Edición Impresa

EEUU presentó pruebas contra Assad y dijo que lanzará una breve ofensiva

Tambores de guerra. El presidente Brack Obama afirmó que el mundo no debe dejar pasar el crimen. Prometió una respuesta militar "limitada", sin tropas de tierra.

Sábado 31 de Agosto de 2013

Estados Unidos dejó claro que tomará medidas militares contra el régimen sirio de Bashar Assad por haber lanzado un "brutal y flagrante" ataque con armas químicas que, según Washington, causó la muerte de más de 1.400 personas en los suburbios de Damasco el pasado 21 de agosto. El gobierno de Barack Obama presentó un informe con pruebas "claras y convincentes" sobre la culpabilidad de Assad en este crimen de guerra. Obama dejó así abierto el camino a un inminente ataque contra instalaciones militares en Siria. El régimen de Damasco reaccionó calificando como "mentiras" las afirmaciones de Washington, que recibió el respaldo de Francia y Alemania.

"No podemos aceptar un mundo en que civiles, mujeres y niños inocentes sean envenenados con gases en una escala terrible", declaró el presidente Barack Obama en la Casa Blanca. Agregó que Estados Unidos todavía estaba planificando una respuesta militar "limitada, estrecha", que no involucrará "soldados en el terreno", ni un cronograma sin fecha de terminación de las operaciones. "El mundo tiene la obligación de asegurar que mantenemos la prohibición contra el uso de armas químicas", subrayó Obama.

Cansancio de la guerra. Es que ante lo ocurrido en Siria el mundo está ante un desafío. "Mucha gente piensa que se debería hacer algo, pero nadie quiere hacerlo", señaló Obama. Pero la comunidad internacional no debe quedar "paralizada" por el uso de gas venenoso en Damasco, a pesar del "cansancio de la guerra" y la "tentación" de dejar que otros se hagan cargo del gravísimo episodio, recalcó. Estas palabras iban dirigidas a los estadounidenses, cansados de las guerras en Irak y Afganistán. Las armas usadas en Damasco podrían un día ser usadas "contra nosotros", explicó Obama.

Poco antes, el secretario de Estado John Kerry, declaró que es esencial impedir que Siria quede impune por el ataque, y así enviar una señal para cualquiera que en el futuro piense emplear armas químicas. "La historia nos juzgará de una forma extraordinariamente severa si hacemos la vista gorda ante el uso de armas de destrucción masiva por parte de un dictador", sostuvo Kerry al presentar un informe de los servicios secretos con las pruebas que recabaron sobre el ataque del 21 de agosto en suburbios de Damasco (ver aparte). Kerry consideró que el informe tenía evidencias "claras y convincentes" sobre la responsabilidad del régimen de Assad en el ataque químico. "Lean ustedes la evidencia de miles de fuentes", comentó. "Si un rufián y asesino como Assad puede envenenar con gas a miles de civiles de su propio pueblo con impunidad", establecería un mal ejemplo para Irán, Hezbolá y Norcorea, advirtió Kerry.

Respaldo francés.Francia confirmó su apoyo a una respuesta militar contra las fuerzas de Assad. El presidente francés, François Hollande, se comunicó telefónicamente con su homólogo estadounidense y le dijo que compartía la información del informe publicado en Washington. Hollande y Obama "comparten la certeza sobre la naturaleza química del ataque y sobre la indudable responsabilidad del régimen" sirio, indicó el Palacio del Elíseo. "Francia no dejará impune este crimen y siente la misma determinación que Obama", indicaron fuentes del entorno de Hollande. Alemania, en tanto, consideró "plausibles" las pruebas presentadas por Washington. "Los argumentos presentados por el secretario de Estado John Kerry tienen un gran peso. Y van en clara dirección del régimen de Assad", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle. "Son plausibles. Todos deberían tomarlas en serio", advirtió Westerwelle, al tiempo que recalcó que Alemania continuará en contacto estrecho con sus aliados para lograr una respuesta consensuada de la comunidad internacional sobre Siria.

En contraste, Rusia calificó de "inaceptables" las declaraciones de Obama. "Las declaraciones pronunciadas en Washington con amenazas de emplear la fuerza contra Siria son inaceptables", afirmó el portavoz de la diplomacia rusa, Alexander Lukashévich. El portavoz destacó que las amenazas de atacar Siria se producen cuando aún habría "ausencia de pruebas" que demuestren el uso de armas químicas contra la población por las tropas sirias. El ministerio de Relaciones Exteriores de Siria dijo que las acusaciones de Kerry eran un "intento desesperado" para justificar una agresión y negó los cargos sobre uso de gas contra sus propios civiles.

El hecho es que las declaraciones de Obama y Kerry dejaron abierto el camino a un ataque estadounidense, pese a la votación negativa del jueves del Parlamento británico, que dejó a Washington sin su mayor aliado militar.

Sin esperar a la ONU. Kerry también dijo que "no esperarán" a la presentación del informe de los inspectores de la ONU, que actualmente se hallan en Damasco recabando pruebas. La presentación del informe tardaría al menos dos semanas, según fuentes de la ONU. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reclamó esperar ese informe decisivo. Pero para Washington las pruebas que ya posee son suficientes. Además, el Consejo de Seguridad, donde China y Rusia tienen poder de veto, nunca autorizará una intervención. Rusia y China ya vetaron dos veces resoluciones del Consejo que condenaban al régimen sirio.

El momento del ataque de EEUU no estaba claro, pero es poco probable que ocurra antes de que los expertos de la ONU dejen Siria, cosa que tienen prevista hacer hoy. Hasta ayer los técnicos realizaron salidas a las zonas que sufrieron el ataque químico. El equipo había llegado el 18 de agosto, luego de negociar con Assad, para investigar tres casos anteriores. Assad se negó durante cinco días a permitir que el equipo investigara el ataque del día 21, lapso que habría permitido la destrucción de evidencias. Además, la zona afectada fue atacada por el ejército con artillería, lo que habría buscado eliminar rastros químicos.

Masacre impune

1.429

Son las víctimas del ataque químico en zonas rebeldes, según EEUU 426 eran niños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS