Edición Impresa

Dilma y el PT enfrentan una inesperada ola de malestar y protestas sociales

Convulsión en Brasil. Las manifestaciones en las grandes ciudades se iniciaron por el alza del boleto, pero también contra los gastos en estadios de fútbol.

Domingo 16 de Junio de 2013

La violencia desatada durante las protestas contra el alza del boleto del transporte público, que tuvieron su punto álgido el jueves en San Pablo pero se replicaron en seis grandes ciudades, se suma a los muchos desafíos que deberá enfrentar la presidenta Dilma Rousseff en 2014, cuando Brasil reciba el Mundial de Fútbol y se celebren los comicios en los que buscará la reelección.

Las imágenes de la represión policial contra los activistas que tomaron por cuarta vez en ocho días el centro de la capital paulista esta semana recorrieron el mundo, pocas horas antes de que comenzara la Copa Confederaciones, donde también hubo incidentes (ver aparte).

La violencia que quedó expuesta en las protestas, especialmente en las de San Pablo, golpea uno de los puntos más sensibles para el gobierno en la preparación de los encuentros deportivos y también en la relación interna de cara a los comicios: el de la seguridad. Históricamente con mala reputación a raíz de la acción de grupos del crimen organizado, la seguridad en Brasil parece estar amenazada ahora, además, por revueltas populares —según los activistas, infiltradas por vándalos— y represión policial, tal como le sucedió al Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff y su antecesor Lula da Silva, en las luchas contra la dictadura militar (1964-1985). Sólo que ahora, 28 años después, en pleno gobierno "petista".

Los dilemas del PT.¿Cómo trasmitir al mundo que la seguridad en el país está bajo control, si dos manifestaciones populares consecutivas, el martes y jueves pasados, dejaron parcialmente devastado el centro de San Pablo por actos de vandalismo, la primera, y centenas de heridos y detenidos en una cruenta represión policial, la segunda?

¿Y cómo explicarle al electorado del PT que el partido que busca conquistar su cuarto gobierno consecutivo no logra alcanzar el equilibrio entre el respeto a la libertad de expresión y la inhibición, sin violencia, de actos de vandalismo? Con la mira puesta en 2014, las autoridades involucradas trataron de evaluar la situación y prometer soluciones.

El gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) fue de los pocos que defendió la actuación policial, aunque aclaró que cualquier "posible abuso será investigado". En cambio, el alcalde de la metrópolis, Fernando Haddad, del PT, cuestionó la acción policial, pero también criticó los actos de vandalismo. "En los tres primeros actos la conducta de la policía parecía adecuada. Ayer (por el jueves) parece que los protocolos no fueron observados", dijo el alcalde. "La policía no quedó bien", subrayó, y recordó que la Policía Militarizada "está bajo el comando del gobierno de Estado", en manos de los socialdemócratas, cuyo precandidato a la presidencia en 2014 es el que tiene más posibilidades de desafiar al favoritismo de Rousseff, el senador Aécio Neves.

Defensa de la policía. Paralelamente, el secretario de Seguridad Pública de San Pablo, Fernando Grella, ordenó al organismo fiscalizador de la policía que inicie una "rigurosa investigación" sobre la actuación de los efectivos, aunque no dejó de señalar que la policía "también tiene el deber de garantizar el orden público y evitar abusos, y que continuará cumpliendo ese papel".

Rousseff, quien de cara al Mundial enfrenta además una creciente inflación y una persistente retracción de la economía —lo que le valió la primera gran caída de popularidad—, todavía no se pronunció sobre este nuevo desafío.El crecimiento económico fue de apenas 0,9 por ciento en 2012, mientras la inflación trepó a 6,5 por ciento. Además, hay malestar con las persistentes diferencias sociales y la infraestructura deficiente en un país que es la séptima economía del mundo. Nuevas manifestaciones, están convocadas para mañana en San Pablo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS