Edición Impresa

Dilma Rousseff disputará la presidencia brasileña con el centrista Neves

La presidenta se enfrentará el 26 de este mes con el candidato del partido del ex presidente Fernando Henrique Cardoso.Se impuso en primera vuelta, pero lejos del 50%. Marina Silva quedó tercera, a mucha distancia.

Lunes 06 de Octubre de 2014

La presidenta brasileña Dilma Rousseff enfrentará al centrista Aecio Neves en el ballottage del próximo 26 de octubre. Luego de semanas en la que la predestinada a pasar a la segunda vuelta parecía la ecologista Marina Silva, la lucha por la presidencia se continuará dirimiendo entre los dos partidos que se han repartido el poder en los últimos 20 años. La elección, totalmente electrónica, también se extendió a los gobernadores de los Estados y legisladores nacionales y estaduales. Estaban habilitados para votar 142,8 millones de votantes.

Dilma Rousseff, del Partido Trabahilsta (PT), logró un 41,55 por ciento de los votos válidos, tras el recuento del 99,46 por ciento de las urnas. Aecio Neves, el representante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien protagonizó un espectacular repunte en la última fase de la campaña, obtuvo 33,61 por ciento, equivalentes a 34,77 millones de votos frente a los 42,98 millones alcanzados por Rousseff. Marina Silva, quien ingresó como un "tsunami" en la disputa electoral en agosto al morir en un accidente aéreo del candidato del Partido Socialista Brasileño (PSB), Eduardo Campos, sufrió un serio desgaste en la recta final. La ex ministra de Ambiente de Lula terminó con un magro 21,31 por ciento de votos, unos 22 millones de votos. Son más o menos los mismos que obtuvo en su primera candidatura presidencial, hace cuatro años. Hasta hace apenas una semana, el paso de Silva al ballottage parecía un hecho. Todos los sondeos la daban segunda, aunque lejos de Rousseff. Silva, que se convirtió inesperadamente en presidenciable, llegó a superar netamente a sus dos rivales. Pero en la última semana, al parecer como efecto de los dos últimos debates televisados entre los candidatos, Aecio Neves repuntó en forma espectacular. Además, en el último mes el enorme peso del aparato gubernamental hizo su trabajo en favor de Rousseff, que gozó de una publicidad mucho mayor a la que tuvo Marina Silva y que dedicó casi exclusivamente a atacar a la adversaria.

Mal resultado histórico.Por otro lado, pese a su amplia victoria, la ventaja de Rousseff sobre su rival fue mucho más estrecha que lo que pronosticaban las encuestas y de lo que marca el registro histórico. Su desempeño fue el peor registrado por el PT en elecciones presidenciales en los últimos 12 años. En 2002, Lula da Silva ganó la primera vuelta con 46,4 por ciento de los votos, índice que aumentó al 48,6 por ciento cuando disputó la reelección en 2006. Y la propia Rousseff obtuvo 46,9 por ciento en la primera ronda de los comicios de 2010.

Después de la campaña más agitada en décadas, en la que un candidato murió en un accidente de avión y su reemplazante —Marina Silva— subió como la espuma en los sondeos para quedarse al final en el camino, el resultado acabó siendo el que se esperaba hace un año: una pulseada entre dos partidos rivales que han gobernado el país en las dos últimas décadas, el PT y el PSDB de Neves. Rousseff pasará las próximas tres semanas defendiéndose de un enérgico rival que culpa a sus políticas intervencionistas de la profunda desaceleración económica, y que propone impulsar el libre comercio y una mayor disciplina del gasto público para recuperar a los inversores. Brasil tiene una inflación que amenaza superar el 6,5 por ciento de techo que le pusieron las previsiones del gobierno, mientras su economía crecerá este año entre 0,3 por ciento y 0,9 por ciento del PBI.

A pesar de todo, Rousseff sigue siendo la favorita para ganar gracias a los logros sociales de su partido en la reducción de la pobreza y creación de trabajo durante los 12 años en el poder, y por una percepción de que el partido de Neves, pese a llamarse Partido de la Social Democracia Brasileña, está "comprometido con los ricos". Un asesor de Rousseff dijo a Reuters que el equipo de campaña de la presidenta intentará mostrar a la segunda vuelta como una carrera "de la elite versus la gente común". Por otro lado, "Aecio Neves renació de las cenizas y llega con mucha fuerza a este segundo turno. Creo que Rousseff y Neves tienen 50 por ciento de posibilidades de ser electos. Será una campaña muy corta y muy intensa", dijo a AFP el analista André César, de la consultora Prospectiva en Brasilia.Además de presidente, los 142,8 millones de brasileños convocados a las urnas debían escoger a la totalidad de la Cámara de Diputados (513) y un tercio del Senado (27), así como a 27 gobernadores y 1.059 diputados estatales.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario