Edición Impresa

Economistas advierten que hay que frenar la pérdida de reservas

El persistente goteo de las reservas internacionales del Banco Central genera preocupación entre los operadores económicos y sería uno de los principales frentes que buscaría resolver la...

Jueves 14 de Noviembre de 2013

El persistente goteo de las reservas internacionales del Banco Central genera preocupación entre los operadores económicos y sería uno de los principales frentes que buscaría resolver la presidenta Cristina Kirchner en su regreso a la actividad la semana próxima. Analistas financieros cercanos y críticos del gobierno coincidieron en que este drenaje, que acumula pérdidas por más de 10.000 millones de dólares en lo que va del año, demanda una atención urgente de parte de la Casa Rosada.

El Banco Central sufrió ayer una caída de 113 millones de dólares en el volumen de sus reservas, que quedaron en 32.598 millones, según información oficial. De esta manera, en sólo dos días, la autoridad monetaria perdió 453 millones de dólares y el monto total de reservas se encuentra en el nivel más bajo desde enero de 2007. En lo que va del año, los recursos atesorados en el Central sufrieron una caída de 10.692 millones de dólares.

"La caída de las reservas es el principal problema de la economía en la actualidad. En la sostenibilidad del proceso económico, la merma de las reservas es el principal riesgo", sostuvo el economista heterodoxo Andrés Asiain.

Asiain, integrante de la Cátedra Nacional de Economía Arturo Jauretche, emparentó el drenaje de las reservas de la autoridad monetaria directamente con el déficit energético y de otros sectores, como el automotriz y el electrónico, que necesitan dólares para pagar compras en el extranjero.

Comentó incluso que "la caída de reservas en un año" equivale a las importaciones de energía que Argentina debe realizar para satisfacer su demanda, tras haber perdido en 2010 su autoabastecimiento.

El economista Miguel Angel Broda, por su parte, advirtió que los riesgos de crisis aumentaron frente a la aceleración de la caída de las reservas y el desequilibrio fiscal. Sostuvo que "economistas de muy diferente cejo ideológico reconocieron la crisis del sector externo", después de que las arcas del Banco Central perdieran u$s 20.000 millones "desde el pico de enero 2011".

En este contexto, vaticinó "medidas parciales como encarecer el turismo o algunas importaciones", una vez que la presidenta regrese a la acción tras reponerse de su operación. "Podemos disminuir la sangría en un contexto de cepo", agregó, aunque planteó que el gobierno "no ha mostrado ningún esfuerzo de moderar el gasto".

El economista pronosticó una "extraordinaria expansión monetaria en los próximos 60 días, que va a tener efectos sobre la tasa de inflación y la brecha cambiaria".

Broda dijo que espera que la Casa Rosada anuncie "decisiones para disminuir la caída de reservas, pero no para enderezar la dinámica fiscal terriblemente preocupante para evitar una crisis macroeconómica".

El economista consideró, además, que "el gobierno va a tener que adoptar políticas económicas contra el ADN nacional y popular para evitar la evaporación de su poder político", después de los magros resultados que obtuvo el kirchnerismo en las elecciones legislativas del 27 de octubre último.

Para Asiain, si en el mediano término el gobierno de Cristina logra transformar la dinámica de la industria hidrocarburífera, de la mano de un incremento en la producción doméstica, y de los sectores automotriz y electrónico, es posible "aliviar" el goteo de las reservas e incluso revertir del drenaje.

Mientras tanto, en el corto plazo, la administración nacional también podría establecer un monto máximo para las compras en el extranjero con tarjetas de crédito emitidas en el país e incluso aumentar el recargo del 20 por ciento que se aplica a ese tipo de transacciones comerciales "fuera de los países de la zona limítrofe sobre todo", consideró.

Además, planteó Asiain, el gobierno podría fortalecer las reservas del Banco Central quitando el velo de "ilegalidad" al dolar "blue" y permitiendo que las operaciones que se realizan habitualmente en "cuevas" se concreten en casas de cambio oficiales, sobre todo para capitalizar las divisas que ingresan al país de la mano de turistas, especialmente, de países limítrofes.

Cotización blue

El ex ministro de Economía, José Luis Machinea, aseguró que la cotización del dólar paralelo "es exagerada" y cuestionó la falta de una "política antiinflacionaria". Para el ex funcionario de la Alianza se trata de un mercado muy pequeño, aunque reconoció que "es un termómetro, que evidencia que hay problemas de confianza".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS