Edición Impresa

Difunden un plan para lograr un cese del fuego entre Hamas e Israel

Los intercambios de fuego continuaron ayer con intensidad. El Estado judío ofrecería miles de millones de dólares en ayuda a cambio del desarme del grupo palestino que gobierna Gaza.

Lunes 14 de Julio de 2014

Mientras los intercambios de fuego continuaban ayer entre Israel y el grupo palestino Hamas y la lista de muertos en Gaza llegaba a 167, versiones de negociaciones y sus condiciones comenzaban a aparecer en los medios de comunicación de la región. Un canal libanés informó que Israel estaría dispuesta a versar miles de millones de dólares al territorio palestino, pero a cambio del desarme de Hamas. El gabinete de seguridad israelí debatía ayer bajo el mando del premier Benjamin Netanyahu esta alternativa, mientras en Viena los cancilleres de las potencias discutían alternativas para terminar con la nueva guerra palestino-israelí. El modelo en que se piensa es el aplicado en la tregua de noviembre de 2012 entre los mismos contendientes.

La iniciativa israelí discutida ayer por el gabinete incluye ofrecer hasta 50 mil millones de dólares en ayuda financiera a Gaza a cambio de la desmilitarización de la Franja, según el canal libanés Al Mayadeen citado por el portal israelí Ynetnews.com. Israel ya habría presentado la oferta a la comunidad internacional. Exige garantías de cumplimiento similares a las que se impusieron el año pasado a Siria para que entregara su arsenal de armas químicas. El "sponsor" del acuerdo debe ser Estados Unidos según la exigencia de Israel, condición que estaría frenando los esfuerzos de mediación de la Administracion Palestina, Qatar (único aliado pleno que tiene hoy Hamas), Egipto y Turquía, según el canal libanés.

Rechazo frontal. Un alto mando de Hamas desechó toda posibilidad al acuerdo. "La resistencia (por Hamas) no puede resignar sus capacidades para defender Gaza y el pueblo palestino", afirmó y agregó que "conversaciones de cese del fuego son un engaño de Israel, no nos interesan las condiciones de Netanyahu". Sin embargo, esta posición dura corresponde a un mando militar. Con la presión de la comunidad internacional encima, y en especial de las naciones árabes e islámicas que no simpatizan con Hamas, la estrategia del grupo radical islámico de buscar el conflicto armado podría encontrar su límite.

Llamada de Kerry.El secretario de Estado, John Kerry, llamó ayer a Netanyahu y "subrayó la preocupación de EEUU por la escalada en el terreno", según un funcionario del Departamento. Le habría dicho al premier israelí que "estaba comprometido con líderes regionales para ayudar a frenar el lanzamiento de cohetes" de Hamas. Fue la ofensiva de Hamas la que desencadenó la represalia israelí el martes pasado. Los ministros de Exteriores de Alemania, Estados Unidos, Reino Unido y Francia conversaron en Viena al margen de las negociaciones nucleares con Irán (ver página 28) sobre las opciones para un alto el fuego. "Es urgentemente necesario que se ponga fin a la violencia y se reinstaure el alto el fuego de noviembre de 2012", señaló el ministro británico William Hague. Mañana y el martes, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, emprenderá una misión de mediación en Medio Oriente. Por su parte, la Liga Arabe se reunirá hoy de emergencia en El Cairo, el mismo día que volverá a encontrarse por este mismo motivo el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York. Los 15 miembros del máximo órgano de la ONU ya mostraron el sábado su preocupación por la escalada de la violencia y pidieron un alto el fuego.

Ayer se sumó la voz del papa Francisco, quien pidió paz entre israelíes y palestinos y llamó a sus dirigentes a "no escatimar esfuerzos" para acabar con la violencia. Francisco, que organizó un encuentro de oración con el presidente israelí Shimon Peres y el palestino Mahmudd Abbas el mes pasado en el Vaticano, aseguró ayer que ese acto no fue infructuoso. De hecho, los analistas habían marcado el carácter meramente "simbólico" de aquella reunión. También la ministra italiana de Exteriores, Federica Mogherini, cuyo país ejerce la presidencia rotativa de la Unión Europa se reunirá con Netanyahu y Abbas en los próximos días. Mogherini llegará a Israel mañana. También visitará Egipto, país con un rol decisivo en la mediación entre Israel y Hamas.

Otro día de guerra. El ejército israelí amplió ayer su ofensiva y por primera vez envió a una unidad terrestre. Un comando desembarcó y destruyó un sitio de lanzamiento de cohetes de largo alcance. Cuatro soldados israelíes resultaron heridos. La operación duró dos horas. Durante el día continuaron tanto los bombardeos de Israel como los lanzamientos de cohetes palestinos.

Volantes. La aviación israelí lanzó en un distrito del norte de la Franja volantes en los que indicaba que un bombardeo era inminente, e incluso señalaba con mapa la zona a atacar. Miles de palestinos dejaron el área, pese al llamado de Hamas a no hacer caso al aviso israelí, que luego se confirmó mediante redes sociales y llamados telefónicos. El ejército israelí dijo a los residentes de tres de los 10 vecindarios de Beit Lahiya que dejaran la ciudad, de 70.000 habitantes, para el mediodía de ayer. Funcionarios de Naciones Unidas dijeron que unas 10.000 personas han huido al sur, a ocho escuelas dirigidas por el organismo internacional en la ciudad de Gaza.

Hasta ayer, 167 palestinos habían muerto bajo las bombas israelíes desde el inicio de la ofensiva área el martes a la madrugada. Pese a este bombardeo, los cohetes palestinos siguieron cruzando el cielo del sur y centro de Israel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS