Escenario

Dos estafadores de comedia, al frente de una nueva serie web rosarina

El director Claudio Perrin contó cómo surgió este trabajo protagonizado por Miguel Bosco y Claudia Chujman, y que hace foco en el humor. Estará disponible a partir de mañana por YouTube

Jueves 17 de Septiembre de 2020

Después de las películas “Bronce”, “Umbral”, “El cuento” y “El desentierro”, el director rosarino Claudio Perrin incursiona en el humor con la serie “Rockambole”. El trabajo está protagonizada por Claudia Schujman y Miguel Bosco como dos amigos desde la adolescencia y socios en la marginalidad que intentan por todos los medios estafar a todo aquel que se les cruce en el camino, aunque ellos mismos son el principal obstáculo para lograr su objetivo.

Perrin contó por qué decidió incursionar en el género con esta historia que además, cuenta con la participación de destacados actores y actrices de la escena local como Mirta Maurizzi, Laura Copello, Laura Wulfson, Santiago Dejesus, Lorena Rey, Roberto Chanampa, Andrea Fiorino, Severo Callaci, Vilma Echeverría, Elisabet Cunsolo, Juan Nemirovsky, Juan Pablo Yeboli y Oscar Sanabria, entre otros. “Rockambole” incluye 13 episodios de entre 5 y 12 minutos cada uno que se emitirán cada 15 días y podrá verse de forma gratuita a partir de mañana, a las 21, por YouTube.

Trailer "ROCKAMBOLE" Serie de Bolsillo

¿Cómo surge la idea de la miniserie?

Empezamos con la idea poco después que empezó la cuarentena, después se levantaron un poco las restricciones y en ese momento uno se podía juntar. Yo venía pensando algo para hacer y tenía ganas de volver a trabajar con Miguel (Bosco) y con Claudia (Schujman), como en “Bronce”. Tirando ideas con ellos fue surgiendo hacer una miniserie, que tuviera algo de humor para levantarnos un poco nosotros y al que lo vea. Los episodios pueden tener entre 5 y 12 minutos, así que la realización no fue complicada, tratamos de hacer algo bastante sencillo, en un solo lugar. En principio serán 13 episodios pero no nos atenemos a algo rígido, porque a su vez lo voy reescribiendo a medida que avanzamos y que surgen cosas nuevas entre los actores.

¿Cuál es el eje de miniserie?

El marco general son dos personajes, Miguel que hace un personaje medio chanta, y Claudia una mujer bastante histriónica, que no para de hablar, que cada un minuto cambia de tema. Ellos dos son amigos desde hace mucho tiempo y se proponen estafar gente, telefónicamente o con los recursos que tengan a mano. La idea es que nunca les salen bien las cosas, siempre hay algo que se les interpone en el camino y les cambia el objetivo y tienen problemas entre ellos. A su vez se encuentran con otras personas que pretenden estafar que son más frikis que ellos.

perrin2.jpg
Claudia Schujman interpreta a Lola, una mujer histriónica y locuaz.

Claudia Schujman interpreta a Lola, una mujer histriónica y locuaz.

¿Por qué elegiste ese título para la miniserie?

Porque siempre me imaginé que algo en la medida de lo insólito que todo lo que les pasaba a ellos, los termina desviando para otro lado. Ellos iban hacia el punto A y terminan en el B y no saben porqué terminan ahí, y eso genera conflictos entre ellos.

¿Eso describe de alguna manera a los argentinos? ¿Qué ves de rocambolesco en este momento?

Sí, y más a lo contemporáneo porque la sociedad, todos, cada vez estamos más freaks (risas). Para mí es una característica de lo que estamos viendo en los últimos tiempos: los que se guardan, los que se esconden, los que salen y dicen que la pandemia es mentira, los terraplanistas, los antivacunas. Veo a todos juntos en el Obelisco y digo esto es alucinante (risas).

¿Cómo llegaste al humor después de una serie de películas dramáticas?

Creo que es parte de una necesidad presente, pero hace bastante tiempo tenía ganas de incursionar en este género. Tengo algunas cosas escritas y nunca las pude llevar a cabo, pero tenía ganas de probar el humor. Es un género que me gusta, lo disfruto y quería probar a ver qué sale. Es más, tengo algunas ideas para hacer un largo de humor.

perrin3.jpg

"Creo que el humor es parte de una necesidad presente", dijo el director Claudio Perrin.

¿Una miniserie también es una manera de adaptarse a las formas de consumo actuales?

Creo que va por ahí. El tema de las redes habilita que la gente lo pueda ver de inmediato. Si hubiera sido una película, un largo, por lo menos yo, tengo ganas de mostrarlo en una sala de cine. Y no sabemos cuándo va a estar de nuevo esa posibilidad. Va a estar, pero no tenemos certeza. Me está pasando con la película “El desentierro”, así que dije cómo voy a hacer una película ahora si no la puedo mostrar en ningún lado. La podría subir a las redes y liberarla, pero eso lo veo como una segunda instancia porque uno la quiere ver en una sala. Me pareció que hacer una miniserie y mostrarla en las redes tenía esa inmediatez, con la gente en sus casas y la posibilidad de verla.

El cine y el teatro se están adaptando a la tendencia del streaming, inclusive desde la plataforma Cont.ar y el Teatro Cervantes. ¿Creés que lo virtual podría convivir en el futuro con lo presencial?

Creo que sí y me parece bueno que uno tenga las dos posibilidades porque quizás mucha gente no puede viajar a Buenos Aires a ver ciertas obras y las puede ver online, como puede pasar con alguna película. Eso se venía dando porque uno hacía las películas y después de un tiempo las subía a la red, que es lo que hicimos con “Bronce”, “Umbral” y “El cuento”, que ya están liberadas. Y de hecho hay gente conocida nuestra en España o Italia que las pudo ver y que de otro modo no llegaría a una sala en esos países porque no tenemos una distribución internacional. Eso está muy bueno y obviamente que hay que aprovecharlo. Me parece que es una conjunción interesante que estén las salas y estos proyectos. El teatro puede ofrecer obras que se bajaron de escena y no se vuelven a hacer más y quedaron ahí para que las disfrute otra generación. Pero estaría bueno volver a las dos cosas, tanto para el cine como para el teatro.

rockambole.jpg

La generación digital está más habituada a lo virtual que a los presencial. ¿Eso podría obligar en el futuro a implementar la convivencia de las dos opciones? ¿Sería un desafío para los creadores?

Sí, claro, pero también es un ejercicio. Si no te llevan de chico, de grande no te va a interesar ir a una sala.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario