Edición Impresa

Duendes venció a Jockey y se consagró tetracampeón del Torneo Regional del Litoral

El oficio, la paciencia y una definición letal fueron las claves para que el verdinegro cantara victoria y, de yapa, estirara a trece años la sequía que sufre su clásico adversario.

Domingo 18 de Agosto de 2013

El Fantasma de Las Delicias prolongó su reinado. Ayer venció a Jockey Club por 36-10 y se adjudicó el octavo título en el Regional del Litoral, el cuarto consecutivo. El oficio, la paciencia y una definición letal fueron las claves para que el verdinegro cantara victoria y, de yapa, estirara a trece años la sequía que sufre su clásico adversario.

Más allá de lo pueda indicar el marcador final, a Duendes no le resultó sencillo dar la vuelta olímpica en su casa. Jockey fue un digno rival pero la inexperiencia de sus hombres lo privó del festejo.

El verdiblanco hizo el gasto en el primer tiempo pero no logró plasmar en los números lo que insinuaba en el campo de juego. Dominó en las formaciones fijas y ganaba los rucks con llamativa facilidad pero nunca logró desprenderse en el marcador más allá de que se mostró enchufadísimo y con una vocación ofensiva, por momentos vehemente, pocas veces vista en este torneo.

Utilizando el pie de su apertura, siempre colocado lejos de la zona de contacto, Jockey manejó los tiempos del partido ante un Duendes que lució impreciso, cometiendo muchos errores de manejo. Teniendo poco la pelota y con chances mínimas, logró equilibrar más o menos la balanza y el parcial terminó 10-6 favorable a la visita.

En el arranque del complemento, Jockey salió como una tromba, pero la defensa verdinegra se encargó de bajarle los decibeles. Crespi malogró dos penales desde posiciones factibles y el Fantasma empezó a agigantar su figura. El partido se convirtió en una lucha sin cuartel y empezaron a volar las tarjetas amarillas. En ese contexto, Duendes supo manejar la paciencia, aparecieron los hombres y cuando pudo dar rienda suelta a su juego le dio la estocada final al equipo de Fisherton.

Miralles empezó a marcar el rumbo con dos penales que dieron vuelta la historia. Jockey acusó el golpe y Duendes, en plena levantada, fue por más, a tal punto que en los últimos diez minutos, el defensor del título sacó a relucir su chapa y literalmente liquidó a su rival con los tries de Guido Randisi y Santiago Araujo.

Así el partido se destrabó pero al tetracampeón le quedaban aún unos cartuchos. Santiago Araujo embocó un drop y cuando el partido terminaba Simón Boffelli le puso el broche de oro. Y lo que había comenzado como una ráfaga terminó siendo un tsunami, con un Duendes incontenible e impiadoso que sólo aflojó cuando tuvo que dar la merecida vuelta olímpica, la que lo marcaba, una vez más, como el mejor equipo de la región.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS