Edición Impresa

Detienen a una banda de boqueteros que asaltó una joyería céntrica

Fueron apresados ocho hombres, entre ellos un joyero, y se recuperó el botín que se llevaron del local de Maipú 1062 el pasado 25 de marzo tras reducir a dos personas. 

Domingo 05 de Abril de 2015

Ocho personas fueron detenidas, entre ellos un joyero, en una serie de allanamientos realizados entre viernes y sábado para esclarecer el robo que una banda de boqueteros perpetró contra la joyería “Taller JM”, ubicada en Maipú 1062, el pasado 25 de marzo. Del lugar, los maleantes se llevaron una gran cantidad de piezas de oro y plata que, según fuentes oficiales, fueron recuperadas en el procedimiento policial. Además, los pesquisas incautaron cinco autos de alta gama con los que se movilizaba la banda, muchos de los cuales habrían sido adquiridos con dinero malhabido.

   La mañana del miércoles 25 de marzo, poco antes de las 8, Zulma P. llegó a su taller de joyería de Maipú 1062 en compañía de un empleado. Como todos los días, levantó la persiana, desactivó la alarma y abrió la caja fuerte del local para sacar de allí los paños con joyas que iba a acomodar en los exhibidores para su venta. Lo que la mujer no sabía es que detrás de ese accionar rutinario la esperaba una sorpresa. Es que durante la madrugada, un grupo de al menos cuatro boqueteros habían accedido al baño del local (único lugar que no cuenta con sistema de alarma) tras hacer un agujero de 50 centímetros de lado en una de las medianeras.

   Entonces, con las joyas a su alcance, los maleantes entraron en acción y redujeron a Zulma y a su empleado. Según los testimonios los ladrones tenían unos 30 años de promedio, algunos usaron capuchas y otros gorritas y lentes negros. Lo cierto es que sin apresurarse vaciaron la joyería y se marcharon por el frente del local. Se subieron a un Volkswagen Gol color blanco estacionado al frente y se esfumaron. El monto de lo robado, entre efectivo y mercancía, no fue precisado aquel día por las fuentes policiales y mucho menos por los dueños del negocio.

Testigos y escuchas. El caso empezó a ser investigado por el fiscal de Flagrancia Alvaro Campos, quien ordenó, entre otras medidas, el chequeo de las cámaras de videovigilancia del local y la de un domo ubicado en San Luis y Maipú. Y poco después tomó la pesquisa la fiscal de Investigación y Juicio Juliana González quien, a pedido de la Policía de Investigaciones (PDI) emitió las órdenes de allanamiento que en las últimas horas dieron con la banda y el botín robado a partir de un arduo trabajo de inteligencia.

   Fuentes de la pesquisa dijeron que “se realizaron tareas de campo en el lugar en procura de testigos presenciales del hecho, tareas de gabinete en relación al minucioso estudio de las filmaciones obtenidas y así se logró identificar a algunos de los responsables del hecho, lográndose después interceptar comunicaciones telefónicas que confirmaron la relación entre los identificados y sus vínculos mediante mensajes por redes sociales”. No quedó afuera, dijeron los voceros “el trabajo de calle con el fin de lograr dónde se aguantaba la banda”.

   Una vez obtenidos todos los datos se pidieron las órdenes de allanamientos y se logró la detención de los ocho implicados, los que no serían ajenos a otros hechos delictivos cometidos en Rosario y la zona. Así, la noche del viernes los policías llegaron a una finca de avenida Central al 7800 finca ubicada en Avenida Central al 7800, en la zona oeste de la ciudad, donde fueron detenidos Geremías P., de 33 años; Luis P., de 30; Gastón Ariel R., de 25; David Q., de 23; Matías Rodolfo M., de 30; Marcelo Ariel L., de 36; César David B., de 37; y Gustavo Sergio C., de 51 años y oficio joyero. Voceros de la PDI dijeron que la mayoría de los apresados tienen antecedentes penales por delitos contra la propiedad y robos calificados en Rosario y poblaciones del interior.

   Al requisar el lugar los policías encontraron una gran cantidad de joyas, como ser cadenas, dijes, anillos, aros y pulseras de oro y de plata, sumando unos 3 kilos y medio de plata y unos 5 kilos y medio de oro. También incautaron balanzas de precisión, dinero en efectivo de moneda nacional, dólares americanos y euros, y un equipo de comunicación con frecuencia policial. Como si eso fuera poco, los policías se llevaron los autos en los que se movilizaba la banda: un Volkswagen Passat, un Mercedes Benz 250 deportivo, una camioneta Audi Q5, un Mino Cooper y un Honda Civic.

  En tanto, entre hoy y mañana se realizará la audiencia en la cual la fiscal Juliana González immputará a los detenidos por el delito de robo calificado y privación ilegítima de la libertad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario