Edición Impresa

Dictan la conciliación obligatoria en el conflicto con la cadena Coto

La cartera laboral ordenó retrotraer suspensiones. La empresa movilizó a empleados contra el descanso dominical. Tensión con patovicas en Ovidio Lagos y San Lorenzo.

Jueves 06 de Noviembre de 2014

El Ministerio de Trabajo provincial dictó la conciliación obligatoria por 15 días hábiles en el conflicto desatado por la suspensión de 151 trabajadores de la cadena de supermercados Coto en Rosario y Santa Fe. La decisión se tomó luego de las audiencias que se realizaron en las oficinas de la cartera laboral en las dos principales ciudades santafesinas. En la delegación de Ovidio Lagos y San Lorenzo se vivieron los momentos más tensos de la jornada. Hasta allí la empresa trasladó a personal que se manifestó contra el proyecto de ley de descanso dominical. Como parte del mismo operativo, sitió también el edificio con más de veinte patovicas que se constituyeron en la autoridad de la esquina, durante el tiempo en que duró la reunión.

Alta custodia. El ejército privado desembarcó en la ciudad el martes, cuando la empresa decidió suspender a 103 empleados de las sucursales de Rosario y 48 de Santa Fe, en represalia por el avance legislativo que experimentó la semana pasada el proyecto de ley que establece el descanso dominical. Ayer proveyeron apoyo logístico a los empleados que movilizó Coto para protestar contra la iniciativa. También garantizaron con aspereza que los abogados y directivos de la firma entraran sin tomar contacto con la prensa. Ya que estaban, administraron el uso de la vereda y la salida o entrada del Ministerio, tanto de empleados como de los mismos participantes de la audiencia. "Como vinimos nos vamos", ordenó de repente uno de ellos, pasadas las 14. Se activó así un operativo por el cual los manifestantes partieron en los cinco colectivos en los que habían llegado y los directivos de Coto, con su custodia, en una caravana de autos con vidrios polarizados que salió por San Lorenzo a gran velocidad.

Minutos después pudieron salir los dirigentes de la Asociación de Empleados de Comercio (AEC). El sindicato había desistido de movilizar para evitar incidentes. Su secretario gremial, Juan Gómez, señaló que desde temprano denunció al Ministerio de Seguridad la presencia de "barrabravas de Chacarita y River que fueron traídos para amedrentar a los trabajadores y para presionar a la Legislatura y a los representantes del Estado provincial". El dirigente consideró falaz el argumento empresario para despedir personal y explicó que "el cambio de francos para que los trabajadores gocen del día domingo no tiene por qué significar ni menos puestos de trabajo ni menos ingresos para los empleados".

Voceros del grupo de empleados de Coto (también algunos de Carrefour) que se manifestaron frente al Ministerio aseguraron que temen perder 2 mil pesos mensuales de adicional que cobran por trabajar los cuatro domingos.

Durante la audiencia, que comenzó poco después de las 12.30 y fue presidida por la viceministra de Trabajo, Nora Ramírez, el gremio reclamó dar marcha atrás con las suspensiones y la empresa se negó. Una escena similar se había dado horas antes en la sede laboral de Santa Fe. Finalmente, el gobierno dictó la conciliación obligatoria, que significa retrotraer las acciones de las dos partes. "La empresa tiene que reincorporar a los empleados y nosotros nos comprometimos a no alterar la paz social", dijo Gómez. El lunes habrá una nueva reunión.

Pedido de informes.PUNCTUATION_SPACEMientras tanto, en la Legislatura santafesina, el presidente de la Cámara de Diputados, Luis Rubeo, y el titular de la comisión de Asuntos Laborales se reunieron con el secretario general de la Asociación de Empleados de Comercio, Luis Battistelli, para analizar el camino que tendrá el proyecto de ley de descanso dominical que volvió del Senado con modificaciones. Con una mayoría especial, podría tratarlo hoy mismo sobre tablas en el recinto, pero el panorama aún es incierto.

Sí habría acuerdo para que se apruebe un proyecto de Rubeo en el que pide al Poder Ejecutivo informes sobre si Coto cumple con la ley de grandes superficies comerciales de la provincia, si cuenta con algún tipo de exención o subsidio, la cantidad de empleados que tiene y las condiciones de contratación. "Pretendemos conocer la situación real de la empresa en la provincia, para ello vamos a pedir el tratamiento sobre tablas de este proyecto, porque no vaya a ser que el ladrón persiga al juez", indicó.

El diputado denunció las suspensiones en la firma como "un apriete". También la CGT Rosario y el sindicato Norte respaldaron a la AEC. Lo mismo hizo el Sindicato de Prensa, que además denunció las agresiones a periodistas. Los diputados nacionales del Partido Socialista emitieron un comunicado en el que repudiaron la decisión de la empresa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario