Edición Impresa

Duendes lo terminó con un baile

Con un gran repertorio dejó sin argumentos a San Isidro Club y consiguió su tercer triunfo consecutivo en la Zanja.

Domingo 23 de Marzo de 2014

Duendes consiguió ayer en la Zanja su tercera victoria consecutiva ante SIC. En un partido que en la previa prometía un duelo de estilos, el conjunto verdinegro logró imponer su libreto tras un comienzo duditativo y terminó vapuleando a su encumbrado rival por un categórico 42 a 16. El fantasma no dejó dudas, sumó su segundo punto bonus consecutivo y lidera la Zona 2 del Nacional de Clubes en soledad, con 10 puntos.

Los argumentos que puso en cancha el equipo de Hugo Céspedes y Fernando Bilbao fueron insostenibles para el equipo de Boulogne, al que terminó borrando de la cancha. Literalmente. Porque ayer la faena verdinegra terminó en baile.
A Duendes le costó acomodarse en el campo de juego. Demoró casi un cuarto de hora en lo que fue lo mejor de SIC. Pero pasado ese tiempo fue emparejando la balanza y haciendo pesar sus argumentos. Con paciencia y control para ganar en cada metro de la cancha e imprimiendo una buena dinámica en ataque, que dejó a SIC sin argumentos.
Rápidamente supo dejar atrás los minutos más oscuros al convertirse en el verdadero protagonista del duelo. Fue ganando en formaciones clave como el scrum, pero sin embargo donde mayor diferencias sacó fue en la continuidad del juego. Los forwards y los tres cuartos se lucieron de igual forma.
Con mucha presión y tackle, el campeón defensor desnudó las falencias del equipo local que también fallaba y equivocaba los caminos. Con dos penales de Emiliano Boffelli, Duendes emparejó el marcador. Y a partir de ahí, con mucho control de pelota y utilizando varias fases, llegó al primer try de la tarde, el de Rapuzzi, el que marcó un punto de inflexión en el partido. Porque a partir de ahí nada fue igual. Fue todo de Duendes.
En el segundo tiempo se vio lo mejor del campeón del Litoral. A tal punto que a los seis minutos sin Alvaro Fulco, quien fue sancionado con una tarjeta amarilla, siguió mostrando su superioridad. Se dio cuenta de que cuando atacaba lastimaba. Y fue por mucho más.
Los minutos fueron pasando y en la pulseada Duendes parecía más entero. Y de hecho lo estaba. SIC fue presa de sus propios argumentos ya que fue sometido en todas las facetas del juego.
Por eso poco extrañó que el conjunto verdinegro llegará repetidas veces al try desdibujando a su adversario en cada jugada como si se tratara de un entrenamiento.
Así el partido en la Zanja terminó en baile. Al compás del verdinegro, que con sólidos argumentos demostró por qué es el mejor de la Argentina. Por eso está dispuesto a dar gran pelea en la defensa del título.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS