Edición Impresa

Diego Lagos: “Me voy de Central pero algún día espero volver a vestir la camiseta”

Era cuestión de tiempo. Y anoche se concretó. Diego Lagos dejó de ser jugador de Central y se sumará a las filas de Pumas de México por las próximas tres temporadas.

Sábado 21 de Diciembre de 2013

Era cuestión de tiempo. Y anoche se concretó. Diego Lagos dejó de ser jugador de Central y se sumará a las filas de Pumas de México por las próximas tres temporadas. El volante mantuvo ayer un cónclave durante varias horas con las máximas autoridades canallas. Y finalmente llegaron a un punto de acuerdo para rescindir el contrato a préstamo que unía al futbolista hasta el 2016. Según trascendió por lo bajo, la salida del mediocampista no le dejará dinero líquido a la tesorería auriazul. Aunque los de Arroyito se quitaron de encima uno de los sueldos más altos del plantel y también evitarán hacerle frente a una importante suma que debían afrontar los primeros días de enero. De yapa, licuaron una deuda que mantenían con el profesional.

   —¿Ya le pusiste el punto final a tu historia con Central?

   —Esperemos que no sea un final porque en este club viví una de las cosas más lindas que me pasó como jugador. Sinceramente voy a extrañar mucho jugar acá, con tanta gente en el Gigante, como también con los ahora ex compañeros, quienes siempre me trataron de primera. Ojalá no sea un punto final. Me gustaría dejar una puerta abierta para ver si el día de mañana tengo la suerte de volver a vestir esta camiseta.

   —Rescindiste el vínculo y Central recibirá algún resarcimiento económico.

   —Hubo acuerdo con la dirigencia. Me adeudaban un dinero y nos pusimos de acuerdo nomás. Ellos se portaron bien conmigo, como creo que lo hice yo mientras defendí la camiseta.

   —¿Cómo tomás este paso a nivel personal ya que te irás al exterior con lo que eso implica?

   —Como un paso muy grande. Siempre uno soñaba con poder ir afuera. Estoy muy contento porque era una oportunidad que estaba esperando ya que me llega en un momento justo en mi vida. Si bien no soy un jugador grande, también es verdad que era el momento para emigrar.

   —Tu llegada coincidió con la de Russo, quien siempre te tuvo muy en cuenta.

   —Miguel siempre me brindó su confianza. Me bendijo y me salvó de las lesiones en su momento. Y eso fue muy importante para poder rendir como deseaba cada vez que entraba a una cancha.

   —¿Se puede decir que el 2013 fue tu año desde el punto de vista deportivo?

   —Sin dudas. Logramos el ascenso a mitad de año y ahora salió esta chance de ir a Pumas de México. Pero lo que más disfruté en estos meses fue haber estado en Rosario Central. Fue una experiencia muy linda en todo sentido.

   —Llegaste como delantero y terminaste como volante fijo, ¿te sentiste cómodo con ese cambio?

   —Debo darle las gracias a Miguel porque cuando vine era un jugador y ahora que me voy soy otro. Aprendí muchísimo y crecí un montón. Me afiancé en el mediocampo. Creo que jugaría de delantero si en algún momento es necesario. No tengo más que palabras de agradecimientos. No sólo a Russo sino a Rosario Central porque pasé un año y medio bárbaro. Ojalá algún día pueda volver.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS