Edición Impresa

Detienen a un cabo policial por abusar de una menor

Un inusual caso de relación sexual consentida entre un hombre de 35 años y una nena de 12 quedó al desnudo en la zona sur de la ciudad. Lo llamativo del caso es que el hombre en cuestión es un cabo de la policía.

Sábado 22 de Septiembre de 2012

Un inusual caso de relación sexual consentida entre un hombre de 35 años y una nena de 12 quedó al desnudo en la zona sur de la ciudad. Lo llamativo del caso es que el hombre en cuestión es un cabo de la policía provincial que se desempeña en la comisaría 1ª y que fue detenido por orden judicial imputado de abusar de la niña

Según fuentes de la investigación, la menor y el cabo policial serían vecinos y la relación, según adujo la chica, sería consentida y se estaría prolongando desde el mes de abril pasado.

Fue la mamá de la nena la que realizó la denuncia por abuso el jueves al llamar al Comando Radioeléctrico cuando supo que la pareja despareja se encontraba en un sitio determinado. La mujer argumentó frente a los efectivos que su hija estaba en la casa del suboficial y se quedó en la puerta de esa vivienda a la espera de que algunos de los dos saliera.

Momentos después la mujer vio salir a la menor de la casa de enfrente de la suya. Al pedirle explicaciones sobre lo que estaba haciendo en ese lugar la nena salió corriendo raudamente y se alejó de su madre, pero fue encontrada minutos después por los agentes policiales. Los uniformados la trasladaron en primera instancia a la ccomisaría 15ª desde dónde se derivaron las actuaciones a la División Judiciales de la Unidad Regional II al comprobarse que el mayor implicado era un empleado policial.

Examen positivo. La subjefa la división Judiciales, Lorena Tetaz, explicó entonces que la fuerza decidió trasladar a la niña para ser entrevistada por los especialistas del Centro de Atención a la Víctima de Delitos sexuales — conocido como Comisaría de la Mujer—, lugar en el que además se le realizó un examen médico que certificó que la chica había tenido recientemente relaciones sexuales.

En el marco de su declaración, la menor argumentó frente a las policías que la atendieron que hacía tiempo que estaba en pareja con el cabo provincial, quien es numerario en la seccional 1ª.

La comisario Mariel Arévalo, titular de la Comisaría de la Mujer, explicó a La Capital que "la niña fue entrevistada por personal de la repartición y por psicólogos y especialistas. Nosotros hicimos el abordaje institucional de la nena y en su declaración inicial ella precisó que la familia del abusador conocía a la suya y que mantenía esta relación desde el mes de abril".

La oficial destacó que el posible consentimiento de la niña es "irrelevante ya que por su inmadurez no le permite decidir sobre su vida sexual y que en este caso el delito es directamente violación con acceso carnal", causa por la que el cabo está detenido.

El caso lo tomó el juzgado de Intrucción en turno, a cargo de la jueza Raquel Cosgaya, quien con las declaraciones de la menor y las pruebas remitidas ordenó en forma inmediata la detención del agente el mismo jueves a la tarde. Según fuentes policiales el cabo sería una persona casada y con hijos a su cargo.

Pero antes de que se cumpliera la orden de detención, el efectivo se presentó por sus propios medios y acompañado por sus abogados en la División Judiciales de la Unidad Regional II. El mismo jueves a la tarde fue indagado en Tribunales y quedó detenido, imputado de abuso sexual con acceso carnal agravado, por ser miembro de la seguridad pública.

En Parquefield

Vecinos de Parquefield, el populoso barrio de la zona norte de la ciudad, se movilizaron la noche del jueves para repudiar al menos dos violaciones ocurridas allí en los últimos días. El hecho más relevante fue el de una joven de 19 años que a las 6.45 del domingo pasado, cuando se dirigía a su trabajo, fue interceptada en inmediaciones de Baigorria al 2000 por un hombre que tras amenazarla la obligó a acompañarlo a un descampado y la violó. También trascendieron otros intentos de violación, uno de ellos a una chica dentro de un auto al que fue obligada a subir, aunque no fueron certificados. Una vecina comentó que ante esta situación, decidieron manifestarse y exigir condiciones de seguridad para la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario