Edición Impresa

Disparan dos tiros al conductor de un auto y le roban un bolso

No hubo denuncia, pero sí testigos. Actuaron dos hombres en moto. Hubo dos detenidos a los que no se les hallaron armas ni dinero. La víctima se fue.

Miércoles 29 de Enero de 2014

Dos comunicaciones telefónicas ingresaron ayer a las 14.20 de manera casi simultánea al servicio 911 y al Servicio Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies). Las llamadas fueron hechas por personas que reportaron haber visto cómo el conductor de un vehículo acababa de ser asaltado por dos delincuentes en Rioja y Moreno, que le dispararon dos tiros a la ventanilla y al estallar el vidrio le sustrajeron un bolso. Pero cuando la ambulancia del Sies y una dotación de la comisaría 2ª llegaron al lugar no encontraron a nadie. El damnificado se había marchado y según fuentes policiales nunca pudo ser identificado.

La persona que llamó al 911 proporcionó datos sobre la moto y las características físicas de sus ocupantes. Dos personas con ese aspecto fueron avistadas por los ocupantes de una patrulla de la comisaría 8ª. Los policías intentaron detenerlos pero éstos, según fuentes judiciales, escaparon a alta velocidad. Finalmente fueron detenidos cerca de Avellaneda y Génova, en la calle Chaco, en una zona lindera entra la jurisdicción de las comisarías 8ª y 9ª.

No existió denuncia de robo. Pero la situación de arrebato se produjo. Una empleada de la heladería Smart, ubicada en Moreno y Rioja, dijo a LaCapital haber visto una acción de robo. "Eran dos ladrones jóvenes que iban en una moto tipo Honda Twister o Titán. Uno se quedó en la moto esperando. El otro bajó y le quiso romper la ventanilla al hombre que iba en un auto pero no pudo. Entonces le disparó dos veces y así rompió el vidrio. Metió la mano, sacó un bolso de adentro y se subió a la moto donde lo esperaba el otro", contó.

Según la muchacha el conductor del auto tenía manchas de sangre en la cara ocasionadas por las astillas del vidrio roto y no por los disparos efectuados. "El auto era color champán, de marcas no sé nada. Al hombre lo robaron porque yo lo vi. La ambulancia llegó y como no encontró a nadie se fue. Llegaron móviles de la policía media hora después de que el hombre asaltado se había ido", comentó la empleada. "Los ladrones se fueron de contramano por Moreno. El que esperó en la moto tenía el casco puesto. El otro hizo todo con la cara descubierta. Había mucha gente en la calle", completó.

La persecución del patrullero terminó cuando resultaron detenidos dos jóvenes y conducidos primero a la seccional 8ª y luego a la 2ª. Fueron identificados como Pablo D., de 22 años, y Gustavo R., de 30. Ambos tienen domicilio en la zona de La Cerámica. Según consignó la policía de modo oficial, al detenerlos no portaban armas de fuego ni tampoco el bolso que había impulsado la persecución. No se indicó tampoco por qué razón escapaban. El juez de instrucción en turno, Luis María Caterina, ordenó tomarles interrogatorio sumario. Luego dispuso que fueran liberados en virtud de que ninguno tiene antecedentes penales ni pesaba sobre ellos imputación alguna.

Ayer abundaron los rumores, originados en propios empleados policiales, de que a los detenidos la policía los atrapó con el bolso. Las autoridades de la Unidad Regional II lo negaron rotundamente.

Hechos similares. El episodio reproduce el modus operandi de otros tantos generados en Rosario: robos contra conductores, concretados en días hábiles, por ladrones que se trasladan en moto que utilizan armas de fuego para asegurar los arrebatos y que son sufridos por personas reacias a denunciar. El 17 de diciembre pasado hirieron de un tiro en brazos y piernas a Mario P., un empresario de San Lorenzo, frente al estadio de Rosario Central, para despojarlo de un maletín. El empresario aseguró que no llevaba dinero. "En el maletín había papeles y no plata", sostuvo.

Ayer no hubo denuncia siquiera. Pero es común que quienes trasladan dinero que luego es robado no estén interesados en reportar un robo: esa situación los obligaría a revelar la procedencia del dinero sustraído. Si el dinero no proviene de operaciones legales difícilmente una víctima de un robo quiera sincerar tal cosa haciendo una denuncia.

El 10 de octubre de 2012 desde una moto mataron de un balazo a Julio Bereciartu frente a la terminal de ómnibus, quien salía de una financiera junto a Juan Pablo Baggio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS