Edición Impresa

EEUU: Muy lentamente, republicanos y demócratas negocian un acuerdo

Un influyente senador republicano diseña un plan que podría desbloquear la peligrosa situación actual. La Casa Blanca y los republicanos del Congreso liman diferencias para reabrir el gobierno y frenar el default en ciernes.  

Martes 08 de Octubre de 2013

La Casa Blanca y el Congreso de Estados Unidos intensificaron esfuerzos de última hora por hallar una salida a la actual crisis fiscal que mantiene cerrado a una gran parte del aparato federal, mientras el fantasma de un default de la deuda se acerca sin solución a la vista. Pero sobre este punto el presidente Barack Obama dijo que aceptaría un incremento de corto plazo en el techo o límite de endeudamiento del país. EEUU está arribando al actual límite, de 16,7 billones de dólares, que sólo puede ser elevado por el Congreso.

Un asesor dijo que el influyente senador republicano Rob Portman prepara un plan para recortar el gasto federal y reformar el código impositivo del país como parte de un acuerdo más amplio para reabrir las agencias del gobierno federal y a la vez elevar el techo de la deuda, a fin de evitar una cesación de pagos a partir del 17 de octubre.

Sin embargo, ya en la segunda semana del cierre parcial del gobierno y a sólo 10 días de la fecha crítica para aumentar el techo de la deuda, no había grandes avances a la vista. Aunque la iniciativa de Portman podría o no ganar impulso, la mayoría de los legisladores cree que un acuerdo como este sobre el presupuesto será necesario para finalizar con el actual punto muerto.

Los demócratas y Obama intensificaron sus críticas sobre el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, por negarse a programar una votación sobre tablas sobre un proyecto que no esté ligado con ninguna medida sobre recorte de gasto para financiar al gobierno y terminar con el cierre.”Si los republicanos y el presidente de la Cámara Boehner dicen que no existen demasiados votos, deberían probarlo”, desafió ayer Obama.

El vocero de prensa de Obama, Jay Carney, dijo que el presidente estaría dispuesto a aceptar un incremento de corto plazo del límite de deuda para poder superar la crisis del 17 de octubre, cuando el gobierno federal alcanzará su techo de deuda de 16,7 billones de dólares. Este ha crecido constantemente en los últimos años. Carney aseguró que aunque la Casa Blanca preferiría elevar el techo de deuda por un año “nunca hemos declarado y no estamos diciendo hoy que el techo de la deuda debería ser de un período en particular”.

El último gran enfrentamiento sobre el límite de la deuda, en agosto del 2011, terminó con un acuerdo de última hora bajo presión de mercados golpeados y advertencias de una catástrofe económica si se permitía que ocurriera una cesación de pagos. En ese momento el techo se ubicaba en 14,4 billones, lo que da una idea del ritmo de crecimiento de la deuda pública, empujada por los abultados déficit fiscales.

“Obamacare”. Obama aseguró que está abierto a negociaciones sobre su plan de salud, que fue el que tomaron los republicanos como prenda de negociación o incluso de extorsión, según muchos analistas, al condicionar la aprobación de fondos federales a su postergación. El así llamado “Obamacare” entró en vigencia el martes pasado, al mismo tiempo que comenzaba el cierre forzado de parte del las dependencias federales. La apertura de Obama sobre su plan de salud está sin embargo condicionada a que se hará solo después que el Congreso apruebe las medidas necesarias para finalizar con el cierre y elevar el techo de la deuda.

“Apenas eso pase estoy ansioso y listo para negociar con los republicanos sobre un amplio rango de temas: ¿Cómo creamos más empleos?, ¿Cómo reforzamos la economía?, ¿Cómo impulsamos la manufactura¿”, enumeró Obama. “Estoy feliz de hablar de la salud, feliz de hablar sobre la política energética, sobre cómo enfrentamos nuestra situación fiscal a largo plazo”, agregó.

Obama ha sido particularmente resistente a cualquier manipulación sobre su reforma de salud, que ha experimentado una serie de problemas en su desarrollo. De hecho, entró en vigencia ahora con tres años de retraso respecto a su promulgación por el presidente, debido a que los republicanos se negaron a aprobar fondos para el nuevo servicio, destinado a los más pobres. Los republicanos conservadores de la Cámara baja se han resistido a financiar al gobierno hasta que consigan concesiones de Obama que retrasen o resten fondos a su Obamacare.

Un asesor republicano del Senado, que pidió no ser identificado, dijo que las propuestas de Portman estaban en sus primeras etapas, pero que contenía elementos que podrían ser aceptables para ambos. Bajo la propuesta, Obama obtendría financiamiento para el año fiscal completo, en vez de una ley de gasto de corto plazo que tendría que ser renegociada en noviembre o diciembre próximos. Los republicanos obtendrían mantener los estrictos recortes de gastos a nivel general que ya existen en la actualidad y que muchos demócratas e incluso algunos republicanos de centro, desean eliminar. Además, el paquete fiscal contendría 600.000 millones de dólares en ahorros que ya han sido propuestos por Obama ante el Congreso.

La pieza restante del rompecabezas sería instruir al comité del Congreso que redacta las leyes para que prepare una legislación para el próximo año y así reformar el código impositivo a fin de que refuerce el crecimiento de la economía estadounidense.

Mercados en alerta. Boehner prometió el domingo no aumentar el límite de endeudamiento sin una “conversación seria” sobre las causas del incremento de los gastos, al tiempo que los demócratas dijeron que el líder republicano es irresponsable y tiene una postura insensata. Por todo esto, ayer los mercados financieros mostraron señales de una creciente ansiedad. El dólar y los mercados globales de acciones cayeron, con el índice Standard & Poor 500 retrocediendo un 0,9 por ciento y el índice Nasdaq cayendo un 1 por ciento.

Las tres mayores agencias calificadoras de riesgo han advertido que la nota soberana de Estados Unidos podría ser rebajada si se alcanza la fecha del 17 de octubre sin un acuerdo, lo que pondría en peligro su capacidad pagar su deuda.

Tigres del Norte

La popular banda mexicana Los Tigres del Norte llegó a Washington, donde hoy será cabeza de cartel de un multitudinario concierto seguido de una manifestación para reclamar al Congreso de Estados Unidos que trate y apruebe la retrasada reforma migratoria. “Vamos a levantar la voz juntos”, prometió el líder de la banda, Jorge Hernández.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS