Edición Impresa

EEUU: balearon a dos policías en una marcha contra el racismo

Ocurrió en Ferguson, escenario desde junio de violentos disturbios por la muerte a tiros de un joven negro en manos de un oficial blanco.

Jueves 12 de Marzo de 2015

Dos agentes de policía fueron baleados ayer de madrugada ante la comisaría en Ferguson, Missouri, donde una multitud se había reunido para festejar la dimisión del impopular jefe de policía de la ciudad, Thomas Jackson. Los disparos se hicieron cuando la manifestación comenzaba a disolverse. El jefe de la policía del condado St. Louis, Jon Belmar, dijo que uno de los oficiales, de 32 años, recibió un disparo en el rostro debajo del ojo derecho y la bala se alojó detrás de su oído, mientras que otro de 41 años procedente del condado de Saint Louis resultó herido en el hombro y la bala salió por la espalda. En la mañana de ayer ambos fueron dados de alta del hospital, de acuerdo con el vocero de la policía Brian Schellman.
  El destello de los disparos fue detectado a unos 115 metros de distancia de la manifestación en la madrugada del jueves, horas después de que el jefe policial local dimitiera a raíz de un duro reporte del Departamento de Justicia que reveló que su fuerza actuaba con un fuerte sesgo racial, afirmó Belmar en una conferencia de prensa.

Efervescencia social. El ataque contra los policías llega tras meses de disturbios en este suburbio de St. Louis, desencadenados por la muerte en agosto de un adolescente negro desarmado a manos de un agente blanco. La muerte de Michael Brown, de 18 años, convirtió a Ferguson en el centro de un intenso debate nacional por el uso de la fuerza por la policía contra las minorías, especialmente contra los negros, y dio paso a meses de protestas en todo el país.
  El jueves se puso en marcha una operación para hallar a los que dispararon a los dos policías frente a la comisaría central de Ferguson, en el transcurso de una protesta celebrada horas después de la dimisión del jefe policial, Thomas Jackson.
  La agresión se produjo además a menos de tres meses después de que fueran abatidos dos patrulleros en Nueva York el 20 de diciembre, por un hombre que aseguró que quería vengar las muertes de Brown y otro hombre negro desarmado en Nueva York. En ambos casos, la Justicia decidió no presentar cargos criminales contra los agentes implicados.
  El presidente Barack Obama afirmó que “la violencia contra la policía es algo inaceptable”, de acuerdo con un mensaje de la Casa Blanca en Twitter.
  El Departamento de Justicia publico un informe devastador sobre las prácticas cotidianas de la policía de Ferguson, mostrando categóricamente con números la desigualdad del  tratamiento reservado a blancos y negros. La publicación de ese informe promovió una serie de renuncias  incluida la del jefe de la policía de Ferguson, Jackson, una medida que militantes por los derechos civiles exigían desde el año pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario