Edición Impresa

Detectan un 35 por ciento de empleo en negro en el sector de la construcción

Además, había un porcentaje similar que no tenía comité de higiene y seguridad. Trabajo de la provincia profundizará los controles.

Viernes 20 de Junio de 2014

El 35 por ciento de los obreros de la construcción, en promedio, no estaba registrado en 2013, según se desprende del análisis de las inspecciones laborales realizadas por la comisión tripartita del sector —integrada por el gobierno provincial, la Cámara de la Construción (CAC) de Rosario y el sindicato Uocra— durante el año pasado. Después, sólo uno de cada cuatro fue puesto en blanco (27,8 por ciento).

Por eso, el ministro de Trabajo provincial, Julio Genesini, señaló ayer que los representantes de la comisión tripartita resolvieron, durante un encuentro de seguimiento del sector, profundizar aún más los operativos de control en las obras este año y ampliarlos a todo el sur provincial. También dijo que se buscará avanzar en instancias de capacitación para supervisores de obras; normar aspectos vinculados a la salud y seguridad laboral para el trabajo en altura y, finalmente, promover acciones de sensibilización social respecto a la necesidad de prevenir la accidentabilidad laboral.

Gobierno, constructores y sindicatos evaluaron como "positivo" que el sector registrara una leve caída de la actividad en relación a los guarismos surgidos en otros sectores de la economía local, con retrocesos muy superiores en comparación con el mundo del ladrillo.

El año pasado, el Ministerio de Trabajo provincial realizó 825 inspecciones, que alcanzaron a 4.797 trabajadores de la construcción. La tasa de trabajadores no registrados detectados por las inspecciones fue del 34,95 por ciento del total.

En materia de salud y seguridad en el trabajo, se realizaron 2.400 inspecciones el año pasado y 550 durante el primer trimestre de este año.

En promedio, el 35 por ciento no pudo acreditar que contaba con ART ni responsable de higiene y seguridad en la obra.

En la reunión se expuso que el sector de la construcción representa el 6,76 por ciento (equivalente a 32.340 trabajadores) del empleo registrado total en la provincia. En el primer trimestre de este año se destruyeron 319 puestos de trabajo formal en la construcción, lo que representó una baja del 0,98 por ciento respecto a igual período del año pasado, según surge de los datos de empleo privado provenientes del Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones de la Afip, y que ayer dio a conocer el ministro de Trabajo provincial.

En el aglomerado Gran Rosario el sector emplea a 21.754 trabajadores, de los cuales el 58 por ciento se desempeña en el rubro "construcción de edificios y sus partes". El dato muestra, en el primer trimestre del año, una tasa positiva del 0,38 por ciento comparada con los tres primeros meses de 2013.

El 70 por ciento del empleo registrado en la construcción se concentra entre las grandes y medianas empresas. El 30 por ciento restante está inscripto en firmas con menos de 6 trabajadores.

El presidente de la CAC Rosario, Ricardo Griot, consideró que los números presentados ayer son alentadores después de un inicio de año cargado de turbulencias financieras y fuerte inflación. El empresario evaluó que el sector estará impulsado por la obra pública y la continuidad de inversiones en viviendas, que podrían tomar mayor velocidad en los próximos meses si varios jugadores del rubro cierran, como prevén, nuevos mecanismos de oferta para la compra de inmuebles destinados a la clase media.

El motor que no termina de arrancar son las inversiones en infraestructura industrial.

Precios. La fuerte remarcación de precios en el primer trimestre de año por parte de principales proveedores de cemento, hierro y otros materiales clave para el sector conspiraron contra una evolución, reconocieron los asistentes a la reunión en la Dirección Provincial de Salud y Seguridad Laboral en el Trabajo. Allí estuvieron también la secretaria de Trabajo provincial, Nora Ramírez, y otros funcionarios de la cartera laboral, además de Luis María Martinel, de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) y Sixto Irrazabal, por la Uocra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario