Edición Impresa

Deuda: el tribunal de apelación de Nueva York falló contra Argentina

Ratificaron la sentencia del juez Griesa a favor de los fondos buitres. Ordenó el pago a los holdouts pero dejó en suspenso la aplicación hasta que se expida la Corte Suprema de Estados Unidos.

Sábado 24 de Agosto de 2013

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York rechazó ayer la propuesta de pago formulada por la Argentina a acreedores que no ingresaron en los canjes de deuda de 2005 y 2010, y pidió a la Corte Suprema de Estados Unidos expedirse sobre la causa.

Si bien el fallo no obliga a la Argentina a pagarles ya a esos acreedores, implica una señal en favor de los bonistas que, según el juez de Nueva York, Thomas Griesa, deben cobrar el 100 por ciento del valor de los títulos aún en default, unos 1.330 millones de dólares.

Ocurre que la Cámara de Apelaciones, si bien ratificó esa condena de primera instancia, dejó en suspenso la aplicación de la sentencia hasta que la Corte Suprema de aquel país se expida al respecto.

"Ratificamos la orden del juez de primera instancia", indica el fallo, de unas 25 páginas, que rechaza la propuesta de pago alternativa presentada por el gobierno de Cristina Kirchner.

La Argentina había apelado el fallo de Griesa, que favorece a los buitres, y dejó abierta la posibilidad de reabrir el canje de deuda, para que ingrese el 8 por ciento de los bonistas que no aceptaron ese mecanismo años atrás.

Ahora, será el máximo tribunal de Justicia estadounidense el que deberá definir primero si acepta actuar en la causa, y luego si la Argentina debe pagarle o no a fondos buitres como Aurelius Capital Management y NML Capital Ltd., una unidad de Elliot Management Corporation del multimillonario Paul Singer, el mismo que logró el embargo de la Fragata Libertad en un puerto de Ghana el año pasado.

La Corte del Segundo Circuito de Nueva York aclaró que el cumplimiento del mandato judicial debe ser resuelto, en una última instancia, por la Corte Suprema.

De esta forma, la Argentina podrá continuar pagando con normalidad a quienes sí aceptaron los canjes de 2005 y 2010 hasta que se conozca de parte del máximo tribunal estadounidense la sentencia definitiva. Este alivio al alejar la inminencia del "default técnico".

Según trascendió, la resolución definitiva de esta larga disputa judicial recién podría conocerse dentro de un año.

En este contexto, los pagos de este año vía el Banco de Nueva York estarían garantizados, por unos 270 millones de dólares hasta fines de 2013.

Es que a través de esa entidad financiera el gobierno argentino salda la deuda que el país mantiene con los bonistas que entraron en los canjes.

Si el fallo original de Griesa fuera avalado por la Corte, se estima que ese banco no podrá seguir pagando como lo hace habitualmente, hasta que el país le abone a los fondos buitre.

Si no les paga —el gobierno anticipó que no lo hará de la manera que pretende el juez neoyorquino— la Argentina caerá en un "default técnico".

El país reestructuró más del 92 por ciento de sus bonos en default desde la crisis de 2001 por más de 90.000 millones de dólares en dos canjes en 2005 y 2010, con una quita cercana al 70 por ciento en el valor nominal de los títulos y nuevos vencimientos.

Pese a esta reestructuración, un grupo de fondos que compraron deuda para luego hacer juicio, demandaron a la Argentina en procura de cobrar el total de sus acreencias. El juez Griesa les dio la razón y el Estado argentino apeló. La Cámara de Apelaciones le pidió una propuesta alternativa de pago, que fue presentada por el ministro Hernán Lorenzino,

Sorprendió al respecto que la Cámara pasara por alto la oferta argentina, que los mismos jueces pidieron, y reflotara el fallo de primera instancia. Algunos analistas especulaban con la idea de que los magistrados esperaban que en ese lapso hubiera un arreglo entre particulares.

Lo que finalmente sucedió es que los jueces de apelación hicieron finalmente suyas las objeciones de Griesa a la posición argentina. Criticaron las declaraciones presidenciales acerca de la eventualidad de no pagar y calificaron a la Argentina de "deudor obstinado".

Consideraron, además que un fallo a favor de los buitres no afectará las futuras reestructuraciones, ya que los canjes como el de Grecia incluyen cláusulas de acción colectiva.

El propio FMI había advertido sobre este efecto y amagó, junto con el propio gobierno estadounidense, respaldar la postura argentina en este caso. Finalmente suspendieron esa decisión, aunque podrían activar una presentación en la medida en que la Corte Suprema tome el caso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS