Edición Impresa

Duendes no jugó en su mejor nivel, pero con oficio logró vencer a Logaritmo

Es que el verdinegro, sin jugar bien, se impuso 33-10 (5-0) en la segunda fecha de la Zona Campeonato del Regional

Domingo 30 de Junio de 2013

El oficio de Duendes y el desequilibrio individual de alguno de sus hombres pudo más que el sacrificio y la actitud de un aguerrido Logaritmo. Es que el verdinegro, sin jugar bien, se impuso 33-10 (5-0) en la segunda fecha de la Zona Campeonato del Regional, logrando una diferencia clara en un marcador que no reflejó a ciencia cierta lo que pasó dentro del campo de juego, ya que el partido fue muy parejo.

   Es que el dueño de casa mostró quizás la imagen más deslucida de la temporada, cometiendo errores inusuales en la toma de decisiones y fundamentalmente perdiendo muchísimas pelotas en su afán de dar volumen al juego. Las ausencias en el bicampeón del Litoral se notaron más de la cuenta y la gran cantidad de cambios hizo que el equipo no se llegara a ensamblar para desplegar el rugby dinámico, vistoso y efectivo que lo caracteriza. Aún así, con una mochila cargada de falencias, tuvo la virtud de saber pegar en los momentos justos a tal punto que la victoria nunca corrió peligro en sus manos.

   Logaritmo, en tanto, se presentó en Las Delicias con la firme intención de no ser un partenaire y peleó en todos los sectores de la cancha. No se limitó a defender sino que, cuando pudo, atacó con peligro. El partido fue de un ida y vuelta constante, sobre todo en el primer tiempo. En ese parcial, con dos tries por bando (señalaron Resta y Rapuzzi para el local, y Bussi y Córdoba para la visita), la diferencia estuvo en los tres penales de Araujo, que le dieron cierta tranquilidad a Duendes para encarar el segundo tiempo.

   En el arranque del complemento, con el try de Amelong, Duendes empezó a definir el pleito y remató la faena cuando el partido ya terminaba con el segundo try de Rapuzzi, con el que consiguió el punto bonus. En el medio todo fue lucha y un mar de errores por ambos lados, dos cosas que les sacaron brillo a las intenciones que, por cierto, tampoco fueron muchas.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS