Edición Impresa

Deuda: abrirán un canje local para garantizar el pago a los bonistas

Juicio histórico. El ministro de Economía dijo que no dejarán que empujen al país al default. Al tiempo que cambia la jurisdicción, el gobierno sondeará a Griesa por una salida negociada en el juicio con los buitres.

Miércoles 18 de Junio de 2014

El gobierno iniciará los pasos para abrir un "nuevo canje de deuda con legislación argentina" y asegurar el pago a los bonistas que ingresaron a la reestructuración de deuda. Al mismo tiempo, un equipo de abogados oficiales pedirá "hablar" con el juez neoyorkino Thomas Griesa para analizar alternativas de negociación.

Así lo anunció ayer el ministro de Economía, Axel Kicillof, durante una conferencia de prensa en la que dio algunas precisiones sobre la estrategia del gobierno en la pelea judicial con los fondos buitre. Las consecuencias negativas de ese conflicto se profundizaron tras la resolución de la Corte de los Estados Unidos de no analizar las apelaciones presentadas por el gobierno argentino a los fallos de primera y segunda instancia que la obligan a pagar 1.500 millones de dólares a fondos de inversión que compraron bonos en default para demandar a la Argentina.

"Estamos ante un problema de dimensiones globales, y lo que contestamos es: no pasarán, no van a voltear nuestras reestructuraciones de deuda porque lo vamos a impedir", afirmó Kicillof.

El ministro anticipó que harán una gestión con el juez. "Griesa dijo que no quiere empujar al país al default pero eso no se desprende del fallo", comentó. Por eso, los abogados le preguntarán sobre ese punto, a ver a qué se refiere". Al mismo tiempo, criticó a los economistas que le sugieren "negociar con los buitres", ya que "los buitres son buitres porque no negocian".

Kicillof advirtió que acatar la sentencia implicará empujar al país al default y denunció que los fondos buitre "quieren tirar abajo la reestructuración de la deuda".

"No son 1.500 millones de dólares los que están en disputa, son 15.000 millones, porque detrás vienen todos los reclamos, si se aplicara la sentencia del juez Griesa y Argentina paga, entraría en el default", alertó el funcionario.

Incluso, dijo que si el proceso avanzara, el 92 por ciento de los acreedores que ingresó a los canjes del 2005 y el 2010 podría llegar a reclamar hasta "120.000 millones".

No obstante, señaló que el gobierno "tomará todos los recaudos para pagar la deuda reestructurada", ya que el 30 de junio debe cubrir obligaciones por 900 millones de dólares que si se saldan en Nueva York podrían ser embargados y el país entraría en default con los bonistas.

Kicillof llevó tranquilidad a los bonistas que aceptaron el canje. porque el gobierno no va a "arreglar con cualquier condición".

"Quédense tranquilos, esto está todo estudiado en profundidad. Se tomaron las medidas para impedir que la reconstrucción de la situación financiera de la Argentina esté en riesgo por pequeños grupos que no buscan otra cosa que jaquear a los países", afirmó,.

"No pasarán, no van a voltear las reestructuraciones de la deuda", dijo el ministro, y agregó que "no van a poner en riesgo el crecimiento del país".

Reunión. Antes de la conferencia de prensa, Kicillof se reunió con la presidenta Cristina Kirchner, junto al presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega. La reunión se realizó en la Quinta de Olivos.

Buitre sobre buitre

La calificadora Standard & Poor´s bajó ayer la nota de la deuda de Argentina de CCC+ a CCC-, con el argumento de que el país es más proclive a un cese de pagos tras la decisión de la Corte estadounidense.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario