de dólares en los próximos años, lo que lo obligaría a tomar decisiones difíciles desde el punto de vista presupuestario cuando asuma sus funciones el 20 de enero.

Nefasto epitafio. El presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, el demócrata John Spratt, dijo que el nuevo pronóstico del déficit de la CBO representaba "un nefasto epitafio para el gobierno de Bush", recordando los superávit presupuestarios que heredó de Bill Clinton.

Si bien señaló que respalda al gasto de dinero para tratar de sacar al país de la recesión económica, Spratt sostuvo: "Debemos tratar de minimizar el impacto sobre el presupuesto en el mediano y largo plazo".

Tras conocerse el rojo fiscal de EEUU, los mercados bursátiles reaccionaron con bajas generalizadas en todos los índices.

Los enormes déficit presupuestarios previstos marcan un aumento sustancial respecto de la brecha de 445.000 millones de dólares registrada el año pasado, que también alcanzó un récord. Además, las previsiones no tienen en cuenta un plan de estímulo económico que Obama y el Congreso considerarán durante el próximo mes, que podría totalizar 775.000 millones de dólares o más en dos años.

Por otra parte, el presidente de la Reserva Federal de Kansas, Thomas Hoenig, reafirmó los pronósticos pesimistas. Señaló que la economía de EEUU se contraería hasta mediados de 2009 y las señales de una posible recuperación aparecerían hacia el tercer trimestre.

El funcionario dijo que la extraordinaria intervención de la Fed en la economía es necesaria para estimular la actividad, pero que conlleva riesgos. "La Reserva Federal debe ahora administrar su hoja de balances, de manera que no sólo coloque liquidez en la economía, sino también en una manera que no socave el funcionamiento de largo plazo de los mercados", afirmó Hoenig.

El panorama de la economía, con las pérdidas financieras, el retraimiento del consumo y la declinación en los mercados inmobiliarios, será "sombrío" durante por lo menos la primera mitad del año, dijo. No obstante, una baja en los precios del petróleo y la eventual estabilización de los mercados inmobiliarios y financieros deberían respaldar la recuperación, agregó.

Críticas de China. Con estos pronósticos, el gobierno de China salió a criticar duramente el manejo de la economía de EEUU y consideró que los países en desarrollo sirvieron como "parabrisas" de un país azotado por la debacle económica, y aun así, Estados Unidos los culpa por un problema causado por sus propias políticas, según dijo la prensa estatal china.

Dos punzantes comentarios de la agencia oficial de prensa Xinhua acusaron a funcionarios de EEUU de confundir causa y efecto, e intentar evadir la responsabilidad.

"Una visión extraña surgió en algunos círculos económicos y del gobierno de EEUU, que dice que los altos montos de ahorro en mercados emergentes como China y en países exportadores de petróleo sembraron las semillas de una burbuja en el crédito global", señaló uno de los comentarios. "Tal argumento es tanto irresponsable como insostenible", agregó la nota.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario