Edición Impresa

Dos mujeres que desafiaron límites

La exitosa obra vuelve a escena hoy, a las 21.30, en el Teatro Empleados de Comercio. Las actrices Norma Pons y emilia mazer enfrentan el desafío de los protagónicos.

Sábado 11 de Mayo de 2013

Emilia Mazer y Norma Pons asumen el desafío de interpretar a Eva Duarte y a Victoria Ocampo en el clásico “Eva y Victoria”, en una nueva versión de la obra de Mónica Ottino que se estrenará hoy, a las 21.30, en el Teatro Empleados de Comercio, Corrientes 450. Las funciones siguen mañana, a las 20, y el viernes 17, el sábado 25 y el domingo 26. La puesta en escena es de Graciela Dufau y la dirección corre por cuenta de Daniel Cicaré.

   La obra —que se estrenó originalmente en 1992, con China Zorrilla y Luisina Brando—, remite a un encuentro imaginario entre la líder política y la intelectual y escritora, y plantea un debate profundo y cada vez más actual sobre la Argentina. “El centro de la obra es el voto para la mujer, que se dio en 1947”, explicó Norma Pons. “Eva Duarte peleaba mucho por eso. Pero Victoria Ocampo le responde que con ese voto lo que ella quiere es afirmar y legalizar una dictadura. Se da un gran encontronazo entre las dos, porque tienen ideas políticas totalmente opuestas. Pero al final también se dan cuenta que van a un mismo punto: luchar obsesivamente por los derechos de la mujer”, se explayó.

   La actriz aseguró que el texto es “polémico”, porque “el público tiene que decidir con cuál de las dos se queda”. Y al mismo tiempo advirtió: “Mi Victoria Ocampo tiene un punto a su favor, no tanto por mi actuación sino por lo dice. Yo voy a ser contundente con las palabras. A Eva la voy a pasar por encima”, dijo entre risas.

   Emilia Mazer, por su parte, afirmó que es “muy difícil” interpretar a Eva. “Hacer este personaje mítico significa una gran responsabilidad, y también un cagazo importante, porque sé que me voy a encontrar con miradas amigables y con todo lo contrario. Soy consciente de que es un lugar delicado y los recursos con los que llego allí tienen que ser muy sencillos, porque de lo contrario estoy sometida a lo que quieran los demás o a tratar de hacer una imitación. Y yo soy actriz, no imitadora”, recalcó.

   La intérprete destacó que “la obra es un pretexto para una discusión ideológica de dos personas que ocuparon puntos opuestos en nuestra sociedad. Pero este enfrentamiento también muestra la posibilidad de un diálogo, donde se encuentran puntos en común. Hay cosas que exceden lo político, y la obra lo muestra de una manera muy clara”, aseguró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS