El Mundo

Duro cruce de Lacalle Pou a Maduro y a Díaz Canel en la cumbre de la Celac

En el encuentro en México, el mandatario uruguayo acusó a sus colegas de Venezuela y Cuba de no respetar las libertades y citó una canción: "Que no siga corriendo la sangre"

Sábado 18 de Septiembre de 2021

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, citó este sábado una canción nacida durante las protestas en La Habana para responderle a su par cubano Miguel Díaz Canel, en el marco de la sexta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en México.

“En mi país, por suerte, la oposición puede juntar firmas; por suerte, tiene resortes democráticos para quejarse. Esa es la gran diferencia con el régimen cubano”, dijo el mandatario uruguayo para a continuación citar un fragmento de la canción “Patria y Vida”, interpretada por los raperos cubanos Yotuel Romero, Descemer Bueno, Maykel Osorbo, que se convirtió en un himno de protesta contra el régimen que gobierna la isla caribeña: “Que no siga corriendo la sangre por querer pensar diferente. Quién le dijo que Cuba es de ustedes, si mi Cuba es de toda mi gente”, citó y finalizó con un simple “muchas gracias”.

En el mismo ámbito, Lacalle Pou cruzó también al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuya presencia convulsionó el encuentro. El presidente uruguayo afirmó que participar en la cumbre de la Celac no significaba ser “complaciente” con países donde “no hay una democracia plena”, en referencia a Venezuela y Nicaragua, en donde, según dijo, “se utiliza el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcelan opositores”.

Con “voz tranquila pero firme debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela”, subrayó Lacalle ante sus colegas sobre denuncias de violaciones de los derechos humanos en esos países.

En ese contexto, el presidente cubano, Miguel Díaz Canel, salió en defensa de Maduro y condenó una vez más las sanciones económicas de Estados Unidos contra Caracas y La Habana.

unnamed (18).jpg

El presidente del Paraguay, Mario Abdo Benítez, también cuestionó la presencia de Maduro, a quien al ver que estaba sentado en uno de los extremos de la sala, dijo: “Mi presencia en esta cumbre en ningún sentido ni circunstancia representa un reconocimiento al gobierno del señor Nicolás Maduro. No hay ningún cambio de postura de mi gobierno, y creo que es de caballeros decirlo de frente”. Y agregó: “No hay otro camino que no sea la democracia”.

Al responder a los cuestionamientos, Maduro afirmó que “debemos pasar la página del divisionismo que se insertó en América Latina, del acoso a la revolución bolivariana y ahora del acoso incesante de la revolución cubana y de la revolución nicaragüense. Ese no es el camino”.

NTE7MKM4DVHBJPSYZ6FAXHFHCM.jpg

Maduro, quien arribó al palacio de gobierno manejando un vehículo oficial, pidió apoyo a todos los países de América Latina y el Caribe para seguir adelante con los diálogos que mantiene su gobierno con la oposición venezolana bajo la mediación de Noruega, e invitó a sus colegas de la Celac a que vayan a observar las elecciones de noviembre para “que vean al ’dictador’ Maduro cómo convoca la elección número 29”.

“Venezuela está lista para debatir sobre democracia. con respeto, sin exclusiones”, expresó el gobernante.

Faltó Argentina

El presidente argentino Alberto Fernández consideraba la cumbre de presidentes de la Celac en México como una de sus acciones diplomáticas más importantes de los últimos meses. En medio de la crisis en su gabinete, Fernández decidió no viajar y envió en su representación al hasta el viernes canciller Felipe Solá. Sin embargo, desplazó a Solá cuando estaba en vuelo y no había aterrizado en la capital mexicana.

De esa manera, Argentina se quedó sin presencia en el encuentro en el que se dio un duro debate entre otros mandatarios por las libertades y vida democrática en Venezuela y Cuba.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario