Edición Impresa

Dilma denuncia el ciberespionaje

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, condenó ayer en su intervención ante la Asamblea General de la ONU la existencia de una red mundial de espionaje electrónico y manifestó su enojo y repudio a dichas actividades.

Miércoles 25 de Septiembre de 2013

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, condenó ayer en su intervención ante la Asamblea General de la ONU la existencia de una red mundial de espionaje electrónico y manifestó su enojo y repudio a dichas actividades. "Brasil fue blanco de intrusión y espionaje, y se interceptaron indiscriminadamente datos personales de ciudadanos, empresas e instituciones de alto valor económico y estratégico. Semejante injerencia en los asuntos de otros países es una afrenta a las relaciones internacionales, sobre todo si son países amigos", afirmó la jefa de Estado.

La presidenta de Brasil comenzó su discurso, que fue además el inaugural en la 68º Asamblea General de la ONU, con una firme queja ante esta institución por las denuncias de espionaje estadounidense, basadas en documentos secretos filtrados por el ex agente de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden. "La excusa de la lucha contra el terrorismo por parte de aquellos que han llevado a cabo las actividades de espionaje es insostenible. Brasil sabe cómo defenderse y protegerse, cómo luchar contra el terrorismo internacional. Somos un país democrático rodeado de países democráticos", resaltó. En clara referencia a las actividades llevadas a cabo por Estados Unidos, Rousseff recalcó que "sin respeto a la soberanía no puede haber relaciones adecuadas entre los países". Según dijo, el incidente supone un grave caso de violación de los derechos humanos, las libertades civiles y una falta de respeto por la soberanía de Brasil y el resto de los países espiados.

 

Nunca más. Rousseff afirmó que ha hecho saber al gobierno de Estados Unidos su protesta y exigió garantías de que actividades similares no van a repetirse, ya que la reiteración de las mismas supondría un riesgo para la alianza estratégica entre ambos países. Además, la mandataria brasileña exigió una respuesta inmediata de la comunidad internacional para que las tecnologías de la información no se conviertan en un nuevo campo de batalla entre Estados y exhortó a la ONU a que lidere la lucha contra el ciberespionaje. Respecto a la situación de Brasil, recalcó que los esfuerzos del gobierno sacaron de la pobreza extrema a 22 millones de brasileños, al tiempo que ha protagonizado una de las mayores reducciones de la mortalidad infantil del planeta debido a su fuerte compromiso con la infancia. Rousseff se refirió a las manifestaciones que tuvieron lugar en Brasil y las calificó como "parte inseparable de la construcción de la democracia". Se refirió también al conflicto de Siria, al que calificó como "el mayor desastre humanitario del siglo" y apostó por una resolución pacífica del conflicto basada en el diálogo. Aplaudió además el reciente esfuerzo de Rusia y Estados Unidos para lograr un acuerdo sobre la eliminación de las armas químicas en la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario