Edición Impresa

"Don Carlo", poder y libertad en la escena lírica

El director Nelson Coccalotto dijo que la lírica cuenta con una nueva generación que garantiza la continuidad.

Sábado 26 de Julio de 2014

"Hay una nueva generación joven operística, esto nos permite pensar en un muy buen futuro", afirmó el director rosarino Nelson Coccalotto, responsable de la ópera de Giuseppe Verdi, "Don Carlo", que se estrena hoy, a las 20, en el teatro El Círculo (Laprida 1223). Coccalotto, junto a un numeroso grupo de artistas apuesta así a esta compleja disciplina artística, y lo hace en un momento en el que el más importante teatro de ópera del mundo que se autogestiona sin recibir ningún aporte oficial, el Metropolitan Opera House de la ciudad de Nueva York, esta afrontando problemas que plantean un futuro no muy venturoso. De hecho, más de uno puede preguntarse si la ópera sobrevivirá. Sin embargo en nuestra ciudad los síntomas son propicios: además de la temporada oficial del teatro El Círculo hay otras agrupaciones como la que dirige Coccalotto, que se esfuerzan por mantener la tradición lírica a flote, y como en este caso, con una vigencia intacta.

—Habiendo tantas páginas bellas escritas por Verdi y a veces tan injustamente olvidadas, ¿por qué eligió este título que ofrece tantas dificultades escénicas, orquestales y vocales?

—El año pasado hicimos la ópera "Il Trovatore" con buenas críticas. Por tal motivo la embajada italiana me propone dirigir "Don Carlo" en el teatro Coliseo, de Buenos Aires. Era un reto muy importante ya que es un teatro que no cuenta con los medios adecuados para tal presentación. Considero que a veces menos es más y optamos por una puesta muy sugerida. Gracias al apoyo del teatro El Circulo decidimos traerla a Rosario y realizarla con todos los medios tal cual como fue ideada.

—¿Cuál es el mensaje de esta ópera?

—Más allá del conflicto amoroso que muestra la obra considero que Verdi toca un tema muy importante; la lucha que tiene el hombre contra su propio ego, sin saber de dónde venimos y hacia donde vamos. Por tal motivo y en busca de respuestas. crea las distintas religiones y cada uno en su mente crea a Dios a su imagen y semejanza.

—¿Por qué el público actual estaría interesado en ver esta ópera?

—Considero que es un tema muy actual ya que todavía en nuestros tiempos contamos con religiones y sectas que en vez de educarnos para ser mejores seres humanos, aprovechan el sufrimiento para cumplir con sus objetivos de poder y económicos. Creo que puede interesar a un público actual también desde lo musical porque nos encontramos con un Verdi en su esplendor como compositor.

—¿Ves a la ópera como una forma musical o como una forma teatral?

—Es muy difícil decidirnos por una u otra ya que la ópera es un espectáculo polifacético, pero considero que un compositor crea su música en base e a un hecho teatral.

—¿Cuál es la mayor dificultad al montar una ópera?

—En lo primero que pienso es en convocar a un director musical con experiencia en el título. Luego elegir el elenco, que los cantantes tengan una voz adecuada para las exigencias que el compositor requiere. Con respecto a la orquesta seleccionamos los mejores músicos posibles para cada ocasión y el coro es un trabajo muy difícil.

—¿Cómo se solventa el montaje de una ópera?

—Nuestras producciones las realizamos gracias al gran esfuerzo que realiza cada uno de los integrantes de la agrupación ya que todo lo realizamos nosotros, incluido el vestuario, la utilería, la escenografía, y principalmente, el entusiasmo.

—¿Hay un público joven en sustitución del habitué tradicional?

—Creo que la ópera crece día a día en los países mas desarrollados. El problema está en los lugares donde no se cuenta con medios para realizar estas producciones. Nosotros en nuestra ciudad tenemos la suerte de tener un gran teatro que estuvo diseñado para este arte y gracias a las muy buenas producciones que vienen realizando hace varios años el teatro El Circulo creo que hay una nueva generación joven operística, y esto nos permite pensar en un muy buen futuro.

—¿Cómo afectan las nuevas tecnologías a la ópera?

—Considero que la tecnología bien usada siempre suma. El hecho que desde nuestra casa podamos ver representaciones que se haya realizado en un rincón del mundo nos relaciona y nos instruye, pero tiene una gran importancia ver y escuchar a los cantantes en el teatro, que es el lugar para donde fue creado y no deberíamos reemplazar uno por otro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS