Edición Impresa

Diez muertos, entre ellos siete maestras, en terrible accidente

Un utilitario chocó de frente contra una pick up en el norte provincial. Fue ayer a la mañana, mientras los chicos esperaban en clase. Las docentes iban a trabajar a escuelas rurales de la zona. Había mucha neblina y esa habría sido la causa del impacto.  

Martes 28 de Mayo de 2013

"No es posible explicar cuánto dolor atraviesa hoy a la sociedad de Tostado". El intendente de esa ciudad, Enrique Fedele, trataba ayer de dimensionar lo inconmensurable. "Es que aquí todos nos conocemos. Somos familiares, amigos o vecinos, pero en general tenemos relación de una u otra forma y por lo tanto una tragedia así afecta a la ciudad y a la región". Es que ayer, el norte santafesino se vio conmovido por el tremendo accidente en el que murieron diez personas; entre ellas, siete maestras que se dirigían a su lugar de trabajo. Fue en la ruta 95, cerca de Tostado, cuando una pick up chocó de frente contra un utilitario que trasladaba a las jóvenes docentes a distintas escuelas rurales.

Una tragedia que llevó a la regional del Ministerio de Educación que incluye a las escuelas en las que trabajaban estas mujeres a montar una capilla ardiente en el Club Atlético Tostado para velarlas. "Ninguna sala velatoria de la ciudad tiene capacidad para esa cantidad de víctimas", aseguró Fedele.

El sufrimiento por la pérdida de las diez vidas se apoderó de la región. "Hay muchas situaciones tan dolorosas que uno no sabe cómo describir", sostuvo ayer Sergio Tolosa, delegado de la seccional 9 de Julio de Amsafé, y narró que en los minutos posteriores a la tragedia la confusión se apoderó de la comunidad. Principalmente en las escuelas 748 y 1.389 de Villa Minetti y de la Escuela 603 de San Eduardo, donde las clases no comenzaron porque no habían llegado las docentes.

"Se sabía que había sucedido un accidente grave en la ruta, pero no había mayor información y se desconocían las consecuencias. En principio se pensó que las maestras estaban demoradas, pero luego comenzaron a llegar los datos de lo ocurrido y la peor noticia cayó como un balde de agua fría a familiares, docentes y principalmente a los chicos que esperaban a sus docentes", dijo conmocionado Tolosa. "Son todas muy jóvenes, habían titularizado sus cargos hacía poco tiempo y todas tenían proyectos por delante. Incluso una de ellas había sido madre en este año", remarcó.

La noticia se difundió rápidamente a través de los medios del país y durante varias horas se reflejó la incertidumbre sobre la cantidad de víctimas y sus identidades.

El accidente. El violento accidente se produjo ayer, minutos después de las 7, en la ruta 95, en jurisdicción de Pozo Borrado, a unos 35 kilómetros al norte de Tostado, cabecera del departamento 9 de Julio. Allí, una camioneta Ford F100 impactó de frente contra una Fiat Ducatto que viajaba hacia el norte transportando docentes que trabajaban en escuelas primarias de la zona.

Los rescatistas que trabajaron en el lugar afirmaron que en el momento del choque había una densa niebla que disminuía la visibilidad, circunstancia que los investigadores consideran como la principal causa del siniestro. Según adelantaron extraoficialmente, la camioneta, cuyos ocupantes eran oriundos de Santiago del Estero, habría intentado sobrepasar a otro vehículo sin advertir la presencia del utilitario que transportaba a las maestras.

"El panorama era dantesco y media ciudad estaba en el hospital buscando novedades", dijo Fedele a través del teléfono a los medios de Tostado, una ciudad de 15 mil habitantes del noroeste santafesino, mientras esperaba que los bomberos y la policía terminaran la difícil tarea de trasladar al único sobreviviente de la tragedia y a las víctimas fatales.

Las siete maestras eran de esa ciudad, distante 480 kilómetros al noroeste de Rosario. Habían sido titularizadas hacía “uno o dos meses” y viajaban hacia Villa Minetti, a unos 75 kilómetros hacia el norte. “Sufrieron un impacto tremendo de frente. Cuando llegué y vi la combi, no se podía contar la cantidad de gente atrapada”, dijo Fedele, muy conmocionado.

Minutos después, el hospital de Tostado “se convirtió en un infierno”, porque allí se agolparon los familiares de las víctimas. “Media ciudad está en el hospital”, graficó el mandatario.

Al centro asistencial de la ciudad llegaron los cuerpos de las víctimas en la medida en que eran rescatados de los hierros retorcidos. “Hasta aquí llegaron para que los familiares realicen la triste tarea de reconocer los cuerpos, porque todas las muertes fueron constatadas en la ruta”, precisó el director del hospital, Mariano Redondo.

Los bomberos debieron cortar el vehículo porque se acordeonó de tal manera que los ocupantes quedaron atrapados. El subjefe de la Unidad Regional XII de policía, Daniel Grau, aseguró que “ninguno de los conductores advirtió la presencia del otro, porque no hay marcas de frenadas en la ruta”, y afirmó que ambos vehículos impactaron con la totalidad de sus frentes sobre el otro, de modo que no hubo deslizamiento hacia los costados. “La prueba de esto es que los vehículos quedaron sobre la cinta asfáltica a muy poca distancia entre ellos”, dijo el policía, y describió la zona del accidente es una recta con la calzada en muy buen estado “porque fue reparada y demarcada recientemente”.

Las víctimas. Al cierre de esta edición, las víctimas habían sido identificadas y restaban algunos trámites legales para las pericias siniestrales. Los cuerpos fueron entregados la tarde de ayer y comenzaron a ser velados en el club local. En el listado oficial figuran entre los fallecidos el conductor del minibús, José María Belén, y las docentes Luciana Vallejos, Gladys Saavedra, Daniela Figueroa, Nilda Ruiz, Valeria Valentini, Jésica Odiante y Andrea Zoae.

En tanto, en la camioneta Ford F-100 fallecieron el conductor, Francisco Maximiliano Nañis, y un hombre de apellido Espíndola, pero las fuentes señalaron que ambos eran oriundos de la ciudad chaqueña de Presidencia Roque Sáenz Peña. La Justicia ordenó la realización de autopsia sólo a los dos conductores.

En tanto, el profesor de educación física Miguel Carneiro, el único que sobrevivió al choque, quedó internado en el hospital José María Cullen de la capital provincial, con una fractura expuesta de fémur. Su vida no corre peligro, informaron fuentes médicas.

Dos días de duelo

A raíz del accidente, el gobierno provincial dispuso “dos días de duelo en todo el territorio” a partir de ayer, por lo cual las banderas nacional y provincial permanecerán a media asta en todos los edificios públicos. Asimismo, ordenó asueto en todas las escuelas del departamento 9 de Julio. En tanto, la Municipalidad de Tostado decretó 48 de duelo en la dolida ciudad del norte santafesino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS