Edición Impresa

Duendes jugará la final del Nacional de Clubes conta CUBA, un duelo de campeones

El verdinegro sacó el partido adelante gracias a su oficio, dejó en el camino a Hindú y ahora se medirá ante CUBA, el último ganador de la Urba, que ayer superó claramente a Jockey.

Domingo 27 de Abril de 2014

En instancias finales, como la que protagonizaron ayer Duendes e Hindú, muchas veces el juego queda de lado y salen a relucir otras virtudes que hacen que un equipo sea verdaderamente grande. El oficio, la paciencia y la convicción, en ese sentido, juegan también su partido. Y ayer en una semifinal muy cerrada, que mantuvo en vilo a la gente hasta el final, Duendes apeló a ella para cantar victoria. Logró cruzar la delgada línea entre el éxito y el fracaso apelando a esa cuota extra que tiene que poner cualquier equipo para sacar un partido adelante. Y lo hizo ante un rival que jugó permanentemente al límite del off side, tratando de ensuciar el juego ante la pasividad de un árbitro que dudó demasiado. Al verdinegro no le sobró nada, es cierto, pero logró imponerse 18-16 y sacar el pasaporte a la final con total justicia.

   Ayer, por primera vez en el torneo, el verdinegro no llegó al try y tuvo que trabajar bastante para superar un rival que lo conoce y mucho. Si bien no logró cruzar la línea de sentencia tuvo varias chances pero no aceleró en los metros finales lo que permitió que la defensa de Hindú se armara sin problemas.

   La lucha de los forwards fue digna de destacar durante todo el partido, ya que la obtención era el primer paso para desarrollar cada uno su juego. Un intercambio de penales fueron los que modificaron el marcador en la primera media hora, signada por el dinamismo y la intensidad. El gran ausente era el try, que recién llegó después de la media hora de juego cuando De la Fuente, maul mediante, estiró las diferencias para la visita. Antes del final Carrió embocó un nuevo penal y Duendes se fue al vestuario perdiendo 9-11, pero sabiendo que podía dar vuelta la historia.

   Y así fue. La puntería de Tomás Carrió fue fundamental para que el campeón del Litoral diera una vuelta de página y después estirara las diferencias, premiando la convicción de un equipo que nunca bajó los brazos. Parecía que el partido estaba liquidado, pero un try de Alvarez puso a los de Don Torcuato a tiro. Díaz Bonilla tuvo en su pie la posibilidad de igualar el marcador pero la conversión salió desviada y el marcador quedó 18-16 a diez del final. De allí hasta el final Duendes fue un tributo al temperamento hasta el final. Pasó Hindú. Ahora el fantasma va por su cuarta corona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS