Edición Impresa

Detuvieron a "La Tata" Medina, sospechada narco de la zona norte

Investigación de la Justicia Federal. Le atribuyen manejar quioscos de droga en La Cerámica y Parque Casas. La arrestaron el sábado en su casa de La Florida.

Lunes 13 de Octubre de 2014

Una mujer investigada durante años por su vinculación con el narcotráfico en la zona norte de Rosario fue detenida el sábado a la tarde en el marco de cuatro allanamientos concretados tanto en su domicilio particular de La Florida como en otras tres direcciones. Se trata de Olga Medina, conocida como “La Tata” o “La Rubia”, a quien se atribuye ser responsable de varios puntos de venta de droga en los barrios La Cerámica y Parque Casas.

   La mujer es madre de dos hijos que fueron asesinados en hechos ocurridos con siete meses de diferencia, que no están esclarecidos pero que se presumen relacionados con conflictos por actividades de narcomenudeo.

   En la secuencia de allanamientos en que resultó detenida Medina también fue buscado el hijo de Norma “La tía” López, una mujer recientemente condenada por narcotráfico que regenteaba búnkers abastecidos por el prófugo Ignacio “Ojito” Actis Caporale. Este hombre se llama Gustavo Darío R. pero no pudo ser localizado.

   Además fueron requisados dos domicilios en la zona de la Cerámica —uno en un pasillo de Washington al 1200 y otra una vivienda modesta de Ramos Mejía al 1300— en donde se encontraron 600 gramos de marihuana. En esas acciones fueron apresados otros dos hombres de apellido Díaz y Alvarez. Fuentes de la pesquisa indicaron que La Tata fue filmada saliendo de esos lugares que al parecer funcionan como puntos de venta de droga.

Dinero. Los procedimientos ordenados por el juez federal Nº 3 Carlos Vera Barros fueron corolario de una investigación realizada por el fiscal federal Nº 3 Mario Gambacorta. La acción principal, encomendada a efectivos de Gendarmería Nacional y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), se centró en la casa de Olga Medina en Agüero 4347, cerca del puente a Victoria, en La Florida Norte. Fuentes de la causa indicaron que allí fue detenida Medina y se decomisaron 150 mil pesos en un bolso (90 mil en billetes de cien y el resto en billetes de baja denominación).

   También fue secuestrada de la vivienda una camioneta Ford Ecosport blanca de modelo reciente a nombre de la mujer y una factura por el vehículo por una cifra cercana a los 180 mil pesos. Asimismo se recogieron una decena de teléfonos celulares que se consideran valiosos para la investigación en curso.

   Luego de este operativo los efectivos de las fuerzas federales allanaron la casa del hijo de Norma López, en Camino de los Granaderos 2792. De allí se llevaron una pistola marca Bersa calibre 9 milímetros con la numeración limada y doce proyectiles. El principal ocupante de la vivienda no se encontraba.

   En este sentido, cabe recordar que Norma López fue condenada en septiembre por el Tribunal Federal Oral Nº 1 como cabeza de una banda de vendedores de droga de los barrios La Cerámica y El Churrasco, integrada por once miembros, entre ellos dos policías que le daban cobertura. La investigación que terminó en la condena de los once miembros de la red la había iniciado la PSA en 2009. Norma López ya había recibido una condena por narcotráfico en 2004.

Delfín. Los quioscos que se atribuyen al control de “La Tata” Medina aparecen en la investigación sobre otro narcotraficante de la zona norte: Delfín David Zacarías, quien residía en Granadero Baigorria y que fue detenido en septiembre de 2013 en una casa quinta de Funes que funcionaba como una cocina de cocaína, donde se hallaron unos 300 kilos de pasta base para elaborar esa sustancia de venta ilícita.

   Las escuchas telefónicas realizadas por pedido de la fiscalía federal Nº 2 detectaron que un policía de la Delegación Rosario de la Policía Federal de Drogas Peligrosas, José Luis Dabat, advirtió a una ex nuera de Zacarías llamada Ruth Castro que “cierre las persianas” de los búnkers porque iban a ser allanados por la Justicia. Los locales en cuestión eran regenteados por Olga Medina y provistos por la banda que lideraba Zacarías.

Brutales. Fuentes de la investigación recordaron anoche que Olga Medina es madre de dos hijos que fueron blanco de dos ejecuciones mafiosas en los últimos cuatro años. Ambos casos fueron brutales: fusilamientos concretados en forma feroz, ante la vista de terceros y a corta distancia.

   Uno de los homicidios se produjo la noche del viernes 17 de junio de 2011 en pasaje Solís al 700, en el barrio San Miguel de Granadero Baigorria. La víctima fue Luis Alberto Medina, de 24 años, quien recibió diez balazos de calibre 9 milímetros. El incidente se desató cuando alguien tocó el timbre de esa casa y salió la mujer de Medina a abrir. Cuando él se acercó a la puerta lo acribillaron a tiros.

   “La noticia corrió veloz hasta las calles de Parque Casas. «Mataron a un hijo a la Tata», comentó un hombre en un charla de vecinos aludiendo a la mujer”, consignó la edición de este diario al día siguiente del asesinato. Luis Medina estaba sospechado del crimen de Alfredo Antonio Giménez, de 33 años, el 24 de abril de 2010 en Washington y Pavlov, cerca de uno de los lugares allanados el sábado pasado.

   Siete meses después, el 2 de febrero de 2012, Carlos Daniel Medina, de 27 años, fue fulminado de cinco disparos al estacionar un Chevrolet Corsa gris, en Blas Parera al 1400. La ejecución fue frente a su mujer embarazada. De inmediato se estableció que era por una disputa por drogas. Fuentes de la investigación concretada el sábado pasado señalaron que Carlos Daniel Medina era otro de los hijos de Olga Medina.

Sin relación. Fuentes de la Justicia Federal y de distintas fuerzas policiales señalaron en reiteradas ocasiones que Olga Medina no tiene relación de parentesco con Luis Roberto Medina, el narcotraficante de 42 años asesinado junto a su novia el 29 de diciembre pasado en el acceso Sur de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario