Edición Impresa

Detuvieron y liberaron al supuesto autor de la agresión al domicilio de Lorente

Todo ocurrió en el día. Primero lo detuvieron y luego de la audiencia con la jueza Raquel Cosgaya, se cambió la carátula y se ordenó su liberación bajo fianza y otras condiciones.

Sábado 25 de Octubre de 2014

Todo ocurrió en el día. Primero lo detuvieron y luego de la audiencia con la jueza Raquel Cosgaya, se cambió la carátula y se ordenó su liberación bajo fianza y otras condiciones. El joven en cuestión tiene 25 años, es miembro de la subcomisión del hincha rojinegro, y fue acusado por la fiscalía a cargo de Sebastián Narvaja, de ser uno de los autores de la agresión al domicilio del presidente leproso, Guillermo Lorente en la madrugada del 11 de abril (también la sufrió el vice Jorge Riccobelli), unos días después de la derrota de Newell's en el clásico jugado en el Parque. Pero la defensa lo negó y logró su liberación.
La Unidad Fiscal Especial de Delitos Complejos y Económicos, a cargo de Sebastián Narvaja, acusó al joven de amenazas e incendio doloso, y se apoyó en un volante que se habría pasado debajo de la puerta del domicilio de Lorente y en el fuego que se produjo frente a la cabina de gas.

La Fiscalía llegó hasta el joven hincha rojinegro a través del volante que decía: "Los clásicos se ganan. Dirigentes cagones", y en su reverso publicitaba unos huevos de pascuas artesanales. Así se ubicó a la mujer que elaboraba el producto, que resultó ser la madre del acusado. Y luego secuestraron su computadora, donde encontraron un archivo compatible con el volante. Además se acopió material de facebook y videos de cancha.

Pero la defensa logró revertir la carátula del caso, de incendio doloso que prevé penas de 3 a 10 años, a daño intencional, que va de 1 a 3. Para eso sostuvo que el volante, aunque se llegara a probar que lo hizo el joven, no representa una amenaza sino a lo sumo un insulto, y que de ninguna manera lo ubican en el lugar del hecho, además porque pudo hacerlo cualquiera. Es más, sostienen que esa noche festejaba el cumpleaños del padre, un gerente de banco, junto a varios amigos. En la casa de Riccobelli sí hubo una pintada amenazante: "Con Newell's no se jode. Van a terminar como Pimpi", pero la Fiscalía no se basó en ella para la acusación.

La defensa cuestionó además la figura de incendio, porque no hubo llamado a los bomberos, estaría probado que el fuego fue apagado enseguida y no se habría probado cómo se produjo. La Fiscalía dijo que se incendió un neumático y se lo empujó hacia la casilla de gas, generando un peligro de explosión, y la defensa argumentó que no se constató si hubo un neumático y que la válvula se activó enseguida, cortando el suministro de gas.

El joven, un estudiante avanzado en una carrera humanística, seguirá en libertad (se pagó una fianza de 50 mil pesos) y tiene prohibido ir a la cancha de Newell's mientras prosigue una causa que seguramente sumará nuevos capítulos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario