Edición Impresa

EEUU llamó a Maduro a detener su "campaña de terror" en Venezuela

El mandatario venezolano elogió a los parapoliciales llamados "colectivos", autores de numerosas muertes mediante tiros en la cabeza.

Viernes 14 de Marzo de 2014

Mientras las calles de Venezuela siguen siendo escenario de fuertes protestas y los muertos aumentan, Estados Unidos lanzó su más fuerte advertencia al gobierno chavista de Nicolás Maduro desde que hace algo más de un mes estalló la crisis. El secretario de Estado John Kerry declaró que Washington busca convencer a Maduro de poner fin a la "campaña de terror" contra el pueblo venezolano. Maduro, por su lado, felicitó a los parapoliciales llamados "colectivos". Las protestas se iniciaron a gran escala el pasado 12 de febrero en Caracas, y desde entonces han muerto según cifras oficiales 28 personas, además de 300 heridos y 1.300 detenidos.

"Que los respete". "Estamos intentando encontrar la forma de lograr que el gobierno de Maduro hable con sus ciudadanos, que los trate de forma respetuosa, que ponga fin a esta campaña de terror contra su propio pueblo y que empiece, esperemos, a respetar los derechos humanos", dijo Kerry durante una audiencia en el Congreso. En este sentido, un día después de reconocer que hasta el momento los vecinos de Venezuela no han hecho caso a los llamamientos de Washington, insistió en la necesidad de que los países americanos actúen para detener la violencia en Venezuela. "Es hora de que la OEA (Organización de Estados Americanos) y los vecinos (de Venezuela), los aliados y otras organizaciones internacionales se centren de forma adecuada en Venezuela y le exijan responsabilidades", agregó. El miércoles, en otra audiencia en el Congreso, Kerry había reconocido que hasta ahora no ha tenido éxito en sus intentos de lograr que los vecinos de Venezuela presionen a Caracas para que se abra al diálogo con la oposición. "Hemos estado en contacto con los países vecinos (de Venezuela). Estamos hablando con ellos para intentar lograr algún tipo de iniciativa pero no nos están haciendo especial caso", concedió. Aun así, aseguró que en caso necesario Washington está dispuesto a imponer sanciones a Venezuela. "Estamos preparados, de ser necesario, para invocar la Carta Democrática Interamericana y a implicarnos de forma seria mediante sanciones", señaló. El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Inzulza, aseguró en cambio que la situación "no afecta a la democracia" y por lo tanto no amerita aplicar la Carta Democrática.

Estados Unidos ha realizado en los días pasados grandes esfuerzos por intentar que los vecinos de Venezuela traten de llamar a la moderación al gobierno de Maduro. Este, sin embargo, recibió apoyo de la Unasur en una cumbre de cancilleres sudamericanos en Chile. El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, aprovechó su presencia en la asunción de Michelle Bachelet en Chile para tratar el tema con varios mandatarios de la región. Maduro, sin embargo, no logró su máxima ambición, que era una cumbre de presidentes de Unasur, rechazada por varias naciones. Además, el lenguaje de la declaración de los cancilleres, si bien fue positivo para Caracas, distó de ser un cheque en blanco para Maduro.

En Venezuela, los estudiantes, principales actores de las manifestaciones, condenaron ayer a represión que sufren y denunciaron la enésima violación de sedes universitarias por tropas de la policía militarizada.

Defensa de "colectivos".En tanto, el presidente venezolano defendió a los parapoliciales que participan de la represión. "Este golpe de Estado continuado que ya está derrotado, pero que sigue haciéndole daño al pueblo, ha permitido que los motorizados irrumpan como un actor para el bien de la patria. Ahora ustedes son visibles, ya no serán más estigmatizados. Los motorizados actuarán haciendo la paz y en este momento están derrotando un golpe de Estado", sostuvo Maduro. Casi todos los manifestantes que han muerto por tiros en la cabeza han sido víctimas de estos grupos. Los últimos dos casos se dieron el miércoles en la ciudad de Valencia. El presidente anunció que seis personas fueron detenidas en esta ciudad y que fueron incautadas armas y explosivos. Tres personas murieron el miércoles en esa ciudad, llevando la cifra oficial de fallecidos a 28 desde el estallido de las protestas el 12 de febrero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS