Edición Impresa

Dólares, tarifas e inflación, en la ruta de la nueva política económica

Aunque sin anuncios concretos, el jefe de Gabinete del gobierno nacional, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, dieron ayer las primeras pistas sobre el futuro de la política...

Viernes 22 de Noviembre de 2013

Aunque sin anuncios concretos, el jefe de Gabinete del gobierno nacional, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, dieron ayer las primeras pistas sobre el futuro de la política económica. La restricción de la disponibilidad de divisas para el turismo y los autos de lujo, y la reducción gradual de los subsidios a la energía estarían en el paquete de correcciones. Como señal fuerte de una nueva diámica de gestión, ambos funcionarios convocaron hoy a una reunión con entidades sindicales y empresarias.

En su primer día de gestión a pleno, ambos funcionarios salieron por separado a hablar con la prensa y brindaron pistas sobre los próximos pasos a adoptar para reducir el creciente déficit fiscal, achicar la sangría de reservas y mostrar mayor articulación en la política económica.

Kicillof sugirió que la cuenta de la importación de energía es uno de los problemas que se atenderá en primer lugar, ya que el país importa combustibles por más de 11.000 millones de dólares anuales. El ministro recordó: "Ya habíamos hecho readecuaciones en las tarifas de la luz, de la electricidad, el gas, pero se ve que hay una diferencia muy grande en distintas regiones del país, las regiones menos favorecidas son las que vienen pagando tarifas más altas".

Igual, dijo que se el gobierno trabajará en "la consistencia de los servicios" sin afectar el bolsillo de los argentinos. Para eso, se necesitará "un buen poder adquisitivo y que la gente consuma como hasta ahora".

Por su parte, Capitanich aseguró que el gobierno nacional buscará "coherencia de la política fiscal, monetaria y cambiaria", y sostuvo que continuará la "flotación administrada", con mayores restricciones el uso de divisas para gastos "superfluos" como "autos de lujo", priorizando la inversión productiva.

Sostuvo que sus objetivos como jefe de Gabinete serán cumplir con las metas del presupuesto 2014, que incluyen un crecimiento del 6,5 por ciento, superávit comercial y primario. El funcionario dijo que se buscará aumentar el "flujo de reservas" y habrá "estímulos para que el incremento de reservas tenga distintas fuentes".

"Vamos a proteger, a cuidar nuestras reservas, no vamos a destinarlas a asignaciones de carácter suntuario", enfatizó Capitanich, quien puso como ejemplo al caso de "autos de lujo" que son adquiridos al tipo de cambio oficial. Ratificó también que el nuevo índice de precios nacional diseñado por el gobierno se publicará en el "primer trimestre del año próximo".

Y aseguró que se buscará aumentar la oferta de bienes y se generará "un sistema de negociación con todos los actores de la cadena de valor".

"Tenemos todos los instrumentos en materia política para llevar tranquilidad a todos los argentinos", señaló. Poco después, Kicillof declaró en sintonía. Dijo que no introducirán "brusccambios cambios en la economía", y que el objetivo será "defender el trabajo y la mesa de los argentinos, priorizando el empleo, la producción y la distribución del ingreso".

Ambos funcionarios se reunirán con sindicalistas y empresarios, por separado. Entre los interlocutores estarán la CGT y CTa oficialistas, la UIA, Came, CAC, Adeba y CGE.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS